martes, 15 octubre 2019
ZONA PREMIUM
Economía

Los chinos tiran del consumo de bienes de lujo

Durante 2018 realizaron el 33% del gasto total realizado en 2018

19 de noviembre de 2018. 11:43h Carmen Muñoz
  • Shutterstock

El mercado de bienes de lujo continúa brillando. Tras retomar su senda alcista el pasado año, este 2018 se espera un crecimiento del 5%, hasta los 1,2 billones de euros a nivel mundial. Una tendencia donde el mercado chino emerge con fuerza. Según la 17º edición del estudio anual de lujo, elaborado por Bain & Company, entre 2015 y 2018 las compras en China continental de productos de alta gama aportaron el doble de crecimiento que las efectuadas en el extranjero. Y la previsión es que cierren 2018 con una participación en el mercado global del 33%.

En concreto, en dicha zona las ventas de lujo han contabilizado un crecimiento del 18%, hasta los 32.000 millones de euros (+20% a tipo constante), impulsado por la "progresiva demanda en lugar por el aumento de precio", precisan en el estudio. Una propensión de la que se han beneficiado Hong Kong y Macao.

Siguiendo esta línea, en el resto de Asia las ventas minoristas registraron 39.000 millones de euros, un 7% más gracias al dinamismo de Corea del Sur, repunte al que ha contribuido el fuerte consumo local. Destacan también el enérgico crecimiento en otros países de la región como Singapur, Tailandia y Taiwán. En cambio, en Japón las ventas se han suavizado hasta los 22.000 millones de euros (+3%), lo que está obligando a las marcas a replantear sus modelos de distribución.

Por su parte, en el continente americano, esta industria ha alcanzado los 80.000 millones de euros favorecido por el aumento de la renta disponible en EE.UU. y, por ende, de un aumento del gasto de lujo local en general, "incluso cuando las marcas seguían desconfiando de la mejora económica". No ocurrió así con el gasto realizado por parte de los turistas asiáticos y latinoamericanos, que se vieron afectados por la fortaleza del dólar. Con todo ello, Canadá y México jugaron un papel clave dentro de la región, al tiempo que las incertidumbres políticas han propiciado una caída del rendimiento en Brasil.

No ha ocurrido así en Oriente Medio -donde la restricción del gasto gubernamental ha estancado el mercado- y en Europa, afectada por la fortaleza del euro que impactó sobre el poder adquisitivo de los turistas. Por su parte, el consumo local se comportó de manera positiva, a pesar del comportamiento dispar de la zona, con un ligero aumento de las ventas minoristas del 1%, que se traducen en 84.000 millones de euros.

En conjunto, esta industria -que incluye tanto bienes como experiencias de lujo- ha aumentado un 5% este año y suma una facturación de 1,2 billones de euros en todos los segmentos. "El año pasado vimos como el mercado global de lujo recuperaba un crecimiento saludable, aunque a un ritmo más moderado que en el pasado", comenta la socia de Bain y coautora del estudio, Claudia D'Arpizio.

Al analizar por segmentos, la demanda de bienes personales se anotó un avance del 6%, según el estudio. (a tipo de cambio constante) y alcanza los 260.000 millones de euros. A cierre de 2017 esta cifra se situó en los 262.000 millones de euros.

Una "nueva normalidad" que D´Arpizio atribuye, además de la citada floreciente demanda de lujo de los consumidores chinos, también al pujante aumento de los canales online, así como a la influencia de las generaciones de consumidores más jóvenes.

En este sentido, el informe destaca la influencia que ejercen dentro de esta industria las generaciones Y y Z que han sido las responsables del 100% del incremento total del mercado del lujo, en comparación con el 85% del año anterior.

Las compras de lujo online continúan acelerándose un 22% este 2018 en comparación con los canales físicos. De los 27.000 millones de euros que movilizaron, el mercado estadounidense representó casi la mitad de las ventas (44%) llevadas a cabo a través de este canal, mientras que Asia se está convirtiendo en el nuevo motor de crecimiento del lujo vía Internet.

"El ritmo de apertura de tiendas de lujo se está desacelerando, lo que supondría una consolidación de los canales de venta en el futuro", añade la socia de Bain y coautora del estudio, Federica Levato, quien también ha alertado de que las enseñas deberían replantearse la situación y convertirse en un punto de encuentro con el cliente con el objetivo de mejorar la experiencia en tiendas. Hasta la fecha, las marcas han conseguido captar nuevos compradores por Internet y ya representan el 31% de las ventas, en comparación con los e-tailers (39%) y los minoristas (3%), siendo los accesorios la categoría más reclamada.