economia

La ciudad sin coches que quiere construir Arabia Saudí en el desierto

El país arábigo invertirá 500.000 millones de dólares para crear una ciudad lineal en la que pueda llegarse a cualquier punto en menos de 20 minutos

15 DE enero DE 2021. 08:52H Mario Talavera

c445db5430924acba4ca89854d2271f5.jpg

La apuesta a nivel global por la sostenibilidad se supera hasta un país en el que abundan los combustibles fósiles. Arabia Saudí no solo la iguala, sino que la dobla con cada paso para tratar de sacudirse la imagen de país dependiente de los petrodólares. Ni el ecologista más convencido habría imaginado el proyecto que se trae entre manos el heredero al trono, Mohammed bin Salman, para convertir su país en un pionero de la movilidad sostenible.

Se trata de "es una respuesta directa a algunos de los desafíos más urgentes a los que se enfrenta la humanidad hoy en día, como la infraestructura heredada, la contaminación, el tráfico y la congestión humana", según la definen sus diseñadores.

El propósito de NEOM, la compañía que está detrás del proyecto, es levantar una ciudad de la nada, como nunca se había visto antes. Esta empresa, apoyada por las arcas saudíes, pretende edificar un desarrollo urbano lineal de 170 kilómetros de largo. Dicho de otro modo, la ciudad que ha planificado esta especie de consejo innovador se extenderá a lo largo de 170 kilómetros de largo y, precisamente, recibirá el nombre de THE LINE, traducido como La Línea en castellano.

La amplia extensión de esta ciudad en el norte de la península arábiga no debe llevar a engaño: no se trata de una imitación de las grandes urbes occidentales y asiáticas. Se espera que este proyecto urbanístico sea el hogar de un millón de habitantes que, a pesar de la distancia, puedan llegar a cualquier punto de la ciudad en veinte minutos. A su vez, cada barrio contará con los servicios esenciales a cinco minutos a pie.

"En las ciudades que se consideran las más avanzadas del mundo, la gente pasa años de su vida viajando", reflexionó el heredero saudí en la presentación de THE LINE. Además, hizo hincapié en los riesgos para la salud que tienen las grandes ciudades, como el hecho de que nueve de cada diez personas respiren aire contaminado en el mundo, que mueran siete millones de personas al año a causa de la contaminación o que se pierda otro millón de vidas más a causa de los accidentes de tráfico.

De ese modo, los coches desaparecerán de este núcleo urbano gracias al desarrollo del transporte de alta velocidad. Se diseñará al estilo de un transporte suburbano, con la diferencia de que este metro viajará a una velocidad "ultra rápida" según explican los creadores del proyecto, si bien no especifican a cuánto ascenderá. En cuanto a la edificación en sí, sus creadores aseguran que no se iniciará ninguna construcción a menos que cumpla con los estrictos criterios internacionales de sostenibilidad. De hecho, la energía que consumirá la ciudad procederá de distintos tipos de fuentes renovables.

Otras bazas de la ciudad será la utilización de Inteligencia Artificial y de los datos, que permitirán potenciar las posibilidades de las infraestructuras públicas. En la actualidad, se estima que las smart cities actuales solo utilizan el 1% de sus datos, mientras que THE LINE espera usar el 90% para mejorar las capacidades de las infraestructuras.

Inversión al alcance de un país petrolero

Para que este proyecto salga adelante contará con el apoyo del fondo soberano del país, uno de los mayores del mundo. La inversión se estima en 500.000 millones de dólares, lo que equivale a dos terceras partes del PIB de Arabia Saudí. En todo caso, se espera que dicha inversión sirva para generar 380.000 puestos de trabajo, además de diversificar la economía del país. Por otro lado, se estima que en 2030 aportará 48.000 millones de dólares a la producción saudita.

Otra de las ambiciones de este diseño es la de atraer la inversión y el talento a su península. Su ubicación permite que más del 40% de la población mundial se encuentre a menos de cuatro horas en avión. Esta es la encarnación del plan Saudita para diversificar su economía y desempeñar un papel de liderazgo en el desarrollo mundial. Se empezará a construir en el primer trimestre de 2021.

Altex: "El inversor conservador ya no tiene disponible el activo que se lo daba todo"