economia

"Las pymes están en modo supervivencia"

Entrevista al CEO de Wolters Kluwer Tax & Accounting España, Josep Aragonés

07 DE octubre DE 2020. 08:34H Alexandra Gheorghiu

72947bece1294350dee2d4dd527b7097.jpg

Al iniciar el viaje hacia la transformación digital, las empresas deben saber que tienen que incluir varios elementos dentro de su 'mochila'. La tecnología es el habilitador en este camino, pero son las personas y la cultura empresarial las que impulsarán este cambio. Así lo refleja el CEO de Wolters Kluwer Tax & Accounting España, Josep Aragonés. en base a la experiencia que han acumulado en esta compañía de soluciones de software apoyando a pequeñas y medianas empresas y despachos profesionales. 

La pandemia ha acelerado este proceso de digitalización que ya se venía dando. En este sentido, Aragonés señala que la receta para que las pymes puedan afrontar esta situación de crisis y continuar con este cambio en sus organizaciones comienza por las personas, apoyándose en el talento y también utilizando la tecnología adecuada, fijándose en la experiencia de otras empresas de su mismo segmento y apelando a la experiencia de otros profesionales que les ayuden en su trasformación. En cualquier caso, lo que no recomiendan es la inactividad y la espera, cuenta Aragonés en esta entrevista.


"En los dos o tres próximos trimestres es probable que el tsunami regulatorio continúe y lo importante es que siga pensando en la empresa"

¿Cómo se están adaptando las pymes a la digitalización en este contexto de crisis? ¿Han podido permitirse acometer este cambio o lo mantienen en pausa?

Lo que preocupa más a las pymes ahora es el corto plazo (tesorería, cuenta de resultados, garantizar el empleo de su equipo y mantener sus clientes y actividad). Las pymes están en modo supervivencia. Intentan sobrellevar este tsunami de la mejor manera posible y mirando mucho la tesorería. 

En algunos sectores en los que no ha repercutido tanto la pandemia han empezado a pensar no solo en cómo saldrán de esto, sino cómo podrán prepararse para futuras situaciones similares. Se dan cuenta de que, a lo mejor, tenían que haber diversificado más, abrir nuevos mercados, exportar o definir nuevos modelos. 

Desde el punto de vista de transformación digital, se ha dicho que se acelerará, pero las empresas son muy cautas a la hora de invertir porque se requiere hacer proyectos de transformación y precisa cierta inversión. Hasta los dos o tres próximos trimestres se lo pensarán mucho a la hora de invertir y dónde hacerlo, pero después la expectativa que tenemos es que se aclarará bastante el panorama. La cautela, la prudencia y el enfoque financiero están ahí, pero el foco en la transformación digital está presente.

Wolters Kluwer y Cepyme consideran que la digitalización es la herramienta clave para las pequeñas y medianas empresas en la era pos-COVID-19. ¿Por qué? ¿Las pymes dan prioridad a este proceso ahora?

La transformación empresarial que estábamos viviendo basada en cuatro pilares -tecnología, regulación, mercados y personas- ya estaba presente. Esta pandemia ha hecho ver que aquellas empresas que no le habían prestado mucha atención a esto han tenido que hacer un cambio drástico. Por contra, aquellas que vieron que la tecnología sería un driver, no el fin último y que ayuda a que una empresa sea mejor, han afrontado mejor esta coyuntura.

Es cierto que aquellas empresas que han tenido un despacho profesional para asesorarlas también les ha ido mejor. Partiendo de las personas y con la tecnología adecuada, las pymes serán capaces de salir adelante. 

¿Qué errores han cometido las pymes en el proceso de digitalización?

Todos cometemos errores, muchas cosas que hacemos se basan en prueba y error. Decimos muchas veces "equivócate rápido y pon en marcha cambios y transformaciones". Los errores en general son positivos, si los detectas y resuelves pronto. 

Desde el punto de vista de la expectativa, sería bueno que el tejido empresarial cambiase un poco, que las pymes tuvieran los cuatro pilares que he comentado en su mentalidad. Manteniendo un liderazgo y cultura abierta, teniendo el mejor talento posible, empoderando a la gente para que tome decisiones, un modelo de comunicación abierto, creando entornos de confianza VS. control. 

