economia

Macron prepara a Francia para liderar la UE

De las 3.200 páginas del “Código del trabajo” a una economía 4.0 con menos Estado y más startups “Station F” solamente es el inicio de una revolución a la francesa.

24 DE octubre DE 2018. 10:26H Europa

shutterstock-641460358_85028_20181026091545.jpg

Todo está cambiando, ahora también en Francia. Emmanuel Macron no quiere que su país se hunda con los progresos tecnológicos que se están produciendo. Igual que Pedro Sánchez, que ha anunciado hace poco que quiere que su país sea “a start up nation”. Para conseguir esto, no solamente hay que encontrar inversores, sino que también hay que cambiar las reglas del juego. Por el momento hay protestas, como siempre, en Francia. Pero los economistas como Kenneth Rogoff de Harvard University creen que Macron sabe lo que hace. El joven presidente que viene del mundo financiero, y no de la escuela de élite ENA, sabe exactamente dónde le duele a la “grande nation”: el derecho laboral tan estricto, el “Código de trabajo” que alcanza ya las 3.200 páginas.

En los últimos diez años, mientras que Alemania ha ganado cada vez más en exportaciones, la deuda estatal ha bajado y la natalidad ha subido, Francia se ha dormido, en parte. Ahora es al revés. Mientras que Angela Merkel debate, intermedia y gestiona la crisis de refugiados, en Francia ha empezado ya una guerra que puede llevar el vecino galo a ser otra vez líder económico y político de la UE. “Station F” en París es el mejor ejemplo de la nueva era: es el campus startup más grande del mundo que compite con Silicon Valley. Como muchas cosas en Francia, es elitista. Esto no ha cambiado. Cualquiera no puede entrar aquí. Pero a diferencia de los “Grandes Écoles”, aquí no vale el apellido o el colegio al que has ido, sino tu Business Plan.

BAJAR IMPUESTOS Y ADELGAZAR AL ESTADO

Francia tiene otro as en la manga: a pesar de la enorme inmigración de Alemania, va a superar a los germánicos en población en pocas décadas. Los franceses siempre tenían ganas de tener hijos, por la flexibilidad en el trabajo y la variedad de subvenciones que hay para familias. Esto Macron no lo va a cambiar y se ha comprometido a luchar contra la pobreza infantil en su país. Las empresas extranjeras creen en esta política pragmática de Macron: SAP, Disney, Amazon y Google quieren invertir en una ampliación de su negocio en Francia, en más personal y en innovación.

Según la revista “Forbes”, Macron quiere que vuelven algunos de los 60.000 talentos de internet franceses que trabajan en Silicon Valley. Macron quiere que Apple & Co. apueste por Europa pagando impuestos, pero menos que otras empresas por su valor tecnológico: “Tiene que ser el mismo tipo en todos los países de la UE para que ningún miembro de la UE pueda operar como vía de escape para ellos”.

Con la creación de “Station F” por inversores del mundo IoT, Inversor y Big Data, Francia quiere conseguir que los cerebros se queden en casa y participen en uno de los 31 programas de aceleración de startups. Ante el espíritu nuevo en la política francesa, los viejos partidos como el PS tienen muchos problemas. Los socialistas, igual que en Alemania, están en una crisis histórica que en el caso de Francia podría llevarles a su disolución.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"