lunes, 16 julio 2018
ZONA PREMIUM
Economía

El petróleo amenaza la competitividad

El barril de petróleo aumenta su precio un 174% en los últimos dos años

22 de junio de 2018. 00:01h
  • El petróleo amenaza la competitividad

El precio del petróleo ha favorecido la actividad de las empresas españolas durante estos últimos años como uno de esos vientos de cola que soplaron sobre España y ayudaron a que su PIB crezca sin parar. El inconveniente que tiene dejarse llevar es que, en el momento en el las velas dejan de sentir ese impulso, el avance puede detenerse.

Algo parecido es lo que podría suceder con la subida del precio del petróleo, una variable que ha resultado beneficiosa pero que podría cambiar su signo dado el aumento de la demanda mundial, que necesita combustible para crecer en una tasa que se espera del 3,8% en 2018. De hecho, en los últimos dos años, el precio del barril de petróleo se ha elevado un 174%, y se espera que se mantenga en torno a los 70 dólares durante los próximos meses, aunque lejos de los máximos de cerca de 150 euros en 2008.

En cualquier caso, según los cálculos que ha plasmado Solunion en su último informe, la subida del petróleo tendrá una especial incidencia en sectores como el químico, la industria pesada o las manufacturas. También se verá afectado el sector de la minería, con un consumo elevado de diésel. Se trata de un sector que, según la Cámara de Comercio, exportó minerales por valor de 2.000 millones de euros durante 2017.

Por otra parte, el sector del transporte, que generó más de 200 mil millones de euros en exportaciones en 2016, adolece de una fuerte exposición a una subida del petróleo. Según el Ministerio de Fomento, el valor de las exportaciones por carretera alcanzó los 138 mil millones de euros, mientras que las mercancías que se transportaron en se cifran 84 mil millones de euros por vía marítima, y las que se movieron en avión, se cuantifican en 21 mil millones.

El petróleo amenaza la competitividad

De esa forma, con datos de exportaciones cada vez mayores, el aumento de los gastos de transportar las mercancías hace peligrar el equilibrio actual. Sin embargo, también abre una vía para innovar con energías alternativas. En este caso, la necesidad puede llevar a liderar la adopción de vehículos eléctricos, revirtiendo el impacto negativo en positivo.

La conclusión de esta problemática tendrá mucho que ver con la tensión entre Siria y Oriente Medio y la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán. La reacción de la OPEP será clave en los próximos meses y, como resultado, las empresas españolas sufrirán las consecuencias.