economia

La cara más solidaria y comprometida de las empresas

El coronavirus se ha extendido en todo el planeta con gran rapidez. No obstante, las iniciativas solidarias por parte del tejido empresarial han brotado con la misma celeridad y con un mayor empeño por paliar los efectos de la pandemia. Un ejemplo de compromiso social es Nationale-Nederlanden.

08 DE mayo DE 2020. 11:05H Dirigentes

6faf902cede988f885349d530be194db.jpg

La rápida respuesta por parte de las empresas es fundamental para arrojar luz en este momento de crisis e incertidumbre provocada por el coronavirus. La compañía aseguradora y financiera Nationale-Nederlanden lo tuvo claro desde el principio y puso el foco en todos los aspectos esenciales: garantizar la salud y la seguridad de sus empleados, dar continuidad a sus servicios para velar por los intereses de sus clientes y contribuir a la lucha contra la pandemia con los recursos de los que disponen.

En este sentido, la previsión y la agilidad en la toma de decisiones le caracterizaron desde que se activara el Estado de Alarma, ya que Nationale-Nederlanden, con anterioridad a la pandemia, creó un comité de crisis local, en coordinación con el comité internacional del Grupo NN, con el objetivo de monitorizar la situación y anticiparse a cualquier escenario.

Rápido plan de acción

Extender el teletrabajo a la totalidad de su plantilla, formada por más de 500 empleados y 2.000 agentes, ha sido una de las primeras medidas tomadas. Para ello, el comité local estableció un plan de contingencia y se cerraron todas las oficinas comerciales en el territorio nacional desde el inicio de la crisis. El objetivo de esta decisión fue proteger la salud de su capital humano y contribuir así en el propósito social de frenar el avance de la enfermedad, pese a que como actividad esencial podrían haberlas mantenido abiertas.

Actualmente, el equipo de crisis sigue activo y trabaja en diseñar los escenarios de vuelta a la normalidad de forma progresiva aunque, por encima de todo, se tendrá en cuenta la seguridad de los empleados y clientes. En este sentido, cabe destacar la clara intención de la entidad por ayudar a reactivar la economía y el tejido empresarial del país. 

En este momento, en el que el silencio se ha instalado en las calles y en los establecimientos, en Nationale-Nederlanden la comunicación está más viva que nunca en el entorno digital. Para mantener la cercanía del equipo la entidad ha intensificado sus mensajes internos con envíos más frecuentes de una newsletter, con el hashtag #NNSeQuedaEnCasa, en el que trasladan buenas prácticas, información, consejos o vídeos en los que sus empleados relatan su experiencia. Además de esto, organizan reuniones virtuales de comunicación a las que se han unido hasta 1.500 personas al mismo tiempo. 

Un valor importante en estas circunstancias excepcionales es el apoyo hacia sus empleados y familiares. En este sentido, la compañía brinda un servicio psicológico online para todos ellos, al tiempo que facilita a los managers las herramientas necesarias para facilitar la gestión de equipos y personas. Para conocer el sentir de los empleados ante estas iniciativas, la entidad lanzó una encuesta interna con preguntas como: ¿Sientes que la compañía está cuidando de ti ante esta situación? O ¿Sientes que te está informando correctamente? La respuesta fue muy positiva, ya que les adjudicaron una nota de 4,6 sobre 5.

Otra de las prioridades de Nationale-Nederlanden es mantener el Servicio de Atención al Cliente a pleno rendimiento, eso sí, ahora desde sus hogares, pero prestando su ayuda a los clientes sin ninguna alteración a través de los canales habituales de contacto. 

La apuesta por la innovación y la tecnología se traduce en que han podido desarrollar un proceso de venta totalmente online para que los agentes comerciales pudiesen continuar con su actividad y estar en la distancia al lado de los clientes. 

La unión hace la fuerza

Nationale-Nederlanden se suma al esfuerzo colectivo con diferentes iniciativas para aminorar las consecuencias que está dejando el COVID-19 en la sociedad. A nivel internacional, el holandés Grupo NN, al que pertenece Nationale-Nederlanden, ha aportado recursos a bancos de alimentos, ofrecido equipos informáticos a alumnos con dificultades económicas y fomentado el voluntariado. 

Poniendo foco en las actuaciones de la compañía en el territorio español, destaca su conciencia social y solidaridad con los más desfavorecidos, a los que les está impactando doblemente esta crisis sanitaria. Para mejorar la realidad de niños y jóvenes y contribuir así a su bienestar físico y emocional, confirman su compromiso con la acción de su socio corporativo, Aldeas Infantiles SOS. Este apoyo se traduce en una donación por parte de la compañía de 20.000 euros para apoyar a la ONG en la asistencia de 200 familias de centros de día de la Comunidad de Madrid. Una cuantía que se destinará a alimentos, productos de higiene, ayuda sanitaria y psicológica, acompañamiento online por parte de educadores que supervisarán las actividades escolares de los niños, además de guiar a los padres en su labor educativa durante el confinamiento y monitorizarán las dinámicas familiares para identificar situaciones de estrés y violencia en el hogar. 

Firma del acuerdo de colaboración entre Nationale-Nederlanden y Aldeas Infantiles SOS para promover la integración sociolaboral de jóvenes en riesgo de exclusión

Dentro de su estrategia de responsabilidad Social Corporativa, ya se encontraba esta colaboración con la organización no gubernamental para promover la integración socio-laboral de jóvenes en riesgo de exclusión. Una alianza enmarcada bajo el lema: Future Matters, y que cuenta con otros socios como la asociación Junior Achievement dedicada a promover la formación emprendedora, la educación financiera y la preparación laboral.

Empleados de Nationale-Nederlanden en acción de voluntariado con los jóvenes del programa profesional de cocina de Aldeas Infantiles SOS

La entidad dirigida en España por Cornelia Coman también se vuelca con los sanitarios, unos de los héroes protagonistas de esta batalla con el virus. Por ello brinda su apoyo a la iniciativa de la patronal española del seguro, UNESPA, para crear un seguro colectivo de vida gratuito para médicos, enfermeros y auxiliares que trabajen en centros públicos y privados. Con este fondo, valorado en 37 millones de euros, UNESPA suscribirá una póliza de vida colectiva y un seguro de subsidio por hospitalización para un colectivo estimado en 700.000 profesionales sanitarios.

"Desde Nationale-Nederlanden renovamos nuestra llamada a la responsabilidad individual y a la solidaridad colectiva con el fin de proteger la salud de todos y nuestra mayor ocupación es hacer todo lo que esté en nuestra mano para conseguir que nuestros empleados, clientes, y la sociedad en su conjunto puedan proteger a los que más quieren”, ha afirmado Cornelia Coman, CEO de Nationale-Nederlanden.

Moro: "Invertir en oro me parece la mejor opción para estar en el mercado"