economia

La salida de la crisis, a través del continente olvidado

España ha descuidado las oportunidades en África en favor de Europa y América Latina

24 DE abril DE 2020. 08:00H Mario Talavera

92bbd64439ca9b36fc9a8977be03432f.jpg

Para descubrir cuál es el país africano donde más invierte España hay que avanzar hasta la posición número 27 de toda la lista mundial. Se trata de Marruecos que, por razones de cercanía, tiene sentido que se encuentre entre los lugares en que la presencia empresarial española es más intensa.

El siguiente es Egipto, también de la cuenca mediterránea, en el número 43, mientras que Sudáfrica, ya alejado de las fronteras españolas, aparece en el puesto 45 de una lista plagada de países europeos y americanos. De hecho, Reino Unido, el principal destino de la inversión española, acapara casi tanta inversión como los dos siguientes, Estados Unidos y Países Bajos.

Estos datos del ICEX corroboran la inclinación histórica (acumulado desde 1993) de las empresas españolas por mirar hacia el norte y el oeste, pero menos hacia el sur o, como mucho, a la orilla del Mediterráneo. Con la excepción de Sudáfrica, entre estos países africanos solo se encuentran aquellos en los que el Mare Nostrum es frontera, como son los mencionados Marruecos y Egipto, pero también Libia o Túnez.

Desde que España entró en la Unión Europea, ha tomado el papel de puente entre Ámérica del Sur y el Viejo Continente, aprovechándose de sus vínculos culturales e históricos. No obstante, ha tenido menos relevancia en la entrada de los países europeos en África, dado que una gran parte de estos países están unidos por lazos más importantes que los que unen a España.

Históricamente, los cinco países que más se fijaban en África subsahariana eran todos europeos: Reino Unido, Francia, Alemania y Bélgica que, junto con Estados Unidos, compraban mercancía por valor de 26.000 millones de dólares anuales a estos países (datos de 1998). No obstante, la dinamización de algunos estados africanos ha atraído a otros compradores como China, India, Sudáfrica y Suiza que, sumados a Estados Unidos, han elevado sus compras hasta los 126.000 millones de dólares.

En lo que concierne a las inversiones, República Democrática del Congo, Mozambique, Sierra Leona, Somalia, Seychelles, Chad y Cabo Verde, principalmente, se repartieron 32.000 millones de dólares de inversiones extranjeras en 2018, según el Banco Mundial. España, por su parte, sigue ajena a la oportunidad. De esos países, solo llevó 127.000 euros a República Democrática del Congo en 2019.

Las cifras de 2019 dejan la inversión española en el continente en poco más de 73 millones de euros que, si se excluyen los 25 millones de Marruecos, la misma cifra de Senegal y los 15 millones de Sudáfrica, apenas restan 7 millones para el resto de países. Son datos insignificantes con respecto a los 6.300 millones que las empresas españolas destinaron a Europa, y a los 3.700 millones de Latinoamérica.

Sectores punteros españoles

En ese sentido, hay que advertir que las empresas españolas han conseguido situarse como punteras en ciertos sectores que, de hecho, se han convertido en motores de la exportación. Además, la demanda de estos productos y servicios se ha elevado en los lugares de destino, como son la construcción, la agroalimentación o el turismo.

Estas mismas áreas adquieren una gran relevancia en África, por lo que podrían suponer un nuevo rumbo para los negocios españoles. El socio director de Gedeth Network, Juan Millán, afirma que nuestro país "no ha terminado de aprovechar las oportunidades de África y la Zona de Libre Comercio Continental Subsahariana creada en marzo de 2017, como sí han hecho ya empresas de Alemania, Francia, Estados Unidos, Reino Unido". De hecho, hasta China se ha logrado posicionar como un socio preferente del continente, donde ha dirigido dos tercios de sus inversiones.

Por otro lado, 15 de los países africanos se encontraban en los países emergentes que esperaban tener más crecimiento, según el FMI. Asimismo, el Banco Mundial eligió a siete países entre los 50 primeros del ranking Doing Business, que clasifica a los estados según las facilidades para abrir negocios. Estos son Togo (15), Túnez (19), Costa de Marfil (29), Ruanda (35), Marruecos (43), Burundi (44) y Mauritania (49).

NN IP: “Nuestro fondo de Clima y Medioambiente renta más del 16% este año”