economia

El turismo de compras no funciona en España

Pese a que los chinos son los principales compradores de lujo en este país, sus hábitos han cambiado y ahora abogan por realizar sus compras de lujo en países como Francia o Italia

28 DE febrero DE 2019. 11:11H Carmen

España es un país de sol, playa y experiencias culturales. Con una llegada de 82,6 millones de visitantes en 2018, este nuevo récord no ha quedado materializado en las compras realizadas. De acuerdo con un informe realizado por Planet -la proveedora internacional de servicios de pago y tecnología Tax Free- el gasto medio destinado a adquirir bienes ha descendido un 8% con respecto al año anterior.

Con Alicante, Málaga y Marbella relegados a un papel más secundario, estos datos que han incidido directamente en Madrid y Barcelona, los dos grandes nodos de este segmento con caídas del 9% y del 8%, respectivamente, hasta situar el gasto medio por transacción en los 445 euros en el primer caso y los 528 euros en el segundo, según el citado estudio que elabora la firma en base a la información que recaba de sus clientes.

Varios son los factores que el country manager para España y Portugal de Planet, Jorge Díaz Esteban, achaca a esta situación y entre los que se encuentran el contexto internacional y la fluctuaciones de otras divisas con respecto al euro. En este sentido, Argentina y Rusia, que figuran entre los cinco principales países emisores extracomunitarios que han elegido España como destino vacacional, han estado marcados por la fuerte inestabilidad económica. Mientras que en primer caso, la bajada experimentada ha sido del 34%, en el segundo, ha descendido un 18%.

Con una cuota del 27% del total de los turistas no europeos, China encabeza la lista con un gasto medio de 629 euros por transacción y un descenso del 4%. Una bajada que viene marcada por los nuevos hábitos del viajero asiático que vienen a España en busca de experiencias culturales, gastronómicas y aboga por reservar el presupuesto destinado a las compras de lujo en los países vecinos como Francia e Italia. De hecho, ninguna calle española se cuela en el 'top diez', siendo ocupado éste por París, Milán y Londres.

Completan la clasificación EE.UU., que se sitúa en tercer lugar con una cuota del 8% de visitantes extracomunitarios y un gasto medio estable de 549 euros por adquisición y Corea del Sur, que se ha convertido en la gran sorpresa este año. Adelanta posiciones hasta el quinto lugar con un aumento del 15% en las compras realizadas y un gasto medio de 358 euros.

En este escenario, la idea pasa ahora por reposicionar España como un destino de interés para un turista que prefiere productos nacionales más accesibles, ya que dispone de un presupuesto más reducido. "Conociendo sus gustos y preferencias seremos capaces de llegar a ellos con un producto y una experiencia más adecuada a su realidad", añade Esteban.

Sin embargo, la gran oportunidad se encuentra en el segmento MICE. El clima, los hoteles, las infraestructuras o la gastronomía hacen el caldo de cultivo perfecto para que este país -que ocupa el cuarto lugar del mundo como destino de reuniones, incentivos, conferencias y exhibiciones- potencie el turismo de compras. Se trata de un perfil con alto nivel adquisitivo y con predilección por la alta calidad, lo que representa un target muy potente para conseguir lanzar este nicho de mercado.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"