inversion

El rodio se dispara y ya vale 5 veces más que el oro

El rodio se encuentra en máximos de 2008 después de acercarse a los 8.000 dólares por onza.

14 DE enero DE 2020. 08:00H Patricia Malagón

9648588e4697649f98b13aa4d1a44958.jpg

El rodio no es un metal precioso como tal, es un metal de transición poco abundante de la familia del platino. A pesar de ello, su precio es cinco veces superior al del oro y casi cuatro veces superior al del paladio, que es el metal precioso más valioso del mundo en estos momentos. En el último mes esta materia prima se ha disparado un 32% y está en máximos de 2008, ya que el precio de la onza ha rozado los 8.000 dólares.

¿Por qué es tan valioso?

El metal es el más valioso del mundo por su escasez, pero también por su utilidad. Se utiliza en los catalizadores para automóviles y hace posible que controlar las emisiones de gases nocivos. De hecho, las normativas gubernamentales sobre el control de las emisiones de CO2 por vehículo son las que han hecho que el precio de esta materia prima se haya disparado tanto.

Según Bloomberg, el precio del rodio se ha multiplicado por 12 en los últimos cuatro años, superando con creces al rendimiento del resto de materias primas debido a la demanda del sector automovilístico. Al igual que el paladio, el metal se extrae como subproducto del platino y el níquel, pero es un mercado mucho más pequeño y por lo tanto es susceptible de grandes movimientos de precios cuando la oferta o la demanda cambian.

El motivo por el cual el rodio se ha disparado tanto este último mes se debe a las tensiones en Oriente Medio. Los inversores se han refugiado en las materias primas, y el rodio es visto como una apuesta segura para servir de seguro. Además, el paladio también se ha disparado casi un 10% en este mismo periodo.

Este metal ya ha protagonizado grandes subidas en los últimos años. Por ejemplo, entre el año 2006 y el 2007 pasó de los 500 dólares por onza hasta los 10.000, que es su máximo histórico. En 2018 tuvo una buena revalorización del 25% debido a que las refinerías europeas comenzaron a aumentar la demanda. Teniendo en cuenta que su producción anual es de tan solo un millón de onzas, equivalente a 31 toneladas, el precio se dispara con fuerza.


Herrera: "El mercado siempre sobrerreacciona ante situaciones como la actual"