economia

El modelo marketplace llega también a la energía

El comparador Otovo se presenta en España como el 'Rastreator' de los intaladores de paneles solares

17 DE enero DE 2020. 13:43H Mario Talavera

ea14e6b24a921fe8c2b99b543141851d.jpg

En esencia, se puede definir el modelo marketplace como una base de datos que ofrece las opciones más adecuadas al consumidor en función de sus preferencias. De ese modo, han ido apareciendo plataformas como Amazon, que es el paradigma de este tipo de negocio, hasta otras opciones más específicas que van desde la reserva de hoteles, comparadores de seguros y, ahora, a la energía.

Acaba de empezar a operar en España Otovo, una compañía noruega que aspira a asesorar a quienes quieren instalar paneles fotovoltaicos, y también a proporcionarles la mejor oferta para realizar dicho servicio, con una garantía de 25 años de duración de los paneles.

Este 'Rastreator' de los instaladores de paneles solares, tal y como lo ha definido el responsable de Otovo en España, Íñigo Amoribieta, pretende simplificar la manera en la que los consumidores pueden acceder a esta tecnología. Amoribieta explica que puede llegar a ser un laberinto instalar paneles solares a nivel de consumidor en España si no se cuenta con el asesoramiento adecuado.

Por su parte, durante la presentación que ha tenido lugar este viernes, el CEO y fundador de Otovo, Andreas Thorsheim, ha incidido en las diferencias que existen entre este tipo de marketplaces y otros en los que se venden productos más comunes. "En este negocio existe la barrera de explicar a lo que te dedicas, pero nuestra web trata de eliminar problemas y esas barreras", ha explicado en referencia al desconocimiento que existe del sector a nivel de consumidor.

En todo caso, lo que propone Otovo es un acompañamiento del cliente desde el momento en que se interesa por hacer una instalación hasta que se decide a hacerla. Como en otras plataformas del estilo, se introducen datos relativos al lugar en donde se quieren poner a funcionar los paneles solares y, una vez considerados esos datos, Otovo se encarga de proporcionar varias opciones que se ajustan a esas condiciones con un precio para cada una de ellas.

No obstante, no cuenta con un botón de compra, esto es, cuando el cliente se decide por el tipo de instalación que más le conviene para su caso, Otovo se encarga de resolver sus dudas, ponerse en contacto en el instalador más apropiado de su zona y además le guía por ese laberinto legal y a través de las diferencias que existen entre las legislaciones de cada lugar.

En ese sentido, el papel de esta compañía es asegurar unas condiciones mínimas, como es la producción, además de ofrecer esos 25 años de garantía. Así, Otovo obtiene ingresos del porcentaje restante entre el precio que pone el instalador y el que detalla la oferta final. En todo caso, desde la compañía aseguran que a pesar de la cantidad que percibe, aportan ofertas más baratas que los grandes operadores del sector.

Además, desde la empresa noruega presentan esta alternativa como una inversión por su rentabilidad, más que por otros valores como la sostenibilidad. Según afirman, se puede obtener una rentabilidad de hasta el 15% durante 25 años, de modo que el periodo medio de amortización de la instalación, que puede oscilar de entre los 4.000 y los 8.000 euros, es de 7 años.

Luna: "Tanto la volatilidad como la gestión activa serán muy importantes en lo que queda de año"