economia

La banca hace frente común ante Lagarde

Los dirigentes bancarios rechazan la política monetaria actual, que les obliga a pagar intereses por los depósitos que tienen los bancos en el BCE

07 DE febrero DE 2020. 08:25H Mario Talavera

af4838f07fa888dc48e11396f81c5659.JPG

El sector bancario ha elevado a queja unánime lo que hace unos meses era solo un lamento. Todos los primeros espadas de los bancos admiten con reservas que la política monetaria que el Banco Central Europeo (BCE) ha llevado a cabo desde los tiempos de Mario Draghi “salvó el euro”, en palabras de la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, durante la presentación de resultados, pero no terminan de verla con buenos ojos.

A este respecto, el propio BCE ha admitido recientemente que esta política, consistente en articular una estrategia de estímulos monetarios y facilitar el acceso al crédito, podría haber provocado efectos adversos. De hecho, hace unas semanas informó de que revisará su estrategia para calibrar qué influencia había tenido en el ecosistema económico europeo.

Como Botín, su homólogo en CaixaBank, Jordi Gual, aseguró que “las bajadas de tipos y las inyecciones de liquidez (…) han tenido efectos beneficiosos a nivel macroeconómico”. En una línea similar se explicó Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, al afirmar que la gestión de Mario Draghi había sido fundamental para preservar la moneda única.

Una vez hecha estas aclaraciones, los diferentes dirigentes expusieron su punto de vista con respecto a la extensión de esta política. En esencia, sus explicaciones fueron similares, excusando que la situación requería de medidas extraordinarias, si bien una vez que ese momento pasó, la magnitud de la respuesta debía haberse reducido.

Hay que recordar que en septiembre, en una de sus últimas intervenciones, el banquero italiano redujo otros diez puntos básicos la tasa de interés de depósito. Este movimiento representó un nuevo golpe para el sector bancario, dado que algunas de las principales entidades basaron sus planes estratégicos en un retorno a intereses positivos. Así, en lugar de producirse la hipótesis que manejaban, la tasa se situó en un -0,5%, por lo que los bancos estaban obligados a pagar aún más por los depósitos que les guarda el BCE.

En primer lugar, la reacción del sector es la de dudar de la efectividad de esta política. Gual afirma que se pueden producir “efectos contraproducentes y conlleva riesgos”, y cuestiona si la política monetaria tiene capacidad para estimular la economía. Por su parte, Botín no tiene claro que se cumpla la premisa de que con los tipos negativos se esté produciendo una mayor demanda de crédito que, en esencia, es lo que serviría para relanzar la actividad económica. “Me parece una gran idea un estudio de los efectos positivos y negativos que puedan tener estas políticas”, dijo Botín en referencia al análisis anunciado por la institución encabezada por Christine Lagarde.

El panorama actual ha obligado a los bancos a reaccionar y a adaptarse. Ese es el punto de vista de CaixaBank y Bankia. “No nos queda otra que gestionar esta situación de tipos de interés especialmente bajos, adaptando nuestro modelo de negocio (…) como si estos tipos de interés fueran a mantenerse de forma indefinida”, se resignaba Gual. En su caso, Goirigolzarri explicó que su banco es “muy sensible” a los tipos de interés, si bien su estructura está cambiando para adaptarse al entorno.

Bankia “no necesita tipos de interés altos”, dijo Goirigolzarri, aunque sí le parece razonable que se revierta la política actual. En todo caso, las expectativas no son halagüeñas. Gual asegura que no se espera que los tipos se modifiquen, al menos, hasta mediados de 2021. “Es una perspectiva de tipos bajos durante largo tiempo”, zanjó.

Evers: "Tenemos un peso del 10% en oro en las carteras moderadas"