economia

El turismo pierde de golpe lo ganado en cincuenta años

Los agentes del sector alertan de la cuenta atrás para una sucesión de quiebras si no se actúa de manera inminente. Por el momento, todo apunta a que no habrá Semana Santa

04 DE febrero DE 2021. 08:38H Carmen Muñoz

bf12d96adefcfbc02ab3883f48a55e84.jpg

Diez meses han sido suficientes para que los máximos históricos a los que se había acostumbrado a registrar en los últimos años la industria turística se diluyan. La llegada de viajeros internacionales a España se contrajo un 77,3% en 2020, hasta los 19 millones de personas, en contraste con los 83,5 millones de turistas que pisaron suelo español en el ejercicio precedente, según el INE. La diferencia entre una y otra le sitúa en niveles de 1969, lo que se traduce en que la pandemia se ha llevado por delante todos los avances del sector de las últimas cinco décadas. 

El hundimiento es aún mayor al analizar los datos de diciembre, cuando llegaron 648.669 turistas (-84,9%), mes que coincide con la festividad de Navidad y el periodo previo al inicio de la tercera ola de contagios por coronavirus en España.

La situación ha derivado en una contracción del gasto realizado por los turistas, que apenas alcanza los 19.740 millones de euros, un 78,5% menos, con la consecuente repercusión en la economía nacional, que se ha traducido en una reducción de ocho puntos en el PIB, hasta el 4,3%. A este respecto, el organismo estadístico precisa que el desembolso medio diario de los turistas fue de 109 euros (-26,9%)

Los rebrotes registrados en España a las pocas semanas de finalizar el estado de alarma (21 de junio de 2020) hicieron saltar las alarmas en Europa y muchos Gobiernos del Viejo Continente optaron desde recomendar de manera oficial no visitar las zonas más afectadas en ese momento, hasta la imposición de presentar una PCR negativa o confinarse a la vuelta e, incluso, ambas. 

En este sentido, la obligatoriedad de hacer cuarentena en Reino Unido y Alemania (los principales mercados de turistas extranjeros) después del viaje, ha provocado una reconfiguración del ranking de países emisores con Francia a la cabeza. La evolución más favorable de la pandemia durante el periodo estival, además de la cercanía, han jugado a favor para que más de 3,8 millones de franceses cruzaran la frontera en sus vacaciones. Si bien esta cifra es un 65,2% inferior a la contabilizada en 2019, representa cerca de una cuarta parte de los visitantes totales este año. Completan la terna británicos (más de 3,1 millones) y germanos (más de 2,4 millones), con un desplome del 82,4% y del 78,4%, respectivamente. 

El predominio del turismo galo en España ha repercutido principalmente en Cataluña, que se convierte en la comunidad autónoma más visitada en 2020, casi a empate con Islas Canarias. Mientras que la primera recibió más de 3,8 millones de turistas internacionales (-80%), el dato acumulado en el segundo caso asciende a 3,7 millones (-71,2%). Le siguen Andalucía con 2,7 millones (-77,5%), Comunidad Valenciana con 2,5 millones (-73,3%) y Comunidad de Madrid con 1,7 millones (-77,7%). Sin embargo, la peor parte se la lleva Islas Baleares, donde se registra un retroceso del 87,4%, hasta los 1,7 millones de turistas. Estas zonas son las más dependientes del turismo extranjero, por lo que el batacazo en la contabilidad regional ha sido significativo. 

Así las cosas, la llegada de hasta cuatro veces menos de turistas pone en la cuerda floja a las empresas que han tirado del carro en los últimos años, hasta el punto de que muchas ya tienen el preconcurso de acreedores preparado sobre la mesa y no lo han presentado “por prudencia”, con la esperanza de que el desarrollo de la vacuna reactive la movilidad. Sin embargo, el empeoramiento de la crisis sanitaria en toda Europa, que ha obligado a imponer nuevas restricciones, aleja cada vez más esta posibilidad. De hecho, son cada vez más las voces que dan por perdida la Semana Santa, entre ellas, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, o el presidente autonómico de Valencia, Ximo Puig. En Navarra incluso se ha ido un paso más allá con el anuncio de que tampoco habrá Sanfermines este 2021, lo que anticipa que la recuperación tardará en llegar más de lo previsto. 

ING: "En el petróleo hay más riesgos a la baja que al alza"