economia

Sevilla rechaza una “penalización a pasado” por las hipotecas

El consejero delegado de Bankia reconoce una “cierta ralentización” en la firma de hipotecas

29 DE octubre DE 2018. 16:02H Mario

bankia-resultados-3t-2018-con-jose-sevi_86363_20181029160726.jpg

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ha analizado en la presentación de resultados de la entidad varios asuntos de actualidad, como son los Presupuestos Generales, la privatización y la incertidumbre generada por la primera sentencia del Supremo sobre los impuestos de hipotecas y la posterior marcha atrás.

Con respecto al comportamiento bursátil de los bancos, que está retrasando la privatización de Bankia, cree que “la acción cae en un contexto en el que todas las acciones de los bancos están cayendo de una manera importante desde principio de año”. En ese sentido, asegura que “estamos en un año difícil para las acciones bancarias. Así, apunta que es una situación que no viven solo los bancos españoles, sino que “también los bancos europeos están cayendo”

En esa línea, tiene claro que “este no es el mejor timing para llevar a cabo ningún proceso de privatización, cuando tienes un movimiento de caída en el mercado”, puntualiza Sevilla. El dirigente de Bankia considera que “tiene sentido” esperar a que mejore el mercado y a que suba el precio de la acción. En cualquier caso, afirma que “es el Ministerio el que se tiene que pronunciar” acerca de un posible retraso en la fecha tope para la privatización, prevista en diciembre de 2019.

Por otro lado, preguntado por el borrador de los Presupuestos Generales del Estado, valora que “lo importante de los presupuestos es que sean comprometidos con los objetivos de déficit con Europa, como parece que son”. Por otro lado, señala el borrador es positivo en la medida en que enfrente los dos principales “desequilibrios” que presenta la economía española, el exceso de deuda y el empleo.

Sentencia sobre hipotecas

En cuanto a la polémica por la sentencia del Supremo sobre las hipotecas, Sevilla cree “la repercusión que pudiera tener en el precio –de las hipotecas- es difícil de prever”. Así, piensa que el precio final de las hipotecas “va a depender mucho de la competencia, que en nuestro sector es bastante intensa y esa competencia dictará los precios”.

Con respecto a uno de los principales problemas que plantean los bancos, el de la retroactividad de la sentencia, Sevilla defiende que “los bancos y los clientes durante los últimos 23 años hemos hecho lo que marcaba la ley”. En ese sentido, apunta que “si se decidiera el 5 de noviembre cambiar esta práctica, lo normal sería que cambiara hacia delante y que no hubiera ningún efecto hacia atrás”.

También aprovecha para avisar acerca de una posible resolución adversa: “Respetar la ley y hacer las cosas de acuerdo con las normas no debería implicar ningún tipo de penalización a pasado”. En todo caso, afirma que “sería bueno tener un procedimiento claro, nítido, porque es lo que quieren las entidades financieras y los clientes”.

La consecuencia de la incertidumbre que ha provocado esa resolución judicial es que se está produciendo “una cierta ralentización de la firma de hipotecas”. Sevilla asegura que “estos días estamos viendo un cierto retraso por parte de algunos clientes en la toma de decisiones”. “En un entorno de inseguridad el cliente que puede esperar unos días lo está haciendo”, sentencia Sevilla.

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"