economia

Las oficinas se convierten en el activo favorito de los inversores este verano

En el acumulado del año ha conseguido movilizar casi 1.500 millones, un 45% menos con respecto a la cuantía contabilizada en el mismo periodo del año anterior. Entre julio y septiembre casi han triplicado la cantidad captada durante el segundo trimestre

13 DE octubre DE 2020. 08:38H Carmen Muñoz

53a666addac6d077fe5cd6a02d83d147.jpg

El teletrabajo se ha convertido en una de las palabras por excelencia este 2020. Aunque no cabe duda de que el porcentaje de personas que trabajarán en remoto cuando acabe la pandemia será superior a los niveles precovid-19, en todo caso, no alcanzarán los índices actuales. Precisamente, esto es lo que ha motivado a los inversores inmobiliarios a poner el ojo en el mercado de oficinas durante el periodo estival. Según datos de la consultora CBRE, entre julio y septiembre, este segmento ha captado 484 millones de euros, tres veces más en comparación con el segundo trimestre del año, que coincide con la paralización de la actividad. Esto le convierte en el activo por excelencia en la nueva normalidad. 

En el acumulado del año han captado 1.482 millones de euros menos que, si bien representa una caída del 45%, en un ejercicio marcado por la llegada del SARS-CoV-2. De cara a finales del año, se estima que podría llegar a superar los 2.000 millones de euros. “Echando un vistazo a los últimos seis años, se observa cómo nos encontrábamos en un ciclo alcista. De hecho, 2018 y 2019 fueron años excepcionalmente buenos que marcaron récords en el sector de la inversión de activos de oficinas", señala el consejero director Capital Markets CBRE España, Mikel Marco Gardoqui, quien también destaca que la crisis sanitaria no produjo un parón total, ya que arrastraban “inercias del primer trimestre que la COVID-19 no detuvo”. 

Así, entre enero y septiembre se han ejecutado un total de 42 operaciones en el área de las oficinas. De ellas, 23 se han cerrado en el último medio año. A este respecto, la directora del área de Investigación de CBRE España, Lola Martínez Brioso, asegura que los “bajísimos tipos de interés” han impulsado la búsqueda de oportunidades de inversión, motivo por el que “el apetito de los inversores por el mercado de oficinas sigue vivo”. 

Por áreas geográficas, Madrid copa el grueso de la inversión con 950 millones sobre la cantidad total citada anteriormente. En ello ha influido la circunstancia “poco habitual” de que cinco de las operaciones que superan los 100 millones acumulan el 58% de lo invertido este año en la capital. Por su parte, en Barcelona se han cerrado 17 operaciones con un importe medio de 21 millones de euros. Desde CBRE destacan la operación de compra llave en mano por parte de DWS en el distrito 22@. 

“Tanto en Madrid como en Barcelona hay pocos procesos de venta oficialmente en el mercado, pero son suficientes para constatar que el alto interés que existe en inmuebles bien ubicados sigue intacto, con niveles de precios que no están sufriendo correcciones con respecto al periodo pre-COVID”, agrega Martínez Brioso. La experta asegura que las rentabilidades prime se mantienen “estables”, en alrededor del 3,25%. Asimismo, también se mantiene el interés inversor por las ubicaciones secundarias, “siempre que el edificio se encuentre en un área consolidada, sea de alta calidad o reciente construcción y, ofrezca seguridad en los ingresos a largo plazo”.  

En el informe también destacan la reactivación de la demanda de espacios flexibles una vez acabado el confinamiento, impulsados por la tendencia de algunas corporaciones de buscar alternativas a la sede y que se encuentren cerca de la residencia del empleado, con soluciones de pago por uso.


Retail capta más que en 2019

Pese al dinamismo de las oficinas, es el retail el sector que más dinero ha conseguido movilizar en lo que va de año, incluso, más que todo el ejercicio anterior. Hasta septiembre ha canalizado 1.975 millones frente a los 1.556 millones de todo 2019. En el tercer trimestre la cifra ha sido de 460 millones, que se suman a los 488 millones de los tres meses anteriores. En este caso, desde CBRE distinguen entre High Street, que se ha visto especialmente afectado, frente a los centros comerciales. 

En esta línea, le sigue la inversión en residencial en España, con un volumen de 1.800 millones, “una muy buena cifra” si se tiene en cuenta que cerró el año pasado en los 2.100 millones. Entre los motivos que lo explican, Martínez Brioso cita el repunte del multifamily y built to rent, “que han centrado el interés inversor en lugar de los más tradicionales modelos de inversión en activos para venta residencial”. 

No ha ocurrido así en el ámbito industrial y logístico, que si bien despiertan interés entre los inversores a causa de las necesidades derivadas de la COVID-19, el monto destinado a este ha experimentado una reducción del 50%, hasta los 620 millones y se sitúa en niveles de 2016. “Sí tenemos presión inversora, pero nos falta producto. Los propietarios de este tipo de activos suelen ser empresas que no quieren desprenderse de ellos porque son conscientes de las buenas rentabilidades que les están generando en estos momentos”, comenta el director nacional de Industrial y Logística de CBRE España, Alberto Larrazábal. 

En cualquier caso, desde la consultora se muestran optimistas y consideran que este verano los inversores han pasado del ‘esperar y ver’ en el que se habían instalado en los últimos meses para actuar. En conjunto, la cantidad total destinada al inmobiliario español ha sido de 6.840 millones. “Estas cifras, junto con el aumento de interés por parte de potenciales inversores y la reactivación de transacciones y operaciones, nos hacen prever que la ligera recuperación continuará en el cuarto trimestre de este ejercicio”, subraya Martínez Brioso. La previsión es cerrar 2020 en alrededor de los 8.000 millones, con una reducción interanual del 30% y por debajo de los niveles obtenidos en los últimos seis años. 

Cuatroochenta: "BME Growth será una vía más de financiación para la compañía"