economia

Por qué se renuncia a una herencia

Declinar una herencia se ha convertido en algo frecuente en los últimos años, en la mayoría de los casos, debido a la suma de tributos a los que el heredero debe hacer frente

24 DE enero DE 2022. 08:30H Paz Pineda

Por incongruente que parezca, en España, renunciar a una herencia es más frecuente de lo que se tiende a pensar. Dar de lado aquellos bienes que un familiar o una persona allegada ha dejado a uno mismo, puede suponer un motivo de alegría pero también unos gastos imprevistos que, en muchos casos, puede suponer la reclinación de la misma.

En la presentación de su libro, el abogado Abel Marín Riaguas, habla de los principales motivos que lleva a una persona a dar de lado lo heredado, pero también aconseja sobre cómo evitar y solucionar errores en los testamentos. Una guía práctica para el ciudadano de a pie que se ve obligado a hacer frente a una serie de gastos y preocupaciones que, sumado a la tristeza por la pérdida de un ser humano, equipara la balanza con lo obtenido de la decisión final del fallecido.

En primer lugar, asegura Marín, es fundamental que el beneficiario sea conocedor de que al renunciar a una herencia, esta ha de ser total. Ante notario, el interesado debe declarar de forma total y expresa, la reclinación. No será posible hacerlo de forma parcial, eligiendo los bienes que más interesen o mayor beneficio causen, sino que se hará efectivo a través de una mera representación legal en un par de folios aconsejados por el experto. Todo ello una vez que el causante haya fallecido.

El problema nace cuando una declinación no se hacer de manera pura y simple, ya que entra en juego la especulación y con ello, el no poder medir todo el capital en juego. Por todo ello, debe estar debidamente argumentada y meditada, sabiendo que una renuncia semejante es irrevocable.

Pero, realmente, ¿qué es lo que empuja a una persona a reclinar una sucesión de bienes? El letrado lo acecha a dos principales razones: humanas y económicas.

Declinar una herencia por motivos humanos, es una de las principales causas en nuestro país. Renunciar a esos bienes a favor de un familiar en condiciones más desfavorecidas o, simplemente, por un motivo más sentimental como puede ser hacerlo a favor de una madre.

Sucede en un menor número de ocasiones, pero también se puede dar el caso contrario, que el heredero renuncie por una mala relación familiar, más allá de la trascendencia emocional y psicológica que supone.

El motivo económico, sin embargo, abarca muchos más puntos a tener en cuenta por parte del heredero.  

  • Si el fallecido tenía deudas, estas también las hereda el beneficiario. Se heredan los derechos, pero también las obligaciones, eso sí, no son deudas en sí hasta que no estén vencidas y sean exigibles.
  • Si el heredero tiene deudas, por mucho que la herencia sea “limpia”, este corre el riesgo de que esos bienes se pierdan o queden trabados por sus acreedores, públicos o privados.

Por otro lado, y quizás uno de los principales causantes de las renuncias de las herencias, es la cantidad de impuestos a los que el heredero se debe hacer frente. Ello sin contar el agravante al que se hace frente dependiendo por el pago de impuestos según a la comunidad autónoma pertinente de cada herencia. De ahí que se hable de un sesgo ideológico palpable en lo que el letrado califica por “estados desunidos de España” en lo que concierne al llamado “impuesto de la muerte”.  

  • El Impuesto sobre Sucesiones no es calculable, puesto que a mayor número de bienes y propiedades, mayor es el porcentaje a pagar. Se trata por tanto de un impuesto progresivo y de carácter personal, que se debe abonar una vez aplicada la bonificación de cada Comunidad Autónoma.
  • El Impuesto de Plusvalía Municipal (superior al de sucesión), es el tributo establecido por cada Comunidad Autónoma una vez se percibe la herencia o donación. Es tal la desigualdad existente en las autonomías españolas con respecto a este impuesto, que no son pocos los expertos que hablan de un abuso.

Todos estos pagos suponen una serie de gastos inasumibles para muchos herederos que declinan su derecho a poseer los bienes por motivos económicos. Desde el 2020, debido a la  crisis socio-sanitaria existente, el aumento de renuncias por motivos relacionados directamente por la Covid, supuso un aluvión de renuncias.

Este abusivo pago de impuestos, según declara Marín Riaguas, debería ser eliminado y ser imputado, simplemente, en la Declaración de la Renta como una mera escala más dentro del impuesto del IRPF. “El sistema tributario debe simplificarse”, señala. “Tributar por la mera tenencia es un abuso”. 

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"