economia

Fernando Becker, el eterno aspirante

Linde cederá el testigo a Pablo Hernández de Cos tras expirar su mandato el dos semanas

04 DE junio DE 2018. 13:55H Dirigentes Digital

image_content_39227_20180604135752.jpg

En un momento en el que la situación política es cuanto menos agitada, designar al próximo gobernador del Banco de España (BdE) se tornaba misión imposible. El mandato de Luis María Linde expira el próximo 8 de junio y, aunque muchos son los nombres que figuraban en las quinielas, finalmente el Gobierno se ha decantado por Pablo Hernández de Cos.

Independencia política, perfil técnico y experiencia europea eran los requisitos que se exigían para encabezar una institución cuyas competencias han quedado limitadas a un servicio de estudios, en aras del Banco Central Europeo, al que se han cedido la supervisión bancaria y la política monetaria en toda la zona euro. Una condición que parece cumplir el hasta ahora director general de Economía y Estadística del BdE.

Hernández de Cos desembarcó en el organismo supervisor en 1997 en el área de Servicios de Estudios, donde permaneció siete años. En ese tiempo, compatibilizó su cargo con otros puestos internacionales como miembro del grupo de trabajo de Finanzas Públicas del Banco Central Europeo, así como también formó parte del equipo encargado del tema del Envejecimiento y Sostenibilidad del Comité de Política Económica del Consejo Ecofin. También cuenta con una silla en Fráncfort como alterno al gobernador en el Consejo de Gobierno del BCE.

En la que fuera una de sus últimas intervenciones, el máximo responsable del BdE, Luis María Linde, mencionó algunos de los retos que deja como legado a Hernández de Cos y entre los que se encuentran una reducción del endeudamiento, mayores concentraciones bancarias o la sostenibilidad del sistema de pensiones.

A pesar de que en principio el ministro de Economía, Román Escolano, y el responsable del PSOE en esta materia, Manuel Escudero, ya habían acordado los criterios para la elección del próximo gobernador y subgobernador del Banco de España, la moción de censura presentada el pasado viernes por el líder de los socialistas, Pedro Sánchez, dibujaba un escenario diferente.

Escolano ha decidido tomar esta decisión en solitario y romper así con los rumores que apuntaban al tándem formado por la vicegobernadora del banco de Desarrollo del Consejo de Europa (CEB), Rosa Sánchez-Yebra y David Vegara, que fue subdirector del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

En el aire quedan otros nombres como el de la directora general adjunta del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), Margarita Delgado que, si bien se postuló como posible gobernadora, en las últimas horas va cobrando fuerza como número dos en sustitución de Javier Alonso. De llevarse a cabo esta elección, sería la primera mujer al mando del organismo supervisor en toda su historia.

En un segundo plano se mantiene Fernando Becker. El que fuera director corporativo de Iberdrola España durante 18 años dejó la compañía el pasado mes de febrero y, desde entonces, las apuestas incluían su apellido tanto para este cargo como para suceder a Guindos al frente de Economía.

Amigo cercano a Rajoy y exconsejero de Economía y Hacienda en la Junta de Castilla y León, los antecedentes por ocupar una silla al frente de una institución pública se remontan a 2012, también como candidato a dirigir el Banco de España. Una sombra que parece dilatarse en el tiempo.

Alberto Chan: "En el primer trimestre podemos ver correcciones en las bolsas"