economia

Los estudiantes extranjeros se dejan más de 3 millones en España

España representa el primer destino de los Erasmus y el tercero de los norteamericanos

15 DE febrero DE 2021. 08:30H Isabel Garrido

c006bd403f8f042c6d061ee047340c8c.jpg

Desde hace tres décadas, España ostenta el liderazgo como destino educativo preferido para los estudiantes internacionales. En el curso académico 2018-2019, la tendencia continuó colocando a nuestro país como la primera opción de los estudiantes Erasmus y el tercer destino escogido por los norteamericanos. Estas cifras supusieron un impacto económico de más de tres millones de euros para la economía española, al que hay que sumar el efecto multiplicador que su presencia significa para otras industrias. En este sentido, cabe destacar el alto nivel de dependencia existente respecto a los alumnos que asisten a programas presenciales.

Dichos datos están recogidos en la sexta edición del informe sobre el impacto de los estudiantes internacionales en España, lanzado por primera vez hace ya 15 años por la Asociación de Programas Norteamericanos en España (APUNE) y apoyado por ICEX España Exportación e Inversiones, en colaboración con la asociación EDUESPAÑA. Es importante destacar que el periodo recogido supone la última etapa antes de que la emergencia sanitaria llevara a la movilidad estudiantil casi a punto muerto, por lo que desde este estudio subrayan la importancia de la potencia económica que supone la atracción de estudiantes internacionales, así como la fotografía del lugar donde se debe retornar cuando pasen los efectos de la pandemia. 

Los resultados del informe muestran que en el curso académico 2018-2019, 1.044.898 internacionales se matricularon en instituciones educativas en las que cursaron programas con una duración comprendida entre tres semanas y un año académico completo. Su impacto total en la economía española ascendió a 3.795.740.732 euros y el efecto multiplicador del gasto de los estudiantes fue de 2,27. Esto significa que, por cada euro que estas personas gastaron en su programa académico, también invirtieron 1,27 euros adicionales en una amplia gama de sectores relacionados con el alojamiento, la manutención, el transporte o las actividades culturales. En la publicación de este análisis se ha continuado incorporando categorías educativas. A las cuatro contempladas en la edición anterior, ahora han quedado reflejados los estudios de Study Abroad (estadounidenses), Erasmus+, lengua y cultura, grados, másteres y los programas del Instituto Cervantes.

Importante impacto de los estudiantes de máster y grado

En relación al número de matriculaciones, los programas de lengua española son los más numerosos y representan el 47% del total. En segunda posición se sitúan los estudios del Instituto Cervantes con un 27%. No obstante, tal y como se destacó durante la presentación del documento, sus actividades “tienen un impacto negativo, como consecuencia de la financiación pública que recibe el instituto, que supera sus ingresos anuales”. Por su parte, el 26% restante está englobado por los másteres, grados, estudios de Study Abroad y los estudiantes Erasmus+. En lo que respecta al montante por alumno, es importante señalar a los estudiantes matriculados en másteres y grados. Ambas categorías suman el 65% del impacto económico, a pesar de que únicamente representan el 15% de la población estudiantil internacional. 

En todas las categorías, a excepción de los másteres, los estudiantes gastan más en los aspectos adicionales de su experiencia que en su matrícula, por lo que como indica el estudio, “incluso si estas categorías migran a sistemas virtuales efectivos, la falta de presencia de internacionales en España supondría grandes pérdidas de ingresos que afectarían a múltiples industrias”.

Contribución a la creación de empleo

“Hemos registrado la creación de 7.791 puestos de trabajo directos en la industria de la educación”, subraya la directora de Spain Education Programs (SEP) y coautora del estudio, Cristina Gasset. En esta línea, también añade que “hay un montón de puestos de trabajo indirectos que se generan a raíz de la estancia de estudiantes durante este periodo y no podemos registrarlos”. Así, como menciona el informe, estudiantes internacionales y proveedores académicos contribuyen al sistema tributario español de dos formas. En primer lugar, una parte del gasto indirecto está sujeto a IVA del 4% al 21%. Y, por otro lado, las categorías de Study Abroad, las escuelas de idiomas y el Instituto Cervantes contratan a 7.791 profesionales por los que realizan pagos a la administración de la Seguridad Social. De esta forma, el estudio detalla que “si no fuera por el mercado educativo internacional, este personal altamente cualificado probablemente se convertiría en parte de la población desempleada obligada a sobrevivir con fondos públicos”.

La educación internacional supone un fuerte impacto en la economía española no solo a corto y medio, sino también a largo plazo. Grasset destaca también que “cuando los estudiantes regresan, siguen consumiendo productos españoles, probablemente volverán a lo largo de su vida y fomentarán que sus hijos aprendan español”. En definitiva, “son los mejores embajadores de nuestro país”. 

Experiencias de vida imposibles de cuantificar

En esta misma línea, la directora del Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (SEPIE), Coral Martínez, reflexiona sobre el poder blando que transmite este tipo de actividad. Desde el organismo que dirige anuncian que en el sector de la educación exterior, España lidera de manera ininterrumpida la atracción de estudiantes Erasmus. Así, detalla que “hay que tener en cuenta que hay datos y cifras que no se pueden cuantificar y que en Erasmus se denominan experiencias de vida que enriquecen”. Una muestra de ello es el programa Erasmus, en el que ya han participado más de 10.000.000 de estudiantes, de los que el 10% optaron por realizar sus estudios en España. En este sentido, todos estos “embajadores” que vienen a cursar sus estudios contribuyen a reforzar la capacidad de “atracción del talento, el posicionamiento de la lengua y la promoción de la cultura española”.

Altex: "El inversor conservador ya no tiene disponible el activo que se lo daba todo"