sábado, 18 mayo 2019
ZONA PREMIUM
Economía

Negocio nocturno: muchos retos a pesar del crecimiento

Salir por la noche en España está en auge más que nunca, pero el consumo sin control de alcohol y drogas daña la imagen de un sector potente

11 de marzo de 2019. 14:14h Stefanie Claudia Müller
  • Image

El ocio nocturno y la restauración representan ya un 9% del PIB en España, lo que hace del país una potencia internacional, sobre todo en eventos y conciertos por la noche. En este sector cada vez más importante, gracias a los flujos turísticos y destinos de alto estándar como Ibiza que atraen a Djs y músicos de todo el mundo, los españoles aportan su propia cultura de ir casi a diario a bares y restaurantes. En este sector de ocio nocturno, 25.000 empresas facturan alrededor de 20.000 millones de euros y emplean a 200.000 personas. Solamente en Madrid se facturan 3.500 millones de euros y se garantizan 20.800 puestos de trabajo en 2.600 empresas.

DROGAS, ACOSO SEXUAL Y EL ALCOHOL DAÑAN LA IMAGEN DEL SECTOR NOCTURNO

Pero no todo brilla en el sector. El consumo irresponsable de alcohol y drogas siempre provoca mala prensa y daña la imagen de fiestas, festivales y discotecas, sobre todo en islas como Ibiza y Mallorca, aunque también en destinos de lujo como Marbella, en las Costa Brava y en Madrid. Incidencias como “la manada” han sensibilizado a la sociedad por los problemas que pueden surgir por la noche.

Desde hace varios años, el sector exige la implantación del “alcalde de la noche”, una figura que se abordará en el marco del “I Congreso Spain Nightlife de Ocio Nocturno” en Tenerife, los próximos días 27 y 28 de marzo. El objetivo es acabar con los principales enemigos del sector, como son el ocio nocturno no autorizado, que incluye el botellón, la venta ambulante ilegal de bebidas, el consumo de alcohol por parte de menores, el consumo de drogas dentro de los establecimientos, así como los casos de abuso sexual en discotecas, festivales o fiestas de pueblo.

SE INICIA UN DEBATE ABIERTO SOBRE LOS PROBLEMAS

DIRIGENTES entrevista a Jorge Sanza, Cofundador de NIX, un movimiento que quiere concienciar sobre temas de abuso de drogas, alcohol, botellón y problemas de acoso en el negocio nocturno y encontrar soluciones conjuntas para que bares, festivales y fiestas puedan vivir en paz con el resto de la sociedad.

-¿Qué normas legales hay actualmente con respecto al botellón?

Existe la prohibición de beber en la vía pública; en breve empezarán a multarlo con policías e intentarán erradicar a los “lateros”. Aunque algunas de estas medidas pueden resultar efectivas, creo que se deben abordar otras acciones más enfocadas a la educación y a la concienciación, de más calado y con visión a medio/largo plazo.

-¿Por qué siguen bebiendo los jóvenes en las calles?

Hay varios factores, uno es el tema económico: es difícil para los jóvenes poder permitirse una noche de ocio en Madrid, la alternativa de compartir alcohol en la calle, más barata que en las salas/locales, es tentativa. Otro es el acceso de los jóvenes a equipamientos municipales (salas, centros culturales, etc.). Francia acaba de implantar para los jóvenes que cumplan 18 años un cheque cultural de 500€ que les permitirá comprar libros, DVD y entradas para cines, teatros y conciertos, además de poder apuntarse a talleres y cursos. Está en prueba por un tiempo, veremos como funciona, pero suena muy bien.

-¿Qué se puede hacer para reducir el botellón?

Hay que atraer a los jóvenes que quieran salir de noche en clubs y salas ofreciéndoles una programación cultural de calidad, la posibilidad de acceder a varias salas/clubs con un “carnet joven de la noche”, ofrecer desde las instituciones/ayuntamientos, espacios, salas, centros culturales en horario nocturno para el necesario esparcimiento de la juventud.

Una educación en el consumo responsable desde los institutos y centros de educación. Campañas institucionales enfocadas más en la concienciación y el consumo responsable, que en la prohibición.

-¿Qué hace el negocio nocturno para controlar el consumo de drogas?

Tenemos que empezar a actuar como las ciudades en vanguardia en la gestión del consumo de drogas como Ámsterdam y Berlín. Volvemos a la educación del consumo responsable. Energy Control es una iniciativa española para trabajar sobre el terreno con los consumidores de drogas, los establecimientos y también con el sector sanitario. Está teniendo un papel vital y contemporáneo sobre esto.

Además, los trabajadores de los locales, clubs y salas deberían tener conocimientos mediante cursos sobre cómo actuar en situaciones de intoxicaciones y primeros auxilios. Portugal es otro sitio al que debemos fijarnos: despenalizó las drogas hace 16 años y a día de hoy es uno de los países europeos con menos consumidores de drogas, obviamente acompañado por un programa global de salud pública de asistencia y tratamiento.

El índice de infecciones por VIH ha caído en picado desde 2001, año en que la ley entró en vigor. Desde entonces, se ha pasado de los 1.016 casos registrados aquel año, a los 56 de 2012. Igualmente, las muertes por sobredosis han disminuido un 80 por ciento desde 2001, solo 16 registradas en todo el país en 2012.

-¿Cómo podéis evitar situaciones complicadas como el abuso sexual?

Teniendo un personal cualificado y formado en agresiones sexuales, campañas de concienciación en talleres, institutos, universidades, clubs, salas...

-¿Cómo se pueda contratar personal fiable?

Bueno, eso es un mito que es difícil, quizás el problema de encontrar buenas personas se da más en macro-discotecas. Conozco clubs/salas y promotores que llevan muchos años juntos trabajando como un equipo y en familia. Recordemos que los camareros/as, equipo de seguridad, djs, artistas, pasando por el equipo de limpieza etc. son piezas clave en el sector de ocio nocturno, y se les debe proporcionar un ambiente óptimo y seguro en el lugar de trabajo. Si existen sueldos razonables, habrá un personal profesional.

-¿Qué importancia tienen los festivales en el sector?

La importancia de los festivales es enorme, son lugares donde se reúnen miles de personas para disfrutar de su grupo preferido, su dj, etc. Es un enclave inmejorable para poder incidir con mensajes inclusivos de una noche segura, de un consumo responsable, de tolerancia cero sobre abusos sexuales, en definitiva, educar para disfrutar de una manera cívica y en comunidad los festivales.