economia

Las renovables señalan a la movilidad y al uso térmico como próximos retos

Esperan que el precio para el consumidor final acabe reduciéndose conforme se consiga una mayor eficiencia en el mix de producción

04 DE junio DE 2021. 08:43H Mario Talavera

7ef7b8feacb4afd461728595a0d8f6f3.jpg

El sector energético está llamado a protagonizar la recuperación económica europea y española. Desde las administraciones se ha puesto el foco en este sector que, además, significaría mejorar la producción potencial de la economía así como la eficiencia del consumo.

El obstáculo al que se ha enfrentado desde hace años la generación eléctrica y, sobre todo, la renovable, es que se necesita una gran inversión y los beneficios tardan mucho tiempo en verse. Santiago Gómez Ramos, presidente de APPA Renovables, la Asociación de Empresas de Energías Renovables, cree que "tendremos precios más bajos a largo plazo".

Desde su punto de vista, los esfuerzos que se están haciendo por las energías renovables "se verán reflejados en la tarifa final". No obstante, avisa de que "tenemos que recorrer ese camino y no podemos mirar mes a mes". En un encuentro digital, Gómez Ramos invitó al regulador a atender a componentes estructurales y que no se mueva "por situaciones coyunturales".

En ese sentido, reconoce que "el sistema español tiene excesivos cargos a la generación eléctrica", si bien cree que "caminamos a un esquema en que la energía será más barata para el cliente final". Pero para ello, se necesita que en los momentos previos se trate de compensar de alguna forma esa apuesta.

"Se pone un impuesto a las renovables para financiarlas", declara el portavoz de las renovables, por lo que "se hincha el precio de una forma artificial". Desde su punto de vista, "sería fácil reducir cargas y costes para que los precios sean más bajos", pero no niega que en un primer momento "se necesitó un apoyo a estas tecnologías".

Con respecto a la reciente reforma del Gobierno para regular los precios con respecto a los diferentes horarios, el presidente de APPA Renovables considera que es una herramienta más para consumir de una forma más eficiente. Con todo, tiene la dificultad de que "los consumidores tienen que entenderlo y adaptar sus consumos a estas nuevas potencias".

Así, observa que "la tarifa podrá moverse en el corto-medio plazo", ya que si el consumidor optimiza su gasto "va a conseguir una mejor tarifa". En último término, esta reforma pretende que se consiga un consumo más eficiente para el sistema y más económico para el consumidor.

Gómez Ramos también se refirió al objetivo de alcanzar un 74% de generación eléctrica renovable en 2030. En primer lugar, cree que para eso se necesita mantener un nivel de instalaciones considerable durante los próximos años, de modo que "no va a ser fácil mantener ese ritmo inversor". En cualquier caso, pone el foco en la calidad y no en la cantidad de instalaciones que deben hacerse.

Además, señala el reto de contar con un mix de capacidad adecuado que permita utilizar las fuentes renovables y las no renovables para proporcionar un servicio adecuado. "El reto es ambicioso pero sobre todo es ambicioso que sea equilibrado", resume

Incluso aunque se consiga ese objetivo, existen dificultades añadidas. El consumo de electricidad tan solo supone el 25% del consumo de energía. En ese sentido, hay que tener en cuenta que los productos petrolíferos, el gas natural y el carbón representan prácticamente el 70% del consumo de energía final: "Tenemos que avanzar por ahí", indica.

Para ello, el conjunto del sector se ha puesto como propósito transformar el transporte y también los usos térmicos. De hecho, Gómez Ramos asegura que "si no hay ese cambio será imposible". Por eso, es imrpescindible que se electrifique todo lo que se pueda.

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"