lunes, 15 julio 2019
ZONA PREMIUM
Economía

Los supermercados regionales se mantienen en pie

La clave está en la buena imagen de los productos frescos y el posicionamiento como el punto intermedio entre los mercados tradicionales y la distribución moderna

13 de febrero de 2019. 10:03h Manuel Gutiérrez
  • Image

Puede que en algún momento se haya sentido abrumado a la hora de elegir dónde comprar. La oferta de puntos de venta es cada vez mayor, con una gran variedad de supermercados, comercios tradicionales y plataformas digitales. Pese a ello, los supermercados regionales han sido capaces de sobrevivir 'con dignidad'.

Podríamos pensar que los gigantes del retail, que colman más del 85% del mercado, iban a acabar con este tipo de establecimientos. Pero éstos todavía mantuvieron el 12% restante en 2018, según un estudio elaborado por la red de investigación Kantar Worldpanel.

Y, además, no solo se mantiene, sino que ha mantenido una tendencia creciente: a cierre del pasado diciembre, los supermercados regionales aumentaron su cuota de mercado en un 0,5% frente al año anterior. Esto ocurre a la vez que otros establecimientos, como Carrefour, Grupo Eroski, Grupo Auchan y Grupo Dia ven cómo desciende esta partida.

No obstante, estas cifras tienen una correlación directa con el número de compradores. Aquí es donde este tipo de establecimiento tienen más que celebrar. Y es que el porcentaje de hogares compradores creció en este periodo un 1,1%, sólo por detrás de Grupo Lidl (que subió un 2,5%).

La clave está en la buena imagen de los productos frescos y el posicionamiento como el punto intermedio entre los mercados tradicionales y la distribución moderna, según explican desde Kantar. Con ello, empresas de distribución regional como la gallega Gadisa, la canaria Dinosol y la asturiana Alimerka se muestran todavía como una alternativa sólida.

Este escenario, a su vez, muestra una cuestión estratégica en nuestro hábito de compra, tal y como describe Florencio García, Iberia Retail Sector Director en Kantar: "Los hogares españoles siguen pendientes del precio, pero están dispuestos a pagar más por aquellos productos que les proporcionen un valor diferencial".