economia

La actividad hotelera da síntomas de recuperación ante un verano incierto

La ocupación ha alcanzado el 40% durante el mes de junio, frente al 18% del mismo mes en 2020. Pese a ello, la rentabilidad hotelera cierra el primer semestre a la baja al realizar comparativa interanual, ya que durante enero y febrero todavía se vivía en la vieja normalidad

30 DE julio DE 2021. 08:15H Carmen Muñoz

4655074d30fb0bdaf02626ea586cbcfb.jpg

El arranque de la temporada estival, acompañado del fin de las restricciones ha desembocado en una situación alentadora para los establecimientos hoteleros en España, con un comportamiento que “apunta hacia la recuperación” durante el mes de junio. Según el Barómetro hotelero que elaboran de manera conjunta STR y Cushman & Wakefield, la ocupación ha sido del 40% durante el sexto mes de 2021, más del doble del contabilizado en el mismo mes de 2020, cuando fue del 18%. Esto se traduce en un crecimiento del 119%, impulsado por destinos de carácter vacacional o mixto como Islas Baleares y Málaga.  

En este sentido, los ingresos por habitaciones disponibles (RevPAR) también han experimentado un avance de tres dígitos, pasando de los 13 a los 41 euros (+211,7%), mientas que el precio medio diario por habitación ha sido de 102 euros, frente a los 72 del mismo mes del año anterior (+42%). “A pesar de que las cifras siguen siendo bajas si las comparamos con 2019, es un síntoma positivo que se podría confirmar durante el verano”, comentan en el informe. En todo caso, esto dependerá de la evolución epidemiológica, que ha empeorado en las últimas semanas, con la incidencia acumulada de COVID-19 en el umbral de los 700 casos por cada 100.000 habitantes y pone en riesgo el punto de inflexión producido en la mitad del ejercicio.  

A este respecto, el country manager de STR para España y Portugal, César Escribano, asegura que “el sector está haciendo enormes esfuerzos para adaptarse a un entorno de demanda internacional y doméstica muy cambiante. Por un lado, las restricciones que imponen los principales países emisores y, por otro, las medidas de protección de los gobiernos autonómicos frente a la pandemia están provocando que la situación de las reservas en libros cambie cada semana”.  

Por su parte, el socio y codirector de Cushman & Wakefield Hospitality en España, Bruno Hallé, lamenta las nuevas cancelaciones a raíz de la variante delta y que la pandemia no haya dado tregua, lo que impide poder llevar a cabo una estrategia unificada. En estas circunstancias, el experto espera que el verano “sea razonablemente” bueno en destinos vacacionales peninsulares, mientras que la movilidad con las islas queda condicionada a una reapertura “con seguridad”. En cuanto a lugares urbanos como Madrid y Barcelona, se da por hecho un movimiento de viajeros progresivo, fijando 2023 como la fecha en la que se registrarán niveles pre-COVID.  


La ocupación continúa por debajo de 2020 

Los datos de ocupación durante el primer semestre reflejan los efectos del coronavirus en el mercado turístico y hotelero. En concreto, en la primera parte de 2021 este indicador ha sido del 28%, diez puntos porcentuales menos con respecto al primer semestre del año anterior. La disminución obedece al hecho de que hasta el 10 de marzo de 2020 la actividad era normal, lo que “condiciona la evolución todavía negativa” del primer semestre.  

Cabe destacar que la cifra solamente recoge los establecimientos abiertos, por lo que podría ser mucho más baja si incluyera el total. Así, en el documento especifican que el porcentaje “sigue siendo alto”, especialmente en ciudades como Barcelona.  

Si bien no existen diferencias “muy significativas” al analizar por zonas, Zaragoza encabeza la lista de ocupación, con un 39%, en contraste con Islas Canarias, donde es del 25%. Islas Baleares es la única región en la que crece en comparativa con el año anterior, del 21% al 26%.  


El ADR se queda en los 88 euros, un 4% menos 

El precio medio diario demuestra los esfuerzos de la industria hotelera por mantener una política de precios razonable ante la caída de la actividad. De esta forma, el ADR en el conjunto de España ha sido de 88 euros en los seis primeros meses, levemente por debajo de los 91 euros del año pasado.  

Los mayores precios por habitación se encuentran en Marbella (259€), Baleares (153€), Barcelona (83€) y Madrid (81€). En la banda baja, Zaragoza (52€), Bilbao (59€) y Granada (60€) encabezan la lista. Al comparar entre 2020 y 2021, los mayores repuntes se dan en Marbella y Baleares, impulsados por la reactivación durante la primavera y las previsiones de un verano “que podía ser mejor que el de 2020”.  

De manera paralela, el RevPar también sigue a la baja, con una media de 25 euros en dicho periodo, representando el punto más bajo en mayo. En línea con las anteriores medidas, los RevPAR más altos se registran en Marbella (70 euros) y el archipiélago balear (41 euros). Por el contrario, Bilbao (16 euros), Granada (18 euros) y Zaragoza (20 euros) ocupan la banda baja, al tiempo que Madrid, con 24 euros, supera a Barcelona, que se queda en los 22 euros.  

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"