economia

Proteger a las empresas de la insolvencia

Todo tipo de organismos alertan del peligro de que muchas empresas acaben quebrando por la pandemia

06 DE abril DE 2021. 07:53H Mario Talavera

e060732b08361a7a9355c699353b546c.jpg

¿Y si proporcionar liquidez casi ilimitada ha alargado la agonía de unas empresas moribundas? El sistema bancario español ha incrementado en cerca de 50.000 millones de euros mensuales la financiación proporcionada a las empresas desde que empezó la pandemia.

Eso significa que la deuda también se ha incrementado sin parar durante estos meses y que, en un momento dado, habrá que hacerle frente. Eso es lo que plantea el Fondo Monetario Internacional en uno de sus últimos estudios, aunque otros organismos ya habían alertado de la situación.

El Banco de España o la CEOE llevan meses diciendo que el primer impacto de la crisis sobre las empresas se produjo en la liquidez, que necesitaban dinero para hacer frente a sus gastos. Después, la recuperación económica les ayudaría a volver a la normalidad y a volver a un nivel de ingresos suficiente.

No obstante, la extensión de la pandemia pone a prueba las cajas de las empresas, por lo que se produce un problema de solvencia que no solo se debe afrontar con créditos, sino con ayudas directas, como planteó la patronal española. Pues bien, el FMI cuestiona la capacidad de reembolso una vez que se acumulan pérdidas y deudas a la par.

El flujo de crédito "ha protegido a muchas pequeñas y medianas empresas del riesgo inmediato de quiebra", dice el organismo que encabeza Kristalina Georgieva. A la vez, apunta que este "respaldo de liquidez no puede hacer frente a los problemas de solvencia".

Así, la bola de nieve ha alcanzado tal tamaño que ya no hay lugar para pararla: "A medida que las empresas acumulan pérdidas y se endeudan para seguir funcionando, se arriesgan a ser insolventes, con una carga de deuda muy superior a su capacidad de reembolso".

A eso se suma otro problema, según anticipa el último informe de CEOE: que tanta financiación y tanto dinero en circulación provoque una escalada de la inflación, aunque identifica un riesgo moderado. Con todo, el porcentaje de empresas insolventes se elevará del 10% al 16% entre las 20 economías más avanzadas, proyecta el FMI.

Tal y como analiza el estudio, 20 millones de empleos están en riesgo, lo que equivale al 10% de los puestos de trabajo que proporcionan las pequeñas y medianas empresas. Por otro lado, casi una de cada cinco empresas se enfrentan a la vez a problemas de liquidez, lo que para el FMI es indicativo de "la necesidad de no retirar el respaldo de liquidez".

El organismo internacional ahonda en los efectos de esta situación en los bancos y señala en especial a los países del sur de Europa. En ese sentido, los bancos más pequeños serían los más afectados, dada su especialización en créditos a pequeñas empresas.

La manera de enfrentar estas insolvencias pasa por aplicar reestructuraciones de la deuda, dice el FMI. Por otra parte, se añade la posibilidad de reorganizar las empresas, de manera que el Estado incentive la reestructuración en lugar de los procedimientos de insolvencia para evitar una caída masiva de compañías.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"