economia

La Comisión Europea sanciona a Mastercard con 570 millones de euros

La Comisión concluyó que las reglas de Mastercard impedían a los minoristas beneficiarse de tarifas más bajas

22 DE enero DE 2019. 13:17H María Pérez

shutterstock-756808732_41-119087_20190122135857.jpg

El gigante de las tarjetas de crédito y débito, cuyo reconocido lema decía aquello de... "Hay ciertas cosas que el dinero no puede comprar. Para todo lo demás Mastercard" ha quedado en evidencia tras ser fuertemente sancionado por la Comisión Europea. Bruselas le ha impuesto una multa por valor de 570,5 millones de euros tras considerar que la compañía incumplió las leyes antimonopolio de la UE por limitar las posibilidades de que los comerciantes puedan acceder a las mejores condiciones ofrecidas por bancos del Mercado Único.

En un momento en el que los pagos con tarjeta son fundamentales en el Mercado Único. Tanto consumidores como las empresas europeas realizan más del 50% de sus transacciones mediante tarjeta, en lugar de en metálico. En este sentido, cuando un cliente utiliza el dinero 'de plástico' para abonar cualquier artículo en una tienda o en línea, el banco del minorista (el "banco adquirente") paga una tarifa llamada "comisión de intercambio" al banco del titular de la tarjeta (el "banco emisor"). El banco adquirente transfiere este cargo al minorista que lo incluye, como cualquier otro costo, en los precios finales para todos los consumidores, incluso aquellos que no usan tarjetas.

La comisionada Margrethe Vestager , a cargo de la política de competencia, dijo: “Los consumidores europeos utilizan tarjetas de pago todos los días, cuando compran alimentos o ropa o realizan compras en línea. Al impedir que los comerciantes busquen mejores condiciones ofrecidas por los bancos en otros Estados miembros, las reglas de Mastercard elevaron artificialmente los costos de los pagos con tarjeta, perjudicando a los consumidores y minoristas en la UE ".

Las reglas de Mastercard obligaron a los bancos adquirentes a aplicar las tarifas de intercambio del país donde se encontraba el minorista. Antes del 9 de diciembre de 2015, cuando el Reglamento sobre las tarifas de intercambio introdujo límites máximos, las tarifas de intercambio variaban considerablemente de un país a otro en el EEE. Como resultado, los minoristas en los países con tarifas de intercambio altas no podrían beneficiarse de las tarifas de intercambio más bajas ofrecidas por un banco adquirente ubicado en otro Estado miembro.

En abril de 2013, la Comisión abrió una investigación antimonopolio formal contra Mastercard para evaluar si estas normas sobre "adquisiciones transfronterizas" infringían las normas antimonopolio de la UE. En julio de 2015, la Comisión emitió un pliego de cargos.

La investigación de la Comisión descubrió que debido a las reglas de adquisición transfronterizas de Mastercard, los minoristas pagaban más en servicios bancarios para recibir pagos con tarjeta que si hubieran tenido la libertad de comprar servicios de menor precio. Esto llevó a precios más altos para minoristas y consumidores, a una competencia transfronteriza limitada ya una segmentación artificial del mercado único.

Sobre esta base, la Comisión concluyó que las reglas de Mastercard impedían a los minoristas beneficiarse de tarifas más bajas y una competencia restringida entre los bancos transfronterizos, en violación de las normas antimonopolio de la UE. La infracción finalizó cuando Mastercard modificó sus reglas en vista de la entrada en vigor del Reglamento de tasas de intercambio.

Evers: "Tenemos un peso del 10% en oro en las carteras moderadas"