martes, 23 julio 2019
ZONA PREMIUM
Economía

Las constructoras españolas brillan con luz propia en el exterior

La cartera de pedidos de las principales compañías de construcción en España concentra el grueso de su actividad en el exterior, con una fuerte presencia en América Latina

12 de julio de 2019. 15:50h Carmen Muñoz
  • Las constructoras españolas brillan con luz propia en el exterior

Muy internacionalizadas y con gran protagonismo en algunos de los proyectos más importantes del mundo. Estas son solo dos de las características que definen a las firmas de construcción españolas. Un liderazgo mundial que vino de la mano de la crisis económica y que se ha visto reforzado a lo largo de la última década impulsado, precisamente, por la caída de la demanda a nivel nacional.

A tenor de los últimos datos recabados por el Observatorio Sectorial DBK, la facturación de las compañías españolas de construcción en el exterior alcanzó los 40.300 millones de euros durante 2018. Se trata de una cifra récord que refleja las buenas perspectivas que encara este sector a pesar de los síntomas de moderación registrados. Si en 2017 el crecimiento fue del 12,1%, el año pasado esta cifra experimentó un avance del 5,1%.

Este incremento de la actividad ha favorecido la presencia de las firmas españolas de este sector en los rankings a nivel mundial. La edición de 2018 de la publicación especializada 'Engineering News-Record (ENR)' incluyó un total de once compañías nacionales entre las 250 constructoras e ingenierías del mundo que mayor volumen de negocio internacional obtuvieron en el ejercicio anterior (2017). El canal de Panamá, el AVE Medina-La Meca, tres líneas del metro de Riad o la Terminal 2 del Aeropuerto de Heathrow, inaugurada en 2014, son algunos de los proyectos más destacados en los que han participado.

Ese último es un aspecto en el que destaca Ferrovial. A cierre del primer trimestre de 2019, la cartera de construcción de la cotizada era de 11.299 millones de euros de los que el 89% se registraba en el exterior. A esta cifra hay que añadir otros 900 millones de euros procedentes de proyectos de sus filiales Webber y Budimex, señalan desde el grupo encabezado por Rafael del Pino.

En esta línea, Sacyr se erige también como uno de los grupos de construcción que más internacionalizada tienen su actividad. El 72% se localiza fuera de España, principalmente, entre Europa y América Latina. Por divisiones, este porcentaje se llega a incrementar hasta el 88% en Ingeniería e Infraestructuras y un 82% en Concesiones. De hecho, esta línea de negocio es una de las que más quiere potenciar la firma presidida por Manuel Manrique.

A Sacyr le sigue ACS. Para ENR es la constructora más internacional del mundo, ya que contaba con una cartera de 75.400 millones de euros a cierre del trimestre (+13,1%). Se ubican principalmente en América del Norte con un peso estimado del 45%, mientras que el de España no llega al 20% del total.

Esta tendencia es muy similar a la seguida por OHL. En conjunto, su negocio constructor cerró el primer trimestre del año con un importe de 4.715,1 millones de euros tras contratar proyectos por un valor superior a los 530 millones de euros con el continente americano como principal baluarte, mientras que su peso en Europa llega al 30%.

A 31 de marzo de 2019, el volumen acumulado en Infraestructuras de Acciona era de 11.109 millones de euros. De esta cantidad, solamente 3.648 millones se contabilizaron en España, mientras que el resto proceden de los diferentes frentes abiertos a lo ancho del mundo.

El último de los seis bastiones de la construcción española, FCC, destaca como excepción que confirma la regla. En este caso, el grueso del negocio que incluye las divisiones de agua, medio ambiente, cemento, servicio corporativo o construcción se ubica en España con el 55,8% mientras que el porcentaje restante se encuentra repartido por el resto del mundo. Así, cabe destacar la remodelación de Plaza de España en Madrid y del estadio de fútbol Santiago Bernabéu. En este último caso, se estima que las obras tendrán un coste cercano a los 470 millones de euros que si bien no aparecen reflejadas en las cuentas del primer trimestre del año, se trata del mayor contrato de construcción que ha tenido lugar en España en los últimos años.