economia

La luz y la subida del SMI ponen en riesgo la mejora del empleo

El Consejo General de Economistas revisa al alza el crecimiento de 2022 pero advierte del impacto de la inflación

01 DE septiembre DE 2021. 08:26H Mario Talavera

3a1d3aee620ab1a2c87a32bffeb14fd5.jpg

La pandemia ha soltado durante el segundo y tercer trimestre el cuello de la muy estrangulada economía española. El petróleo patrio, el turismo, sufrió durante 2020 lo que supone recibir una mínima cantidad de visitas con respecto a los años normales.

Ese 12% que aporta el turismo a la economía española prácticamente coincide con la caída confirmada del PIB del 10,9% el año pasado. Aunque la variante delta ha obligado a establecer medidas de contención y los turistas extranjeros han cancelado sus vacaciones en España conforme aumentaron los contagios, el turismo nacional ha servido para dar un respiro.

Así, las cifras pueden representar el 60% con respecto a las de 2019, según estima el Consejo General de Economistas (CGE). No obstante, en estos momentos se está produciendo el efecto contrario en comparación con las semanas anteriores. Los contagios descienden y la campaña turística puede prolongar el retorno del turismo extranjero y el empleo estacional se mantendrá unas semanas más.

En ese contexto, el CGE estima un crecimiento superior al 3% en el tercer trimestre, que contribuirá de manera importante a una expansión económica del 6,3% en el conjunto del año. De ese modo, los economistas mantienen su última previsión, de finales de junio.

Sin embargo, se muestran optimistas en cuanto al año próximo, en base a la "inercia de crecimiento del segundo semestre y por el efecto de la aplicación de las ayudas europeas". El Consejo eleva cinco décimas su previsión para 2022, desde el 5,5% en junio, hasta el 6% que estima en su último Observatorio Financiero.

También dan buenas noticias los datos de exportaciones, que mejoran un 23,3% en el primer semestre en comparación con el mismo periodo del año anterior. Por su parte, las importaciones se elevan un 20,3%, lo que también da muestras de la mejora de la demanda. En cuanto a la deuda, se reduce en comparación con el PIB, desde el 125% del primer trimestre del año hasta el 122,1% actual, que incluso puede caer al 121,5% a finales de año.

En el lado negativo se encuentra diversas señales que pueden empañar la recuperación económica. El IPC aumenta un 3,3% en tasa interanual y un 0,4% en agosto con respecto al último mes. En tanto que los precios de la electricidad mantienen una subida elevada, se puede esperar que la inflación acabe el año en el entorno del 3%, según estiman los economistas. Asimismo, reconocen que existen "pocas posibilidades de poder contener la inflación". En este sentido, la electricidad perjudica la escalada de los precios en España, que son hasta seis décimas más altos que en la Unión Europea.

El CGE advierte de que la reducida productividad y la subida de los precios penalizan el consumo y restan competitividad a la economía. Incluso pueden tener un efecto negativo sobre la reducción del desempleo que se ha registrado durante los últimos meses.

A eso se suma una nueva nube negra que depende del Salario Mínimo Interprofesional. Desde diferentes departamentos económicos del Gobierno se ha mostrado la voluntad de elevar el SMI, algo que para los economistas "puede que no sea el momento oportuno". Argumentan que "la recuperación económica no está consolidada, la cifra de desempleados es alta y el tejido empresarial está formado fundamentalmente por microempresas, que podrían no poder hacer frente a esta subida, no solo de salario sino de cotizaciones sociales". De hecho, relacionan todos estos factores con un posible incremento de los despidos.

Así, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dice que su Ejecutivo quiere "abordar una subida inmediata del SMI para lo que queda de año". Dichas declaraciones se producen a la misma hora que el Ministerio de Trabajo está reunido con los agentes sociales para pulsar su opinión sobre este tema. Los sindicatos se han mostrado de acuerdo con el Gobierno, mientras que la patronal rechaza la posibilidad de subir el SMI. Antonio Garamendi, presidente de CEOE, advierte de que una eventual subida "va a contraer más el empleo".

España sigue creando empleo y supera los 19 millones de afiliados

La actividad hotelera da síntomas de recuperación ante un verano incierto

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"