economia

Europa preocupada por la guerra entre Huawei y EEUU

Los problemas de Huawei en Occidente continúan después de que la operadora Vodafone haya anunciado que está deteniendo la integración de los equipos comprados al fabricante chino

29 DE enero DE 2019. 11:46H Asia

Nuevos obstáculos para el gigante tecnológico. Las relaciones entre Estados Unidos y Huawei se recrudecen a medida que pasa el tiempo y, esta vez, la investigación que está llevando a cabo el Gobierno norteamericano le ha llevado a acusar a la compañía china de fraude bancario y espionaje, unos cargos que se suman a los otros 13 que ha interpuesto contra la misma.

FRAUDE BANCARIO Y ESPIONAJE

El Departamento de Justicia de Estados Unidos culpó de fraude bancario a Huawei por una presunta violación de las sanciones a Irán así como del robo de secretos comerciales y ha confirmado su petición de extradición de su directora financiera, Meng Wanzhou, a Canadá. Unas acusaciones que han provocado la 'decepción' de la tecnológica china al conocer los cargos presentados. En lo que respecta a las acusaciones de secretos comerciales, la compañía de Ren Zhengfei señaló que fue objeto ya de una demanda que 'fue resuelta por las partes después de que un jurado de Seattle no encontrara daños, ni conducta intencionada ni maliciosa'. Finalmente, Huawei niega todos los cargos de los que se le acusa.

Estas acusaciones no hacen más que agravar la guerra comercial entre ambas potencias, además de afectar el desarrollo del negocio de la tecnológica en varios países. Algunos como Australia o Nueva Zelanda ya decidieron no contar con Huawei para el despliegue de las redes 5G.

CASO DE VODAFONE EN EL CONTINENTE EUROPEO

Europa preocupada por la guerra entre Huawei y EEUU

Los problemas de Huawei en Occidente continúan después de que la operadora Vodafone haya anunciado que está deteniendo la integración de los equipos comprados al fabricante chino. Este es solo uno de los operadores europeos que están reorientando sus acciones hacia otras compañías después de que varias agencias de propiedad nacional hayan expresado su preocupación por la posibilidad de espionaje por parte del gobierno chino a través de estos dispositivos.

La decisión de negarse a instalar equipos de Huawei solo tiene efecto en el continente europeo por el momento. No se han proporcionado detalles sobre los planes de la compañía para regiones como India, Turquía o los países de África donde Vodafone tiene presencia en el mercado de las telecomunicaciones. Sin embargo, lo más probable es que los países de fuera de Europa no se vean afectados por esta decisión, según indica el periódico Wall Street Journal.

Pero este hecho podría afectar los planes de desarrollo de la red 5G de Vodafone. Las redes de nueva generación ahora podrían demorar más que el plan original, mientras que los precios de los servicios 5G pueden aumentar para los usuarios.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"