economia

El turismo pierde más de 116.000 millones por la pandemia

Después de un primer trimestre de inactividad por el impacto de la tercera ola de contagios y la Semana Santa prácticamente “fallida”, desde el sector prevén cerrar este 2021 con unos ingresos de 81.080 millones de euros, casi la mitad que en 2019

21 DE abril DE 2021. 08:47H Carmen Muñoz

e47ca59744c05abbde11f04807c8ed7b.jpg

La Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur) pone cifras al parón que ha supuesto la pandemia para el turismo. Entre el 15 de marzo de 2020 (primer estado de alarma) y el 15 de marzo de 2021, el sector ha perdido en actividad 116.402 millones de euros (un 75,4% menos con respecto a 2019). Para hacerse una idea de la magnitud, esta factura equivale al 70% de todo el PIB de Grecia y al 56% de la economía portuguesa. 

El elevado peso que juega en la contabilidad nacional también ha repercutido en el empleo, comprometiendo un total de 841.436 puestos de trabajo de media, o lo que es lo mismo, toda la plantilla de afiliados en 2019 de la industria alimentaria, automovilística, textil y química en España. 

En esta línea, también se han dejado de recibir 62.849 millones por ingresos de turismo extranjero y se han contabilizado 346 millones de pernoctaciones en alojamientos reglados. En el último ejercicio pre-COVID completo, la cantidad conjunta de Grecia, Portugal, Croacia, Malta y Chipre ascendió a 357 millones. 

El desplome de los ingresos turísticos representa el 70% del PIB de Grecia

Estos datos ponen de manifiesto la situación por la que atraviesa la industria nacional de los viajes y ante la que el presidente del lobby, José Luis Zoreda, alerta de un agravamiento de la agonía a medida que avanzan los meses para todas las compañías que operan en él, sin importar su tamaño. A cierre de marzo de 2021 había 32.000 empresas turísticas menos, el 29% de toda la destrucción contabilizada por la Seguridad Social. 

El endurecimiento de las restricciones y cierres perimetrales decretados tras las navidades como consecuencia de la tercera ola de contagios han presionado a la baja las expectativas, con un arranque de año peor de lo esperado. Entre enero y marzo, el desplome turístico “se ha acentuado” con un hundimiento de la actividad superior al 80% en comparación con el mismo periodo de 2019. “La ausencia casi total de turismo extranjero y nacional fuera de la propia comunidad, limitándose a los viajes esenciales por trabajo, han colocado a la actividad turística en niveles similares a la caída de la primera desescalada, a finales de junio de 2020”, subrayan en un informe elaborado por Exceltur. En este sentido, Islas Canarias junto con los grandes núcleos de población como Madrid, Barcelona, Sevilla y Valencia son las zonas que han sufrido con “especial virulencia” la paralización de la movilidad, a lo que se unen factores como la “muy leve actividad generada” por los viajes de negocios y la “escasa demanda local”. 

Fía a los viajes nacionales la campaña de verano

Con la Semana Santa inhábil, el sector ha volcado muchas expectativas en el segundo trimestre, con la mirada fija en el 10 de mayo. De cumplirse lo anunciado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ese día dejará de estar en vigor el estado de alarma y, por tanto, se permitirá la libre circulación por el territorio nacional, lo que podría animar los viajes, sobre todo, a segundas residencias. “Estamos visualizando o esperando que haya cierta recuperación de la demanda española”, precisa Zoreda. 

En un escenario sujeto a la relajación de las limitaciones administrativas y de los cierres perimetrales, los expertos anticipan “caídas algo más moderadas” a partir de esa fecha, aunque reconocen que identificar escenarios a corto plazo les resulta “complejo”. Por el momento, de cumplirse las estimaciones realizadas por Exceltur, el PIB turístico de este verano va a ser un 34% inferior a los niveles registrados en 2019, pero con un comportamiento bastante dispar según mercados y segmentos de clientes. Para el conjunto de 2021, la previsión del PIB turístico para este 2021 es de 81.080 millones de euros, un 47,5% menos con respecto a hace dos años y mejorando los 53.000 millones con los que cerró en 2019. 

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"