economia

¿Qué es la "crisis silenciosa"?

El presidente y CEO de BlackRock abunda en el envejecimiento de la población, que puede ser un problema para la economía a medio plazo

12 DE noviembre DE 2020. 08:30H Mario Talavera

b9b7866a833749aad870a9e88b56b762.jpg

"Es irónico querer vivir más tiempo sin plantearnos cómo vamos a poder sobrevivir en nuestra vejez". La pirámide de población en España y en Europa deja pocas dudas sobre cómo de envejecidos estarán los españoles y europeos dentro de unas décadas. Los que ahora tienen entre 35 y 50 años representan el grupo de edad más numeroso y dentro de 20 años formarán parte de la tercera edad.

La reflexión del principio de este texto es de Larry Fink, presidente y CEO de BlackRock, quien reflexionó acerca de esta cuestión en una conferencia reciente organizada por el Banco Santander. Hay dos circunstancias relacionadas: la primera, que la población se está envejeciendo; y la segunda, que esas personas necesitarán unas rentas para poder afrontar la última fase de su vida.

Es este último aspecto el que preocupa a Fink, quien cree que hablar del futuro es importante y "cuanto antes hablemos del problema, mejor". Plantea que se está gestando una "crisis silenciosa" al margen de la que abarca las portadas de los medios, la de la pandemia generada por el nuevo coronavirus.

Los avances médicos permiten alargar la vida, pero aún no se ha abordado cómo afrontar económicamente esa etapa: "Queremos vivir más pero nos olvidamos de cómo vamos a mantenernos económicamente cuando seamos muy viejos". Además de eso, pone el foco en que ni siquiera se ha abierto un debate en Estados Unidos, Europa o China.

Fink señala directamente a los estados que, hasta ahora, no han hecho propuestas para asegurar a sus ciudadanos que podrán vivir con comodidad económica en su jubilación. "Deberíamos hablar de estos problemas antes de perder la esperanza", reflexiona el presidente de BlackRock.

Una de las soluciones que propone consiste en hacer uso de la política fiscal. Desde su punto de vista, deberían establecerse "políticas fiscales equilibradas" que permitan la redistribución de los ingresos. Sin embargo, también hay una gran parte que tiene que ver con las costumbres y los hábitos. Critica el caso de Europa, donde existen "problemas estructurales". En particular, señala que la gestión del ahorro consiste en ingresar el dinero en el banco, lo que representa un "problema cultural" porque esos ahorros no sirven para generar nuevos ingresos.

Esto supone que la población acabe estando "mal preparada para su jubilación". En ese sentido, la incertidumbre que vivirán aquellos ciudadanos que no cuenten con los recursos suficientes puede suponer un freno para la economía, dice el que podría ser secretario del Tesoro de Estados Unidos, según especulan diferentes medios.

Fink considera desafortunada esa estrategia de ahorro, que también tiene sus consecuencias en el plano de la innovación. La prudencia que guía a los europeos también es causa de "la falta de espíritu empresarial" que hay en el Viejo Continente que, de hecho, suele tener una actitud defensiva con respecto a los gigantes tecnológicos que han desembarcado desde América.


Buy and Hold: "En renta fija solo vemos valor en los intereses positivos"