fondos

"En estos momentos hay mucho rendimiento en los CLO"

Mark Holman, CEO de TwentyFour AM, explica que la mejor protección para una cartera son los activos libres de riesgo con tipos descorrelacionados. Cree que hay que mantener la inversión en renta fija porque el efectivo ya no es una clase de activo y observa mucho rendimiento en los CLO, productos financieros compuestos de préstamos a empresas.

15 DE enero DE 2020. 14:00H Funds & Markets

6ae243cdb2cd3cfd70d4270f0c8f58d9.jpg

Hoy en día hay alrededor de 12 billones de dólares estadounidenses de bonos en todo el mundo que se comercializan con rentabilidades negativas, cuando a mediados de 2014 esa cifra era cero. ¿Qué problemas presenta esto para un inversor en renta fija?

El mayor problema es que cuando la rentabilidad inicial es tan baja, eso significa que los llamados retornos 'fáciles' también son muy bajos. Si comienzas un ciclo con rentabilidades de, por ejemplo, el 10%, puedes aceptar más volatilidad, porque tienes ese 10% como colchón. Con las rentabilidades donde están hoy en día (la rentabilidad del índice Barclays Multiverse fue de sólo el 1,67% a principios de diciembre), significa que la cantidad de volatilidad que puede aceptar es significativamente menor. En pocas palabras, los bajos rendimientos significan que la cantidad de seguro que tienes contra la volatilidad es menor, lo que eso me lleva a tomar un riesgo menor.

¿Podemos esperar un cambio en estas condiciones en un futuro próximo?

Ciertamente hay señales de que el ciclo puede continuar en 2020. La desaceleración económica mundial que hemos visto a lo largo de 2019 parece estabilizarse. Esperamos que el crecimiento se recupere gradualmente en los próximos doce meses, probablemente liderado por los mercados emergentes, una estabilización en EE.UU. y un pequeño aumento del PIB en toda la zona euro. Algunos de los riesgos geopolíticos que impulsaron la ralentización, como la guerra comercial entre EE.UU. y China y Brexit, han disminuido al menos parcialmente.

Si parece tan sobrevalorado, ¿por qué los clientes deben mantener la renta fija?

Porque el efectivo ya no es una clase de activo. Antes de la crisis, se podía poner dinero en una cuenta bancaria y obtener un rendimiento razonable sin riesgo alguno, pero ahora obtiene un rendimiento nulo con cierto riesgo. ¿Qué hicieron los inversores? Sacaron su dinero de las cuentas bancarias y se lo dieron a los gestores de activos. Los inversores necesitan encontrar un rendimiento razonable con el menor riesgo posible, y ese es nuestro trabajo. Para mí, el mayor impulsor de la demanda de renta fija en la última década ha sido este increíble cambio de activos de los balances bancarios a los gestores de activos, y no veo que eso vaya a cambiar.

¿Qué herramientas tiene para hacer frente al clima actual?

Para nosotros es un enfoque en la volatilidad. Las rentabilidades a las que se puede acceder hoy en día son magras, por lo que en general estamos posicionados para asumir un riesgo relativamente bajo. Construimos modelos y realizamos pruebas de estrés; aplicamos un shock a los tipos y a los diferenciales de crédito de 100, 200 o 500 puntos básicos y vemos lo que esto hace a la cartera en una noche y a lo largo de un periodo de 12 meses. En general, en un entorno de ciclo tardío en el que pueden producirse choques, creo que es necesario tener el compromiso de mantener productos de libres de riesgo, con tasas correlacionadas negativamente, porque esa es su mejor fuente de protección.

¿Cuáles son, en su opinión, los principales riesgos para el año 2020?

El principal riesgo que vemos en el ciclo económico es que la guerra comercial mundial se intensifique, aunque recientemente hemos escuchado más ruidos positivos de los EE.UU. y China al respecto. Para el año 2020 evitaremos principalmente los sectores como la tecnología, el comercio minorista y las llamadas "industrias del pecado" que creemos que recibirán más presión en los asuntos relacionados con los criterios ESG. También evitaremos las compañías en "zona de impago" dentro del segmento del crédito, y que suelen encontrarse en las categorías de calificación crediticia CCC y B. Sin embargo, en general, nuestra estrategia será la de asumir menos riesgo este año. En esta última fase del ciclo, cuando los rendimientos son bajos y las oportunidades son escasas, queremos atenernos a un enfoque de gestión del riesgo modelizado. Es probable que la rentabilidad de la renta fija del próximo año no se acerque a la que tuvimos la suerte de generar en 2019, lo que significa que tenemos que estar más equilibrados y lograr una mayor limitación de la volatilidad. La clave es mantener la volatilidad baja mientras los rendimientos son bajos.

¿Dónde ve el valor en el mercado?

En cuanto a otras opciones para el 2020, creo que el sector de las CLO (productos financieros que contienen emisiones de deuda empresarial) realmente se perdió el rally en el 2019. Todo el mundo ha querido tener un tipo de interés fijo en los últimos 12 meses porque los bancos centrales han vuelto a la relajación. Los CLO son de tipo flotante, y se componen de préstamos a empresas de toda Europa. Se han retrasado en el rally y hay mucho rendimiento en ellos, pero hay que arriesgarse a gestionarlo bien porque su beta es ligeramente más alta.


Groupama AM: "La mentalidad de largo plazo y la selección de compañías son clave"