economia

La seguridad híbrida

Un nuevo paradigma para un mundo marcado por crecientes riesgos e incertidumbre

16 DE junio DE 2022. 09:57H Dirigentes

A lo largo de estos últimos años el mundo se está enfrentando a importantes desafíos que están afectando tanto a las economías, empresas e instituciones, como a las personas y la sociedad en su conjunto. Estamos viviendo situaciones sin precedentes en nuestra historia reciente. La actualidad está marcada por la COVID-19, la incertidumbre económica, movimientos como el Brexit, las guerras comerciales y la tensión geopolítica creada por conflictos internaciones como la guerra en Ucrania, entre otros acontecimientos. Todo ello, según señala el Índice de Incertidumbre Mundial, está creando un sentimiento global de inseguridad e inestabilidad, con unos niveles no vistos hasta ahora, y que se ha ido acelerando durante esta última década.

La realidad es que nos movemos en un entorno en el que los riesgos tradicionales se perfilan cada vez más difusos, inesperados y disruptivos, frecuentemente con un claro componente tecnológico. En este contexto de cambios constantes, y ante la evolución del riesgo, se está produciendo una inevitable evolución de la seguridad.

El nacimiento de un nuevo paradigma en el entorno de la seguridad parte de la ampliación del espectro riesgos, de manera que se ha pasado de ejercer una seguridad centrada en la protección de personas y activos o bienes a cubrir otras áreas, como la seguridad económica, medioambiental, alimentaria, legal, de datos, de la información o la tecnológica.

Pero, además, se plantea un abordaje distinto, más inteligente y ágil, en el que la seguridad del mundo actual debe ser capaz de anticipar esos riesgos, teniendo en cuenta la importante diversidad de amenazas procedentes desde distintos ámbitos, en ocasiones fruto de la hibridación de distintos entornos y actores.

José Gil. Director General Iberia Prosegur Security

Este es el germen de lo que hoy en Prosegur hemos denominado como seguridad híbrida, término con el que queremos definir un modelo que responde a la nueva realidad que estamos viviendo y que se basa, entre otros aspectos, en empoderar a las personas expertas en seguridad mediante tecnologías inteligentes. Este modelo logra la perfecta alineación entre los recursos humanos, dotados de la experiencia y el conocimiento, los medios tecnológicos y los datos, que se organizan con el propósito común de proteger de forma más individualizada a las personas y las empresas, garantizando el correcto desarrollo de su actividad económica.

Los tres pilares del nuevo modelo de seguridad

La seguridad híbrida se basa en tres pilares fundamentales. El primero sitúa a las personas como prioridad. Esto implica seguir fortaleciendo las capacidades y conocimientos del profesional de la seguridad. Sobre todo, considerando que hay ciertas competencias que son puramente humanas y que solo las personas pueden desarrollar, como el pensamiento crítico, la flexibilidad y la creatividad, y que son un eje principal en el desarrollo del concepto de seguridad híbrida.

El segundo pilar sobre el que se sustenta la seguridad híbrida es la tecnología. En este sentido, ha de actuar como un medio y se configura, como resultado de su capacidad disruptiva y convergente, el protagonista que contribuirá al cambio de las reglas del juego. Sin lugar a duda, la tecnología será una de las principales fuentes de los nuevos riesgos y amenazas, pero al mismo tiempo también dará origen a potenciales mejoras en los servicios y productos dentro del nuevo contexto de la seguridad. La combinación entre inteligencia artificial (IA), robótica, biotecnología, nanotecnología, impresión 3D, blockchain, 5G, computación cuántica, realidad aumentada (RA) y virtual (RV) o ciencia de los materiales, hará posibles avances inimaginables.

El tercer pilar lo constituyen los datos, como valor añadido. A nadie se nos escapa que nos encontramos en la nueva era de los datos, del denominado big data, que dentro del modelo de seguridad híbrida se deben emplear para establecer los riesgos y priorizar las amenazas. En este sentido, actuarán como sistemas de apoyo a la decisión de los expertos en seguridad. Básicamente, se trata de realizar un análisis estratégico que permite detectar, de forma temprana, alertas y señales. Esto hará posible aplicar respuestas adecuadas a cada incidente y generar, a la vez, ecosistemas que interactúen de forma inteligente, permitiendo la protección de entornos cambiantes.

Finalmente, para que los ejes de personas, tecnología y datos cooperen de forma eficaz es necesario establecer la organización inteligente. Este proceso se desarrolla en los centros de operaciones de seguridad (Security Operations Centre o SOC, por sus siglas en inglés) y que, en consecuencia, también han de evolucionar. Con esta evolución surge el Inteligent Security Operations Centre (iSOC), que engloba la orquestación de personas, datos y tecnologías de manera inteligente, estratégica y prospectiva.

En el modelo de seguridad híbrida, las soluciones se gestan en el SOC mediante estrategias operativas sofisticadas basadas en el funcionamiento del cerebro humano. Por lo tanto, la evolución debe ser revolucionaria y transformadora, ya que en él reside la capacidad para cambiar cada elemento del modelo de seguridad híbrida. Esto supone la transformación del cerebro, pasando de ser un centro de gestión de respuestas a un iSOC, que trabaje con inteligencia contextual mediante un enfoque adaptable, evolutivo y dinámico.

Claramente, actuar en entornos disruptivos requiere ejercer un liderazgo creativo, valiente y sereno, basado en la experiencia en seguridad, la convergencia de las tecnologías y el talento de las personas. Además, es necesario rodearse de socios estratégicos, hacer una apuesta decidida por el cambio, poner en valor el factor humano y cultivar el cambio constante con el fin de mejorar.

Noticia actualizada: 16-06-2022 11:42

Artículos relacionados

Ciberseguridad, tendencia y oportunidad de inversión
Las empresas se enfrentan a un momento crucial ante la imparable adopción del 5G
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"