Últimas noticias | Autónomos - Economía circular - Chat GPT

Internacional

Frutania no ve el fin de la globalización

Esta pyme es una experimentada compañía de fruta en Alemania. Creen en el comercio internacional, pero al mismo tiempo persiguen la sostenibilidad con exigencias normativas cada vez más complicadas

27 DE enero DE 2023. 06:41H Stefanie Claudia Müller

Entrevista MARKUS SCHNEIDER Dirigentes Digital

Hace poco, el propietario de Frutania, Markus Schneider, estuvo en Marruecos para visitar a sus proveedores. Algunas de las frutas que vende en Alemania están creciendo bajo el sol marroquí. También importa desde España y viaja de vez en cuando a Huelva para ver a sus agricultores. Frutania es especialista en frutos del bosque y para tener fruta todo el año necesita producir en regiones más cálidas, donde las condiciones laborales y climáticas son un reto constante. También la escasez del agua y la fertilización. Desde su fábrica de envasado en Grafschaft, cerca de Bonn, se envía la mercancía a grandes minoristas alemanes como Rewe o Edeka bajo la marca Frutania. Schneider vende también a Suiza y piensa ya en el mercado asiático. 350 empleados trabajan en el grupo bajo el liderazgo de tres directores generales. Schneider, que no tiene una carrera académica pero sí una sólida formación profesional, es el único accionista del grupo y, como tal, tiene mucha responsabilidad en un país donde se mira y mide todo con lupa a nivel laboral. Los trabajadores no cualificados de Europa del Este son contratados tres meses con pensión y alojamiento incluido en el salario para ayudar en la línea de montaje. 

La dura competencia por el precio en el mercado alemán y el fuerte aumento de los requisitos ambientales están estrangulando el negocio de Schneider. No obstante, continúa optimista. El empresario cree en negocios locales cuando se trata de frutas y verduras regionales, la gran mayoría de sus productos. Sin embargo, apuesta por una globalización sostenible. Schneider estima que en 2023, los consumidores seguirán consumiendo frambuesas durante todo el año, al igual que otros productos. También hay frutas tropicales de las que los hogares alemanes no quieren prescindir, como las piñas. En esta entrevista con DIRIGENTES, Schneider también señala que la agricultura ecológica vende menos en volumen de lo que parece y advierte de un exceso de regulación con el objetivo de salvar el planeta: “Intención y resultado no siempre coinciden.” 

¿Cómo surgió la idea de comercializar frutas? 

Como hijo de una familia productora, mi afición por las frutas y verduras me fue inculcada desde muy temprana edad. Como suele ocurrir con las granjas, mi hermano mayor se hizo cargo de la granja y la amplió. Yo, sin embargo, decidí especializarme en la comercialización de frutas y hortalizas. Ahora mi hermano es uno de nuestros productores.

Entrevista MARKUS SCHNEIDER Dirigentes Digital 2

¿Qué retos le esperan en 2023? 

Los desafíos en 2023 no pueden ser mayores: la guerra en Ucrania, el fuerte aumento de los costes laborales, los altos precios para contratar energía y los gastos crecientes para plantas, pesticidas y empaques, por nombrar solo algunos. Actualmente, la globalización cuesta mucho dinero. 

¿A qué mercados internacionales están conectados? 

En términos de ventas, nuestro principal mercado es Alemania, además de países de la Unión Europea y Suiza. Nos acercamos a Asia con pies de plomo. Nuestro mundo está cambiando rápidamente. Como Frutania, tratamos de acortar las rutas de entrega y acercar nuestra producción al consumidor y esto no es tan trivial como parece. 

¿Cómo ha afectado el cambio climático a su negocio global? 

Con nuestra gestión de la cadena de suministro, buscamos constantemente las variedades adecuadas para un clima tan cambiante. Así, nuestros productores son apoyados en la selección de variedades y con la tecnología de producción. A causa del cambio climático, como especialistas en berries, nos vemos obligados a producir en cultivo protegido. El resultado es que la calidad de nuestra fruta es mucho mejor y se pueden utilizar muchos más insectos beneficiosos. 

¿Cómo afecta la inflación y la crisis energética a esta calidad? 

De momento solo podemos retener la inflación a través del aumento de los gastos reduciendo nuestro margen, no tenemos posibilidad de traspasar la inflación a nuestros clientes o consumidores. Los altos precios energéticos nos afectan mucho, porque todo se enfría aquí. Tienes que llevar las bayas al cliente en camiones frigoríficos. Nos hemos equipado con energía solar en el techo y también compraremos energía del mercado spot por primera vez el próximo año. Especialmente en nuestro segmento, en lugares como los Países Bajos las bayas se cultivan desde siempre en invernaderos. Para obtener un buen efecto prematuro, estos se calientan y debido al fuerte aumento de los precios de la energía, la función de los invernaderos está cambiando. Ya no se calienta, pero las plantas se siembran más tarde. Sin embargo, estas cámaras frigoríficas producen sus frutos al mismo tiempo que las bayas al aire libre. Pronto habrá un exceso de oferta de fruta en este mercado. 

¿La producción ecológica es un negocio real o al final se consume mucho menos orgánico de lo que se dice en la publicidad? 

La producción orgánica tiende a jugar un papel menos importante en nuestro marketing que en la vida real. No obstante, producimos productos orgánicos en nuestras fincas, no solo para satisfacer el mercado, sino también para aprender de los métodos de producción orgánicos. En Alemania, en particular, ya existen discrepancias entre lo que dicen los consumidores en encuestas y lo que realmente hacen cuando están en el supermercado y ven los precios. Además, en vista de las regulaciones actuales, lo orgánico es un negocio difícil y el consumidor probablemente no esté dispuesto a pagar mucho más. Para nosotros la producción ecológica es todavía algo marginal. 

Entrevista MARKUS SCHNEIDER Dirigentes Digital 3

¿Cuáles son en este contexto sus experiencias con productores en España y Marruecos? 

Tenemos grupos de productores trabajando para nosotros en España y Marruecos. Nos tomamos los problemas de producción con la misma seriedad y los tratamos como si vinieran de nuestros agricultores locales. De todos modos, trabajamos con agricultores de la más alta calidad tanto en España como en Marruecos. 

¿Ha cambiado algo en su transporte debido las nuevas regulaciones? 

Ahí no tenemos mucho margen. Durante la pandemia tuvimos que embarcarnos en el transporte aéreo autofletado aunque fue por poco tiempo, pero normalmente transportamos las mercancías con camiones frigoríficos. Nuestra propia agencia de transporte, Frutania Logistik GmbH, es la responsable. La economía local es un deseo político y también tiene sentido en términos de cambio climático, pero realmente no está creciendo. Tenemos una producción local absoluta con productos como los espárragos o las fresas, pero también hay frutos que se producen de manera errónea en lugares equivocados solo para tener que reflejar un origen determinado en los supermercados. No es eficiente.

Artículos relacionados

En 2023 la luz será protagonista en Alemania
Alemania será forzada a reducir su industria de exportación
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"