fondos

Contexto actual, ¿reto para la gestión pasiva?

La gestión activa gana enteros en un contexto como el actual, en el que se han generado grandes disrupciones en el mercado. ¿Significa esto que hay que descartar la gestión pasiva?

11 DE mayo DE 2020. 08:00H Rocío Arviza

0c40f25fef068b6d760faec61c265472.jpg

El debate sobre estos dos tipos de inversión es recurrente. Y en la situación actual de los mercados se ha acuciado. Para Christian Rouquerol, Sales Director Iberia de Tikehau Capital, “el contexto actual nos sigue haciendo pensar que la inversión indexada no es un buen mecanismo para capturar valor este año 2020”. Una opinión que comparte Diego Fernández Elices, director general de A&G Banca Privada. “Sin duda creo que no es el momento de la gestión pasiva para quien tenga un horizonte de inversión lo suficientemente amplio”. Sin embargo también cree que, aunque la gestión activa esté -sobre el papel- en un momento idílico, “tiene que demostrarlo, cosa que no ha hecho necesariamente hasta ahora”. A su juicio, “si alguien lo que quiere es jugar un rango del S&P 500 o invertir los próximos 2 o 3 meses creo que sigue teniendo sentido la gestión indiciada, pero sin ninguna duda creo que la gestión activa va a pagar mucho en los próximos años porque se han generado unas distorsiones muy grandes tanto en valoración como en beneficios y, por tanto, creo que va a haber más oportunidades”. este experto aconseja, en todo caso, mucha diversificación a través de gestores pero tiene claro que éstos deben ser gestores de convicción. 

Por su parte, Javier Riaño, miembro del equipo de inversiones de Diaphanum, asegura que tradicionalmente han jugado la renta variable estadounidense -el activo en el que están más positivos y en el que sus clientes tienen mayor porcentaje de su patrimonio invertido- a través de fondos índice, pero la situación ha cambiado y, con ella, su exposición a ese mercado. “Ahora hay un cambio de ciclo, la situación tras el confinamiento no es igual que la que teníamos en febrero y eso hace que esa exposición que teníamos al S&P 500 de manera indexada haya virado en busca de empresas con mayor capacidad de aguantar esta crisis y mayor capacidad de recuperación en una vuelta a la normalidad”. Según explica, “estos sectores no se corresponden con los que eran los más favorecidos en la situación anterior de crecimiento”, por lo que han decidido una rotación de la gestión pasiva a la gestión activa, a través del fondo Vontobel US Equity. Un cambio que también apoya su convencimiento de que “la tradicional inversión geográfica debe dar paso ahora a una inversión más por sectores”. 

Unir aquí la ventaja que se le presupone a la gestión activa en momentos de mercados bajistas: la de aplicar tácticas eficientes de gestión del riesgo.

No son excluyentes

Sin embargo, Jordi Mercader, CEO de inbestMe, no comparte ese giro hacia la gestión activa como mecanismo para capturar valor en el momento actual. “Nuestra experiencia muestra todo lo contrario”, apunta. “Tanto en periodos alcistas como en periodos bajistas el 90% de los fondos de inversión activos no baten a sus índices”, recuerda. “La gestión indexada es más eficiente. La rentabilidad de nuestras carteras se sitúa entre un 3% y un 4% por encima de la rentabilidad de los fondos de inversión tradicionales en largos periodos de tiempo, que ya incluyen tanto mercados alcistas con mercados bajistas”, subraya.

Mientras, Francisco Quintana, director de estrategia de inversión de ING, reconoce que pese a que se ha hablado mucho de cómo la inversión pasiva ha amplificado las caídas en el mes de marzo, la polémica entre gestión pasiva y activa “es un poco artificial”. “Para nosotros la gestión indexada es una buena herramienta para acercar la inversión a los ahorradores con menos experiencia. Nos permite proporcionarles carteras mucho más baratas que aquellas a las que históricamente han tenido acceso a través de la banca y, además, nos permite crear productos muy diversificados en términos de tipo de activo y geografía y que son sencillas de entender”. 

En la misma línea, Stephen Cohen, Head of EMEA iShares and Index Investments de BlackRock, cree que el debate gestión activa versus índice genera muchos titulares pero “asume falsamente que los inversores deben elegir”. A su juicio, la palabra pasivo “evoca un letargo que no refleja las muchas formas en que los inversores usan ETF y fondos indexados para tomar el control de sus resultados de inversión”. En este sentido, subraya que “los ETF se están convirtiendo en una herramienta integral para implementar decisiones activas en carteras de todo tipo de inversores”. Es decir, a día de hoy, los ETFs que no sólo replican índices, sino áreas geográficas, sectores, los hay temáticos... con lo que permiten hacer una gestión activa de la gestión pasiva.

En definitiva, tomar lo mejor de ambos mundos puede ser una opción interesante para obtener la máxima rentabilidad ajustada a un riesgo. 

Buy and Hold: “Google o Facebook a un PER 20/21 no son empresas caras”