economia

Los empresarios revelan su "miedo" a subidas de impuestos

El presidente de CEIM, Miguel Garrido, considera un "drama absoluto" que continúe habiendo restricciones en el ocio nocturno

13 DE septiembre DE 2021. 11:58H Mario Talavera

9a948f8c05633cf1fe801a9c5d92f22a.jpg

Con diversos frentes que oponer, las empresas fijan sus posiciones con respecto a temas tan diferentes como la reforma laboral, el SMI o la gestión de los fondos europeos. Por lo pronto, sus dirigentes ponen el valor el papel de las empresas durante el año y medio que dura la pandemia, a la vez que reclaman medidas para sostenerlas y fortalecer la recuperación de la economía.

Miguel Garrido, presidente de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), apunta en numerosas direcciones para señalar los aciertos y errores que el poder político ha tenido al gestionar la pandemia y que han afectado a los negocios. En un evento digital, Garrido lamentó que no se han dado explicaciones coherentes ante determinados sucesos que han ido ocurriendo. "En el mundo de la empresa habrían tenido consecuencias", indica Garrido.

En otro orden de cosas, alaba la actuación "con eficacia y diligencia" al poner en marcha los créditos avalados por el ICO, imprescindibles para mantener la liquidez de las empresas, en los que se contó con un comportamiento "admirable" del sector financiero. Sin embargo, esas medidas contrastaron con las moratorias en el ámbito fiscal, que Garrido califica como "absolutamente insuficientes".

Echa en falta una "política fiscal incentivadora" y una bajada de impuestos como la que plantea Mario Draghi en Italia. El presidente de CEIM dirige una de sus mayores críticas en este sentido: "Me dan mucho miedo las posibles intenciones de incrementar impuestos en los próximos meses, haría un daño tremendo", advierte Garrido.

El cuidado en ese aspecto debe ser máximo, ya que, según Garrido, "la fiscalidad es de lo que más afecta a la actividad". Por un lado, los inversores muestran sensibilidad a este aspecto, pero también los ciudadanos a la hora de consumir. Asimismo, el presidente de CEIM rechaza que Madrid sea un paraíso fiscal. "¿Cómo va a ser un paraíso fiscal la región donde más impuestos se recaudan?", se pregunta Garrido con sorna.

También carga contra la condicionalidad de los ERTE, sobre todo a la prohibición de despedir. "Es una cláusula que no tiene sentido", censura Garrido: "Las empresas tienen que tener el número de trabajadores necesarios para dar su servicio, lo demás es mantener el empleo de forma artificial", detalla.

En cambio, cree que "ha habido una gestión enormemente acertada cuando se devolvió la gestión a las Comunidades Autónomas". Para Garrido, conciliar medidas sanitarias y económicas ha ayudado a que muchas empresas hayan sobrevivido: "Se ha hecho de una manera enormemente sensata".

El representante de los empresarios madrileños aprovechó también para recalcar el compromiso de su colectivo con el diálogo social. En particular, afirma que CEOE no ha pedido que se suspendan las negociaciones. Al contrario, Garrido insiste en que los empresarios defienden lo que creen que es mejor. "Los empresarios aspiramos a que se eleve la remuneración media de los españoles", pero "cualquier subida de los salarios debe ir acompañada de una subida de la productividad", matiza. En ese sentido, señala que "cualquier subida de los costes tiene consecuencias", por eso aboga por retrasar una eventual subida del salario mínimo.

Con respecto al resto de negociaciones pendientes entre patronal, sindicatos y Gobierno, Garrido cree que "es importante acometer las reformas que necesita nuestra economía para ser competitiva". "La reforma laboral me preocupa mucho", apunta, dado que reconoce que "hay un problema en el marco laboral". Para resolverlo, reclama "altura de miras y originalidad para buscar soluciones".

El SMI y la luz ponen en riesgo la recuperación

La actividad hotelera da síntomas de recuperación ante un verano incierto

Monex Europe: "En Jackson Hole podremos ver las primeras pinceladas del tappering"