martes, 17 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
Economía

La falta de activos de calidad, un problema para los inversores en ladrillo

Siete de cada diez dirigentes europeos consideran sobrevalorados los inmuebles disponibles en el momento actual

29 de enero de 2019. 00:00h Carmen Muñoz
  • Shutterstock

Tras un 2018 bastante favorable para la inversión inmobiliaria, los expertos en el sector auguran un año prometedor, aunque algo más moderado que el anterior. Unas buenas perspectivas con luces y sombras que han quedado materializadas en el informe 'Tendencias del Mercado Inmobiliario en Europa 2019'.

Elaborado por la consultora PwC en base a 885 entrevistas realizadas a representantes del sector, una de las principales conclusiones que se desprenden es la escasez de activos de calidad. Un asunto que preocupa al 68% de los directivos que han participado en dicha encuesta, al que hay que añadir el fuerte aumento de los precios en ciudades como Múnich, por ejemplo, y que conduce a una sobrevaloración de los activos.

En este sentido, se espera que el incremento de rentas sea capaz de absorber la esperada subida de tipos de interés prevista en el corto plazo por más del 60% de los empresarios entrevistados.

Viviendas compartidas, centros logísticos o residencias de la tercera edad son los bienes que más interés despiertan en este mercado al tratarse de un segmento con baja exposición al ciclo económico y ligado a las tendencias demográficas y tecnológicas. Destacan también las oficinas de servicios compartidos, las residencias de estudiantes o las viviendas sociales.

Todo ello en un contexto marcado la inestabilidad política tanto global como a nivel europeo en el que el Brexit y la guerra comercial desatada entre China y EE.UU se han convertido en el ojo del huracán y mantienen en vilo al tejido empresarial. De hecho, el 69% ha manifestado su preocupación en este último aspecto.

Los inversores se muestran optimistas acerca de sus perspectivas de negocio para este 2019. Así, un 62% asegura que se mantendrán inalterables en comparación con el ejercicio anterior; cifra que se reduce hasta el 48% cuando se les pregunta por la rentabilidad. En cualquier caso, la mayoría tiene previsto mantener sus inversiones al menos durante los próximos cinco años.