economia

“Trabajamos en integrar la RSC en la estrategia de la empresa”

Entrevista a Elena Fernández Rodríguez, directora de RSC de Correos

10 DE diciembre DE 2018. 17:31H Carmen

Contribuir a cambiar la sociedad o dar una visión más internacional a la empresa. Ese es el objetivo que tiene la directora de RSC y Relaciones Internacionales de Correos, Elena Fernández Rodríguez, cuando se sienta a trabajar en su despacho. Con la mirada siempre puesta en el futuro, esta licenciada en Derecho, es consciente de los retos que quedan pendientes en materia de igualdad de género y el medioambiente. Un hecho que la anima a seguir aportando con su granito de arena por un mundo más socialmente responsable.

La Dirección de Responsabilidad Social Corporativa se creó en 2006, ¿cómo han cambiado en estos doce años los objetivos del departamento?

Ha cambiado mucho. No sólo en Correos sino a nivel empresarial. Antes las empresas enfocaban el concepto de RSC a la filantropía, era concebida como una acción principalmente social. Sin embargo, este concepto ha evolucionado y cada vez más, este departamento se ve como una opción estratégica. Lo mismo ha ocurrido en Correos. Estamos trabajando en integrar la RSC en la estrategia de la compañía, en alinearla con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Nuestra objetivo ahora es continuar con su desarrollo y que no se hable de RSC si no de estrategia corporativa para llegar a una integración total en la visión de la compañía

En el momento actual, ¿qué líneas de RSC lleva Correos?

Tenemos organizado el trabajo en tres pilares. Por un lado, la innovación social y el negocio responsable, el compromiso con la comunidad y la gestión responsable de la empresa. En el primero impulsamos productos y servicios con una perspectiva medioambiental o social muy relevante. Por ejemplo, Correos Cash, un producto que comercializamos en nuestras oficinas, tiene como objetivo facilitar que los particulares puedan hacer ingresos o transferencias de efectivo a través de nuestras oficinas. Este es uno de los productos que se han desarrollado desde el punto de vista del negocio pero con una visión y una sensibilidad social muy fuerte, dado que muchas poblaciones, después de la crisis vieron cómo se cerraban muchas oficinas bancarias, dificultando así su acceso a efectivo. Este servicio puede ayudar a paliar los retos a los que nos enfrentamos como la brecha digital, la inclusión financiera o a despoblación.

Otro producto responsable que tenemos es la Línea Verde. Se trata de embalajes hechos con material reciclable por cuya compra se destinan dos céntimos, y a partir de 2019 tres céntimos, que se dedican bien a la reforestación de bosques o la prevención de incendios. Este programa lo iniciamos en 2000 y ya tenemos 17 bosques de Correos en toda España. El compromiso de la comunidad por su parte, se centra en campañas consolidadas como Correos Reparte Sonrisas, un programa de visitas a centros de personas con discapacidad, hospitales y centros penitenciarios con el objetivo organizar eventos que contribuya al desarrollo de estas personas y en los hospitales sobre todo, a hacerles la estancia más llevadera. Además, participamos en distintos programas de sensibilización social sobre la violencia de género, con nuestra campaña #noesnormal y la colaboración con la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social; las exposiciones fotográficas en nuestras oficinas sobre temas sociales, como la que hicimos el año pasado con Down España llamada “xtumirada” .

¿Es más fácil llevar a cabo labores de RSC en una empresa pública que en una privada?

A nivel macro por la conciencia y la visión del servicio público que tiene Correos, es algo natural que llevamos en nuestro ADN. Correos tiene más de 2000 oficinas, llega a todos los hogares de España, todos los días de la semana y estamos muy en contacto con la comunidad lo que nos hace muy sensibles a las necesidades de la población. En ese sentido, la visión de la importancia de la RSC en esta compañía es muy importante. Además, Correos es una de las empresas con el sentimiento de pertenencia más fuerte de toda España. Eso hace más fácil el impulso de nuevos proyectos. No obstante también nos enfrentamos a retos importantes a la hora de objetivar el desarrollo de algunos proyectos.

¿En comparativa europea, cómo se encuentra Correos y España en materia de RSC?

