economia

“Vienen momentos muy difíciles con un IPC desbocado”, Rafael Amor

El presidente de ATA Andalucía habla sobre los difíciles momentos que se presentan para los trabajadores autónomos e insta al Gobierno a poner soluciones reales

22 DE septiembre DE 2022. 08:30H Paz Pineda

El presidente de ATA-A, Rafael Amor

A las sonadas declaraciones del presidente autonómico andaluz, Juanma Moreno, en las que aseguraba la bajada histórica de impuestos para los trabajadores por cuenta propia, Rafael Amor, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Andaluzía (ATA-A), no ha tardado en alabar el anuncio. Tras reunirse con la delegada de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía, María Dolores Gálvez, Amor no dudaba en reprochar al Gobierno no tomar medidas similares y poner freno a una crisis sin precedentes para el gremio.

La cuota cero para los autónomos andaluces inauguraba la semana del panorama económico nacional. El presidente de ATA hacía un llamamiento advirtiendo de los complicados meses que se avecinan: “Lo podemos decir más alto y claro: vienen momentos muy difíciles con un IPC desbocado.” “No podemos tardar más tiempo. Estamos muy preocupados”.

Declaraciones realizadas el mismo martes que el Congreso aprobaba la deflación del IRPF con un 4,3% en los tres primeros tramos de los autónomos. La subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para paliar los estragos de la inflación estaría suponiendo una subida de impuestos para los autónomos españoles.

No era la única preocupación mostrada por Rafael Amor. El racionamiento energético propuesto por Moncloa dentro del marco de la Unión Europea para reducir a cuatro horas el consumo de luz diario no es algo lógico para él. “Hay que saber qué países van a sufrir estos cortes y en qué ámbito, si en el de las personas o en el empresarial.”

Un paquete de medidas, no exentas de polémica, que obligaría a miles de autónomos a limitar el uso de calefacción o aire acondicionado, teniendo que se los dueños de los locales lo que se hagan cargo de los gastos de los termómetros impuestos para controlar las temperaturas. Una propuesta que afecta principalmente al sector de la hostelería y los comercios, los cuáles, no dudan que la clientela se reducirá al no estar cómodos dentro de los locales.

Medidas que solo estarían añadiendo gastos adicionales a los autónomos que, de por sí, viven una complicada realidad que encadena con la economía nacional. Para Amor, “reducir impuestos no es de derechas ni de izquierdas, es de sentido común”.

Artículos relacionados

Ayuso adelantará la deflactación del IRPF a este año y anuncia una "tarifa cero" para nuevos autónomos
El autónomo, un trabajo en peligro
Sociedades de garantía, un impulso a las pymes y autónomos en tiempos difíciles
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"