pymes

Financia tu idea con ENISA

Con una contribución al empleo superior a los 32.000 puestos de trabajo inducido desde el año 2010, la compañía pública Enisa ha financiado a una gran multitud de iniciativas empresariales. Incluso algunas de ellas han llegado a revolucionar su ámbito de actuación

23 DE octubre DE 2019. 12:10H Carmen Muñoz

a4ca4899ca1da9936e611eaeca303b61.jpg

MásMóvil, Cabify o la cadena de viviendas turísticas fundada por Kike Sarasola, Be Mate, son algunos de los nombres que han modificado el ecosistema emprendedor español en los últimos años. Detrás de ellos se encuentra una idea de negocio disruptiva e innovadora que fue presentada como una nueva manera de entender el sector en el que operaban, y así fue. Algo que no hubiera sido posible sin el respaldo de inversores que confiaran en su idea y entre los que destaca la Empresa Nacional de Innovación (Enisa). Fundada en 1982, la entidad pública dependiente del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio a través de la Dirección General de la Industria y la Pyme, lleva casi cuatro décadas apoyando a los emprendedores españoles.

En este escenario, Enisa cuenta con tres líneas de crédito abiertas: 'Crecimiento' que, tal y como su propio nombre indica, se encuentra dirigida a ayudar a la expansión del negocio; 'Jóvenes Emprendedores', que persigue apoyar a aquellas empresas que se encuentran en fase inicial y han sido fundadas por personas menos de 40 años y 'Emprendedores', que es similar a la anterior, pero sin límite de edad.

Por el momento, este año el Gobierno ha destinado un total de 98,5 millones de euros a esta entidad. Aprobada el pasado mes de abril, se estima que tendrá un impacto en la inversión inducida de 220 millones de euros y se crearán unos 1.600 empleos directos. Durante todo el ejercicio anterior, la financiación concedida alcanzó los 291 millones de euros, correspondientes a 1.369 peticiones.

A mediados de 2019, Enisa había recibido un total de 743 solicitudes de financiación por importe de 167 millones de euros, que en su mayoría se corresponden con empresas de menos de dos años de actividad (44%). De la citada cantidad, 128 operaciones habían sido aprobadas por el Comité de Inversiones con fecha del 12 de julio. DIRIGENTES entrevista al CEO de Enisa, José Bayón, que cumple un año en el cargo.

Accedió al cargo en octubre de 2018, ¿cómo han sido el primer ejercicio?

Muy interesantes. No hay tiempo que perder. Cuando llegué no estaban aprobadas las líneas de 2018, por lo que la medida más urgente que tomé fue tratar de impulsarlas para que salieran adelante. Esto nos hizo movernos de cara a este 2019, sobre todo, por las elecciones. De ahí que se lanzaran el abril. Por otro lado, también hemos avanzado en materia de eventos y trabajo territorial. Tenemos muchos planes para seguir avanzando con ello.

También queremos ampliar el concepto de Enisa hacia una agencia que facilite la innovación pero más ligada al conocimiento. Desde el propio ministerio la idea pasa por impulsar un modelo productivo más sostenible, con mayor base industrial y que sea capaz de generar empleos de mayor calidad. Es decir, queremos fomentar la creación de startups con iniciativas interesantes que sean capaces de crecer, generar empleo y exportar. Esa es la meta final.

¿Las pymes españolas son lo suficiente innovadoras?

Hemos mejorado mucho. Sin embargo, la pyme española es muy pequeña y al tener menos recursos hace que sea difícil innovar. Por ello es tan importante ayudarle a escalar y aumentar de tamaño. A España le cuesta arrancar por dos cuestiones fundamentales del modelo productivo. El primero, es que los sitios que funcionan bien cuentan con empresas grandes detrás. Silicon Valley no existiría sin IBM o HP. También le hace falta transferencia de conocimiento, en la que se ha avanzado, pero aún queda un largo camino por recorrer. Tenemos muchas empresas pero debemos ser capaces de empujarlas hacia esos retos sociales. Esa es la única manera de avanzar.

¿Cambiaría algo de las tres líneas que ya existen?

Lo primer es que tienen que estar disponibles lo antes posible. Eso es muy importante. Muchas empresas pueden quebrar por no recibir antes el dinero, por lo que resulta fundamental que no caigan proyectos porque la financiación llega tarde. También tenemos que ser más flexibles. Solamente hay tres líneas disponibles y están muy acotadas, por lo que deberíamos tener un instrumento que permitiera reforzar la cantidad de una partida en un determinado momento. De ahí la necesidad de contar con un fondo que pudiéramos tener siempre disponible.

¿La proliferación de alternativas de financiación ha provocado que se invierta en ideas más arriesgadas o con una base menos sólida?

El panorama de emprendimiento ha cambiado mucho en los últimos quince años. Durante la crisis económica, Enisa ha cumplido su papel de animar al capital privado al otorgar pequeños préstamos que, de algún modo, respaldaban a las empresas beneficiadas. Ahora estamos en una situación totalmente diferente. Hay liquidez y ganas de invertir, pero hay que saber destinarlo. En este sentido, es importante el papel del gobierno para orientar ese dinero hacia la parte productiva en lugar de a otra burbuja. Los españoles somos muy ciclotímicos. La última vez que hubo capital circulante en este país se materializó en ladrillo. Ahora tenemos por delante una oportunidad buena.

¿Cuál es el perfil más habitual?

Hay de todo, pero manufactura y Tics son los que más peso tienen. Cada vez es más frecuente encontrar a un emprendedor con más de 40 años.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"