Comenzando por las personas y utilizando la tecnología adecuada, las pymes tienen que visionar cómo salir de esta situación en el futuro. Ver cómo hacerlo en el corto plazo y después en el medio. En el medio es centrándose en cómo invertir en I+D, en qué tecnología destinar esos recursos y qué es lo prioritario. 

El consejo es: apoyarse en gente que sepa, en tecnología, en empresas que tengan experiencia en su segmento, en profesionales que les ayuden a transformar, tener una buena base fundamentada en el talento, ya que las personas son lo primero. Si las pymes mantienen estos parámetros tienen todas las papeletas para que todo les salga bien. Lo que no es aconsejable es no hacer nada, esperar que las subvenciones arreglen su negocio o que cambie la regulación en su sector. 

Hay que recordar que tendríamos que tener un tejido empresarial más industrial y tecnológico. En España hay mucha empresa de servicio, sin embargo, hay mucho foco para desarrollar industria altamente competitiva. Lo que hace falta es que institucionalmente se le dé un empujón a esto, potenciando el emprendimiento, el I+D y haciendo que España sea un país más business friendly

¿Qué medidas sería conveniente adoptar en el caso de las empresas más perjudicadas por la pandemia?

La situación es canalizar al máximo posible los fondos europeos y que las pymes que los necesiten puedan acceder a ellos. 

Además de las iniciativas (créditos ICO, subvenciones, etc) para el corto plazo, de cara al futuro el foco debería estar en la i+d, en la innovación y que haya realmente apoyo institucional o administrativo o regulación más flexible y menos encorsetada para que las empresas puedan seguir innovando y si se equivocan, no penalizarlas. 

¿Ha cambiado la "foto" de las empresas en el antes y después de la pandemia?

Acabamos de ver la fusión de Bankia y Caixabank que va a suponer un cambio drástico en el mundo de la banca. Seguramente, para garantizar supervivencia y evolución, muchas empresas buscarán fusiones, acuerdos o partnerships con empresas paralelas que las puedan complementar para salir reforzadas. Podría haber una tendencia en determinados sectores a fusiones y adquisiciones o sinergias para ganar músculo y competitividad. También vemos que hay mucho foco en la mejora de procesos para dejar de picar y asesorar más. 

¿Ayudas para todas las empresas?

Es complicado porque nunca se sabe cuándo una empresa es zombi de verdad o está pasando un mal momento. Deberíamos poner los esfuerzos en aquello que tenga futuro. Seguir poniendo dinero e inversión en una empresa que no tiene una base sana de clientes o de productos es tirar el dinero. Antes de desarrollar planes de ayuda, las empresas deberían presentar planes de viabilidad. ¿Qué voy a hacer con ese dinero? 

Frente a estas iniciativas, las empresas deberían presentar planes creíbles. Pero es difícil porque el PowerPoint lo aguanta todo y hay muchas empresas que pintan grandes planes que luego no se materializan. Lo fundamental no es esperar que las subvenciones y las ayudas le saquen de una situación concreta y que la empresa, desde su propio liderazgo y cultura, considere qué es lo que tiene que hacer para generar valor y salir de una situación concreta. Si en paralelo puede recibir ayudas para proyectos concretos será fantástico, pero es necesario poner los fondos que hay en la dirección que toca y en los segmentos de mercado que deberían crecer. 

¿Qué nuevos cambios nos deparan los próximos meses en materia legal, laboral o fiscal?

Esperamos cambios en regulación. Acabamos de verlo con la ley de teletrabajo. En el ámbito laboral, RRHH, conciliación y en todo lo que gira en torno a esto habrá bastantes cambios, así como en materia fiscal. En los dos o tres próximos trimestres es probable que el tsunami regulatorio continúe y lo importante es que siga pensando en la empresa. Que la regulación no sea vista como un corsé y lo ideal sería que vaya en línea con lo que las empresas esperan. 

Cuatroochenta: "BME Growth será una vía más de financiación para la compañía"