economia

Las energéticas se transforman “a paso lento”

Un estudio señala que las compañías energéticas no están implementando los cambios de la digitalización con la suficiente rapidez

17 DE enero DE 2019. 13:28H María Pérez

energeticas_41-118027_20190117132856.jpg

El consumidor requiere servicios distintos ahora en comparación con lo que demandaba hace diez años. La digitalización hace que las gestiones sean más fáciles y rápidas, de modo que las empresas traten de proporcionar sus productos y servicios de una forma más ágil. Es una idea que sectores como la banca han entendido a la perfección, algo que no ocurre tanto con las empresas energéticas.

En el caso de la banca, prácticamente todas las gestiones pueden hacerse desde el móvil. Una gran variedad de productos no financieros pueden contratarse a través de medios digitales. Si atendemos a las energéticas, un estudio de everis, llamado “Tendencias clave del consumidor energético 2019”, se observa que la transformación no está siendo “lo suficientemente rápida”.

Carmen Velasco, una de las responsables del informe, afirma que “el nuevo perfil del consumidor energético requiere que las compañías sean capaces de adaptarse a este nuevo escenario”. Así, la receta pasa por favorecer “la innovación, agilidad y la flexibilidad”.

Por otra parte, estas herramientas sirven para optimizar los servicios que aportan las empresas. El coste de realizar una gestión por canales digitales es menor, por eso en el informe se menciona que la transformación se está realizando “a paso lento”, porque el potencial de la tecnología se incorpora poco a poco.

En particular, uno de los aspectos en los que más avanzan las energéticas es en el de los asistentes virtuales. Estos desarrollos tecnológicos sirven para “ayudar al usuario a ser más eficiente”. De hecho esa es una de las principales cuestiones que preocupan a los usuarios, según el informe de everis.

Junto a eso, el usuario busca tres elementos: que la contratación online sea sencilla, que haya una atención personalizada, y que las tarifas sean más simples y diferenciales. En ese aspecto se abre una oportunidad para las energéticas, ya que pueden “convertirse en proveedores integrales”, de manera que sus ingresos por cliente ascenderían.

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"