economia

La pandemia obliga a multiplicar por cinco la emisión de deuda

El Gobierno confía en los Fondos Europeos para reducir la necesidad de financiación

09 DE enero DE 2021. 09:00H Mario Talavera

ba33faf579bd6bcba6ab235aba168918.JPG

Los esfuerzos fiscales que el Estado ha soportado para sostener la actividad en la medida de lo posible no han sido gratis. El Tesoro Público se vio obligado a multiplicar por cinco las emisiones de deuda con respecto al año anterior, desde los 20.000 millones de euros hasta los 110.000 millones, que sobrepasaron con mucho los 32.000 millones previstos para 2020.

El secretario general del Tesoro y Financiación Internacional, Carlos San Basilio, reconoció en una rueda de prensa la semana pasada que 2020 fue un año excepcional, por motivos obvios. Sin embargo, la Administración optará en 2021 por curarse en salud, de modo que prevé emitir hasta 100.000 millones de euros en deuda que, no obstante, se pueden reducir si los ingresos lo permiten.

San Basilio insiste en que los primeros meses de 2021 van a ser complicados, pesar de que se reducen las necesidades, según se ha observado en el último trimestre de 2020. Con todo, se espera que no vaya a haber problemas para conseguir financiación, dado que el mercado ha mostrado interés, incluso a pesar de que la rentabilidad ha llegado a ser incluso negativa por primera vez.

El as en la manga del Ministerio de Economía para reducir la financiación con respecto a 2020 tiene que ver con la lluvia de millones que Bruselas ha dispuesto. España no se endeudará tanto gracias a que ya lo hará la Unión Europea en su lugar. De ese modo, hay que tener en cuenta que esos 100.000 millones de euros obvian la petición de España de utilizar 11.000 millones de euros del SURE, el mecanismo europeo para financiar los ERTE.

Sin embargo, desde la cartera económica del Gobierno quieren desvincular el plan de financiación del Tesoro de los ingresos que se puedan obtener por otras vías. Es decir, que "ni las inversiones van a depender de los ingresos que proporcione la Comisión Europea ni tampoco la estrategia de emisiones del Tesoro", aclara San Basilio.

De ese modo, puede que en mayo y junio, cuando se prevé que se desbloqueen los fondos, España pueda contar con más ingresos que hagan reducir las previsiones iniciales de financiación. No obstante, quedaría aclara cuándo se producirá el traspaso de los fondos, dado que hasta ahora España está consiguiendo financiarse con un bajo coste: "No tendremos problemas para financiar", sentencia San Basilio.

Por otro lado, se espera que los Fondos Europeos ayuden a reducir la necesidad de financiación de la Administración española una vez se pongan en marcha. Se espera que represente una nueva fuente de ingresos, además de ayudar a incrementar el crecimiento potencial de la economía española. Por ello, las inversiones irán destinadas a actividades con expectativas de crecimiento y rentabilidad, como son la digitalización y la sostenibilidad.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que en estos meses se han producido desequilibrios entre las distintas partidas presupuestarias, a consecuencia de que se ha disparado el gasto social. En concreto, de esos 100.000 millones de deuda prevista, 14.000 se destinarán a facilitar un préstamo a la Seguridad Social.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"