economia

Luces y sombras del primer paquete de planes estratégicos de la PAC

La supervivencia, el relevo generacional y el cambio climático se erigen como los principales retos del sector agrícola

09 DE septiembre DE 2022. 06:15H Isabel Garrido

Luces y sombras de la PAC Dirigentes Digital

La semana pasada la Comisión Europea aprobó el primer paquete de planes estratégicos de la Política Agrícola Comunitaria (PAC) correspondiente a España y que estará vigente durante los próximos cinco años, desde el 1 de enero de 2023 hasta 2027. Junto a nuestro país, la iniciativa también atañe a Dinamarca, Finlandia, Francia, Irlanda, Polonia y Portugal, mientras que los restantes serán aprobados con la mayor brevedad posible, en función de las observaciones llevadas a cabo por la Institución.

Para su puesta en marcha, está previsto que la PAC reciba 270.000 millones de euros en concepto de financiación dirigida al periodo 2023-2027. Los siete planes aprobados hasta la fecha suponen un presupuesto de más de 120.000 millones de euros, de los que más de 34.000 millones están dedicados a objetivos medioambientales, climáticos y a regímenes ecológicos. Tal y como destacan desde el organismo comunitario, también se contempla el apoyo dirigido a facilitar que los profesionales del sector adopten nuevas innovaciones, tales como la agricultura de precisión o los métodos de producción agroecológicos.

Tomando este enfoque como punto de partida, el objetivo de la PAC es configurar la transición hacia un sector agrícola europeo que esté cimentado en los pilares de la sostenibilidad, la resiliencia y la modernidad con el fin de convertirse en la “piedra angular de la seguridad alimentaria y de las comunidades agrícolas de la Unión Europea”. En este sentido, la financiación se repartirá de forma más “equitativa” entre las pequeñas y medianas explotaciones familiares, así como entre los jóvenes agricultores, detallan desde la Comisión Europea. 

De hecho, en relación con el último conjunto poblacional mencionado, la iniciativa otorga especial importancia al relevo generacional por considerar que se trata de uno de los “principales retos a los que se enfrentará la agricultura europea en los próximos años”. Por ello, siguiendo con el desglose del presupuesto, el plan aprobado destinará 3.000 millones de euros a este colectivo. 

Un proyecto a medias

Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) celebran la aprobación del primer paquete de planes estratégicos, aunque resaltan que aún falta que se desarrolle normativamente, lo que dificulta la programación de las explotaciones. Según explica a DIRIGENTES Javier Alejandre, técnico de PAC de UPA, durante el mes de septiembre los agricultores y ganaderos planifican qué sembrar y cómo, pero sin tener clara la normativa del próximo periodo y, particularmente, de la próxima campaña, se genera un escenario incierto.

En línea con los principales retos a los que se enfrenta el sector, Alejandre recalca tres. El más inmediato es la “supervivencia” derivada de la “brutal” tensión existente en los mercados de los insumos. Esto provoca que las explotaciones agrícolas y ganaderas se encuentren en una situación “delicada” como consecuencia de la subida de los precios de los carburantes, los fertilizantes y los piensos, lo que ha incrementado los costes de producción. Así, este primer reto lo define como la adaptación a una nueva realidad en la que deben seguir teniendo un resultado positivo en su cuenta de explotación.

A medio plazo, señala el relevo generacional. “Tenemos una población productiva muy por encima de la media” y uno de los motivos es “la falta de rentabilidad”. Por ello, sostiene que “si queremos un modelo de agricultura familiar donde las pequeñas y medianas explotaciones sigan siendo el músculo del tejido productivo, hay que trabajar en pos de un relevo generacional más activo”. Si esto no se produce, estaremos abocados a un modelo “mucho más industrializado con pocas explotaciones de un grandísimo tamaño”.

En tercer lugar, también subraya la importancia del cambio climático. De hecho, a la hora de abordar este punto declara que no solamente hace referencia a la sequía y las olas de calor, sino que también hay que tener en cuenta las heladas tardías, las tormentas de granizo, las lluvias torrenciales, los desbordamientos de ríos y las inundaciones, entre otros sucesos. En su opinión, este verano se ha puesto de manifiesto, pero todavía se están tomando “pocas” medidas: “La agricultura es una actividad expuesta al cambio climático y es terriblemente vulnerable, particularmente en España”. 

Así las cosas, desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos comentan que, a pesar de que la aprobación de los planes estratégicos otorga “garantía”, “seguridad” y un “marco de apoyo para los próximos cinco años”, también es cierto que supone costes que no se encuentran reconocidos en esta programación, tal y como venía siendo tradicional. “La sensación que tenemos los agricultores y ganaderos es que con compensaciones similares vamos a tener que hacer frente a requisitos y compromisos sensiblemente superiores”, indica Alejandre.

Un ejemplo para entender esta nueva realidad es el cuaderno de campo digital. Según explica, en él los agricultores y ganaderos deberán dejar reflejadas todas las actuaciones que se realicen en sus explotaciones. Una nueva norma que, aunque “desde un punto de vista puede ayudar al control y a la gestión de las explotaciones”, también supone “una carga administrativa muy importante”.

La propuesta de reforma de la Política Agrícola Común fue presentada por la Comisión Europea (CE) en el año 2018 con el fin de introducir nuevas vías de trabajo que permitieran modernizar y simplificar la política agrícola de la Unión Europea (UE). Después de diferentes negociaciones entre el Parlamento Europeo, el Consejo de la UE y la CE, el acuerdo fue alcanzado y la nueva PAC quedó adoptada oficialmente el 2 de diciembre de 2021. A partir de aquí, los Estados miembros recibieron un mes de plazo, hasta el 1 de enero de 2022, para presentar sus respectivos planes estratégicos de la PAC y, tras recibir estos planes, la CE envió cartas de observaciones a todos los países antes del 25 de mayo de 2022.
 

Artículos relacionados

Antonio Garamendi tacha de “programación soviética” fijar precios en la cesta de la compra
El alza de los precios se impone como la principal preocupación de los españoles
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"