economia

El fin del veto a los dividendos acaba con el castigo a los bancos

El sector llevaba meses reclamando la retirada de la recomendación por parte del Banco Central Europeo

27 DE julio DE 2021. 08:15H Mario Talavera

91dc16f7c157e720683e0f54a10c33cc.jpg

Desde marzo de 2020, el Banco Central Europeo decidió que el sector bancario debía ser un puntal económico en medio del caos que creó la pandemia. En España, eso se tradujo en surtir de liquidez a las empresas como lo haría un grifo abierto, tras el pertinente análisis de riesgos y con un elevado porcentaje de los créditos avalados por el Estado.

Para que esa estrategia funcionara, Christine Lagarde, presidenta del BCE, recomendó a los bancos que no repartieran dividendos. Sus dos principales argumentos eran defensivos y expansivos. En primer lugar, la crisis podía ir peor de lo esperado, los créditos morosos se podían multiplicar y, llegado el caso, los bancos tendrían que hacer frente a esa situación con sus reservas. La otra razón es que el dinero no podía remunerar al accionista porque era más útil tenerlo disponible para regar la economía.

El caso es que este pasado viernes el BCE identificó que su recomendación ya no es necesaria, aunque esta ha ido cambiando con los meses. Por ello, se mantiene que los bancos no podrán remunerar a sus accionistas hasta finales de septiembre, pero sí después.

En la práctica, eso significa que los dividendos que no se hayan repartido hasta ahora pueden distribuirse durante el último trimestre del año. El organismo supervisor observa que hay un "repunte económico" y se reduce la incertidumbre, por lo que "las trayectorias de capital de las entidades" son más fiables.

Hasta ahora, la recomendación del BCE ha perjudicado al sector, según lo han repetido sus dirigentes desde que se impuso la norma. El propio presidente de la Asociación Española de Banca, José María Roldán, explicó hace unas semanas que la medida era "excesiva e innecesaria", en línea con lo que reclamaban todos los primeros espadas del resto de entidades.

De hecho, Roldán sostenía que las medida era innecesaria porque "los balances han podido aguantar perfectamente el impacto de esta crisis", y se decantaba por una selección del BCE, es decir, que fuera el supervisor quien decidiera qué entidades podían distribuir dividendos y cuáles no.

Poco después, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, negó esa opción al considerar el riesgo de "pánico" en el sistema financiero. "Analizar los problemas de solvencia nos habría obligado a ir entidad a entidad y a identificar a una entidad más débil, eso no se puede hacer", explicó.

Además, el gobernador contraatacó. Desde su punto de vista, el problema de los bancos no se encuentra en la posibilidad de repartir dividendos, sino en su rentabilidad. Para afrontar dicho obstáculo, de Cos apuesta por la eficiencia tecnológica y la reducción de costes, así como por las fusiones, que pueden aunar ambas vertientes.


El BCE pide prudencia

Lagarde no pretende dar carta blanca a los bancos con este cambio de parecer. "Las entidades deben mantener la prudencia al tomar sus decisiones sobre dividendos y recompra de acciones, considerando la sostenibilidad de su modelo de negocio", advierte el BCE. Asimismo, avisa a los bancos de que no infravaloren el riesgo de que afronten pérdidas una vez que se retiren medidas de apoyo.

Por último, el BCE también pide a las entidades que adopten un enfoque prudente y prospectivo cuando tomen decisiones sobre políticas de remuneración. Al igual que con los dividendos, el emisor del euro informa de que se continuarán evaluando los planes de capital y de reparto de dividendos de cada entidad.

La banca se resigna a operar con los tipos en negativo

Los expertos califican la postura del BCE como “agresivamente dovish”

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"