economia

Los inversores extranjeros se lanzan a la caza de oportunidades en España

La calidad de vida y la seguridad en torno a las inversiones son los principales reclamos de España, en un contexto marcado por la crisis sanitaria y económica derivadas de la pandemia, que han provocado movimientos de ficha prudentes

18 DE septiembre DE 2020. 08:30H Carmen Muñoz

9a1962f398c9d7911422be8a72ef8bc8.jpg

Las restricciones a la movilidad también han hecho mella en la búsqueda de oportunidades por parte de no europeos en España. Según los datos oficiales recopilados por Avalanding, compañía que asesora a inversores extranjeros en este país, el Gobierno otorgó 113 Golden Visa durante los cinco primeros meses del año.  

Esta herramienta fue creada en 2013 por el Ejecutivo de Mariano Rajoy con el objetivo de atraer capital foráneo a España. A lo largo de estos siete años, se han expedido casi 25.000 autorizaciones de residencia para inversión. De esta cantidad, 8.061 fueron expedidos en 2019, un 22,6% más con respecto al año anterior, según aseguró el Gobierno en una respuesta parlamentaria al diputado de EH Bildu, Jon Iñarritu, recogida por el diario El País. En este sentido, según Avalanding, España es uno de los países de la Unión Europea que más documentos de este tipo emite, con China a la cabeza, lo que le ha permitido captar una inversión de casi 1.000 millones de euros anuales.

La incertidumbre tanto sanitaria como económica ha roto con las estimaciones previstas para este año. Sin embargo, tras un periodo de mucha cautela, desde la citada firma aseguran que los inversores comienzan a ver la luz al final del túnel y han detectado un mayor interés entre los extranjeros no europeos por este país. La calidad de vida, la seguridad y las “amplías posibilidades para los emprendedores”, son los principales atractivos que encuentra este perfil para poner el ojo en España, especialmente, en vivienda. DIRIGENTES charla con una de las socias fundadoras de dicha compañía, Raisa Venermo, sobre el rumbo que tomará la inversión en los próximos meses, condicionada a la incertidumbre. 

De izquierda a derecha: Lourdes Santisteban y Raisa Venermo

¿Cuál es la situación de la inversión extranjera en España en el momento actual?

El principal problema radica en que no pueden visitar España. Si hablamos de particulares o pequeños fondos, estos no suelen comprar nada sin verlo antes. Por su parte, los grandes inversores funcionan de otra manera. Estos no buscan una segunda residencia, sino rentabilidad. Este perfil se fija en la situación económica y ya tienen contactos establecidos aquí. Ahora mismo ven que es una buena oportunidad y ya se están moviendo.  

¿Se observan bajadas en el precio de determinados activos?

Por un lado, tenemos que separar los denominados inversores sectoriales, que pueden ser empresas, y buscan proyectos o start-ups. Son una categoría muy variada y no siguen siempre la misma lógica ni los mismos tiempos. Por otro, hay que distinguir según el tamaño del inversor. Por ejemplo, los pequeños suelen ser personas que han vivido el confinamiento en un pequeño apartamento en París o Londres con 18,5 metros cuadrados para cada miembro de la familia, estos tienen mucho interés por una residencia. Soy finlandesa de origen y me consta que muchos de mis compatriotas quieren teletrabajar desde España tan pronto como puedan. Lo que ocurre es que existe un problema práctico y es que ahora mismo no pueden llevar a cabo esta compra. 

La industria turística es una de las más afectadas por la situación actual. ¿El interés del inversor extranjero podría proporcionar un balón de oxígeno en los meses venideros?  

Hay que tener en cuenta que la pandemia va a durar un tiempo. En caso de no conseguir sacar adelante una vacuna próximamente, seguiremos con el lastre. No obstante, esto algún día se recuperará y España será uno de los países que saldrá ganando por la seguridad que ofrece y las oportunidades que presenta. Además de ello, el punto de partida hay que situarlo en que este país es uno de los destinos turísticos más importantes del mundo desde 1960. Nadie va a invertir, montar un negocio o irse a vivir en un sitio que nunca ha visitado. 

En el momento actual, ¿qué sectores presentan mayor tirón?

La hostelería y los hoteles presentan grandes oportunidades que están aprovechando las cadenas internacionales. Sin embargo, también hay segmentos estratégicos como son las nuevas tecnologías, la economía circular o las energías renovables. La ciudad de Barcelona ha hecho un buen trabajo para perfilarse como un hub de talento tecnológico. Antes el talento tenía que ir donde estaban las compañías, pero ahora, las nuevas generaciones aprecian más la calidad de vida. 

¿Cuáles son las principales trabas que se encuentran cuando llegan?

La España que me encontré cuando llegué hace dos décadas no tiene nada que ver con la de hoy, pero para bien. Se ha mejorado mucho en aspectos como la administración pública o el sector bancario. El confinamiento ha obligado a llevar a cabo un tremendo y drástico avance en cuanto a digitalización. Debo reconocer que muchos de nuestros clientes vienen de países mucho más avanzados en este aspecto y la administración no está tan segmentada. Todavía hay grandes retos para que las operaciones se puedan hacer de manera rápida y eficiente. El problema de los tiempos es que los clientes tienen que prepararse con bastante antelación para no tener que hacer malabarismos a la hora de organizar los asuntos administrativos y legales sin causarles un dolor de cabeza excesivo. 

¿Qué factores debe tener en cuenta un extranjero que quiera invertir en España?

La mayor parte de las operaciones que fracasan no se producen por motivos económicos o legales, sino por temas culturales. Además de tener expectativas realistas, hay que conocer el sitio en el que se invierte, contar con buenos socios locales y conocer las trabas que puedan existir. En el caso de España, la comunicación continúa siendo diferente. Hay que entender los impuestos y la Seguridad Social. Ya sea para vivir o para emprender, la planificación fiscal es importante.

Mucha gente sigue pensando que España es un país de fiesta. Nuestra obligación es hacerles entender que también es un país de oportunidades que se puede tomar enserio desde el punto de vista de la inversión y el emprendimiento. 

Cuatroochenta: "BME Growth será una vía más de financiación para la compañía"