A nivel europeo hay un movimiento muy importante de fomento de este tipo de iniciativas, impulsado además por la Agenda 2030 de Naciones Unidas. En nivel de sensibilización en España es alto y sobre todo las grandes compañías están apostando decididamente por ello. pero aún queda trabajo por hacer. Hay países, como los países nórdicos, que están más avanzados que el nuestro en cuestiones medioambientales. Y debemos trabajar este aspecto. A nivel social, si bien es cierto que hay otros que van por delante, España tiene una sensibilidad especial para estos proyectos, con lo cual creo que estamos en la media de compromiso.

Como participante en el programa Ejecutivo de Mujeres de Alta Dirección del Proyecto Promociona de ESADE y la CEOE, ¿qué asignaturas pendientes quedan en España en materia de igualdad de género?

Muchas, pero no solo en España. A nivel mundial queda mucho por hacer. El Foro Económico Mundial estima que, con las políticas actuales, no lograremos la igualdad de género hasta el año 2235. Lo peor de esta cifra es que hace dos años la situaban en 2186, lo que significa que, a pesar de las nuevas iniciativas, hemos retrocedido. Desde mi punto de vista a nivel nacional y global se necesitan políticas a cuatro niveles. En primer lugar, en necesitamos avanzar en cuestiones como la baja maternal o la conciliación; asuntos con los que nuestro Presidente ya se ha comprometido. Aunque sea un tema polémico y que suscita dudas, tenemos que incorporar las cuotas, sin ellas resulta más complicado avanzar. Por otro lado, tenemos que conseguir que más empresas se comprometan de verdad y desarrollen medidas efectivas. En Correos tenemos protocolos contra el acoso, contra la violencia de género y un plan de conciliación entre otros etc. En el momento actual, nuestra plantilla está compuesta en un 51% por mujeres frente al 49% de hombres. En niveles operativos y administrativos existe paridad, pero a medida que subimos en puestos de dirección, esto se pierde. Esta es una de las preocupaciones de nuestro Presidente, Juan Manuel Serrano. Las mujeres también tenemos que hacer una labor por apoyarnos a nivel de red y ser menos críticas con nosotras mismas. A veces nuestro peor enemigo, somos nosotras mismas. Y por último hay que incidir en la educación y deberíamos empezar desde edades tempranas a sensibilizar sobre ello y evitar la asunción de roles tradicionales que limitan el desarrollo tanto de niñas como de niños. A nivel educativo hay una labor muy importante por hacer.

Entre diciembre de 2004 y noviembre de 2016 ha ocupado el cargo de Responsable de Relaciones Internacionales, integrado ahora con el departamento de RSC. ¿Qué recuerda de aquella época?

Actualmente, soy responsable de las dos áreas, Relaciones Internacionales y RSC. Cuando pensamos en fusionarlas pensamos que sería positivo integrar la gestión de los stakeholders a nivel nacional e internacional para tener una visión más completa. Somos muy conscientes de que el 80% de las decisiones jurídicas o regulatorias que se toman se hacen en Bruselas, por ello, nuestra labor allí es muy importante. Además, tenemos importantes alianzas y trabajamos con organismos internacionales como la Unión Postal Universal (UPU) Agencia Especializada de las Naciones Unidas para el desarrollo del sector postal, donde además de cuestiones operativas se trabaja en reducir el impacto medioambiental del sector y en diversos programas de cooperación de desarrollo. En este sentido, hace diez años hicimos un trabajo que demostraba el papel clave que el sector postal jugaban en la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Ahora queremos realizar un análisis similar para demostrar de nuevo, el papel que desempeña la red postal en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030. En países en desarrollo la labor de los operadores postales es crucial, su colaboración con el gobierno es muy estrecha y se convierten en un canal de implementación de políticas públicas con programas que van desde la distribución de libros o medicinas, distribución de becas escolares y pensiones o sensibilización sobre el SIDA, el virus del ZIKA o la potabilización de agua

Tras más de 14 años en la compañía, ¿piensas en algo que podrías haber hecho de otra manera?

Creo que es una empresa que ha cambiado mucho, y lo seguirá haciendo, en los últimos años, y, al ser una empresa tan grande es todo un reto.. El cambio cultural lleva tiempo. Correos es muy diversa por eso es complicado pensar si las cosas se podrían haber hecho de otra manera. Prefiero hablar de cara al futuro. Es el momento de integrar la RSC a nivel estratégico y de seguir creciendo.

CRR Markets: "los inversores no están prestando atención a la volatilidad"