fondos

"El BMO Responsible Global Equity es un fondo 360 en sostenibilidad"

Entrevista con Luis Martín, Director de Ventas para el Sur de Europa y Latinoamérica de BMO

13 DE enero DE 2021. 08:00H Patricia Malagón

8106f97691490f4f27fc1b27def026f8.jpg

Luis Martín, Director de Ventas para el Sur de Europa y Latinoamérica de BMO analiza el fondo BMO Responsible Global Equity, que engloba seis temáticas diferentes enfocadas a la Inversión Socialmente Responsable (ISR). Aunque dice no seguir al índice de referencia, este año bate en seis puntos al MSCI World.

¿Cuál es la filosofía que sigue el fondo BMO Responsible Global Equity?

La estrategia realmente se lanzó en el año 86, aunque el fondo se creó en 2007. Ha ido evolucionando con el paso del tiempo haciéndose más sostenible. Hoy en día, la filosofía que sigue es invertir en compañías de calidad con un sesgo a compañías ‘growth’ y que tengan un compromiso claro con la sostenibilidad. Es un fondo muy concentrado, que invierte entre 40 y 60 compañías. No sigue a un índice de referencia, aunque sigue al MSCI World. Este año le saca a este índice seis puntos en rentabilidad, lo que demuestra es que se puede batir al mercado y además tener un impacto positivo en la sociedad. 

¿En qué tipos de compañía invierte el fondo y qué criterios de selección se siguen?

Suelen ser compañías grandes y que se encuadren dentro de nuestras seis temáticas. La primera es la innovación tecnológica, la segunda es salud y bienestar, la tercera se encarga del acceso a financiación especialmente en los mercados emergentes. En esta tercera invertimos en un banco indio que está ayudando a las mujeres a tener mejor acceso a crédito para montar sus pequeños negocios en el país, solo en 2019 ayudó a 4 millones de mujeres en la India. La cuarta temática está focalizada en la gestión eficiente de los recursos, la quinta es la transición energética y la sexta tiene que ver con la movilidad sostenible. Por eso, yo defino este fondo con un fondo 360 en temas de sostenibilidad porque hace todo lo que esperas que haga un fondo sostenible.

Lo primero que hacemos es excluir. Excluimos a compañías por lo que produce o por su actitud. Las empresas que producen armas, tabaco, alcohol… las excluimos del universo invertible. También excluimos a las que utilizan animales para hacer test y a las que utilicen niños en su cadena de producción, entre otras cosas. Por tanto, es exclusión por lo que producen y por su comportamiento. 

¿Cómo decide el fondo las compañías?

Hay dos equipos. Un equipo que es el inversor y otro que es el que analiza los criterios ASG y busca mejorar que las compañías optimicen sus modelos de producción. No se invierte solo en empresas que ya son sostenibles, sino en aquellas que están en proceso de serlo y pueden mejorar. En este aspecto, nuestro equipo juega un papel fundamental ayudando a que mejoren y se conviertan en empresas sostenibles en los próximos años. Por tanto, estas empresas pasan de una situación mediocre a una situación buena.

El proceso de mejora, ¿cómo se hace?

El equipo responsable tiene su agenda de compañías que quiere mejorar. Si el equipo de inversiones está de acuerdo esa empresa entra en nuestros planes. Entonces, a partir de aquí se entra en un programa para que mejoren reduciendo su huella de carbono, optimizando los recursos, etc. Es un dialogo entre los dos equipos. Los analistas incorporan los criterios extra financieros al análisis general y es algo que utilizamos para todas las empresas que tenemos en la cartera. 

¿Cómo se hace la medición de la influencia del fondo en las empresas?

Nosotros hacemos un informe anual del impacto que hacemos en las compañías. Utilizamos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como marco, entonces descomponemos el beneficio de las compañías que están en cartera y los encajamos dentro de los ODS. Así sabemos el impacto que están teniendo y a qué factor están beneficiando. El 19% de este fondo impactó en el ODS de salud y bienestar el año pasado y dentro de eso, la mayor parte fue a mejorar el acceso a medicamentos y atención sanitaria.

¿Habéis notado una mayor demanda por parte de los inversores por la pandemia?

El fondo ha crecido, estamos en 1.000 millones de euros de patrimonio. El fondo lo ha hecho tremendamente bien en comportamiento en bolsa. Ha caído menos que el índice de referencia en los meses de marzo y de abril y ha subido más que el índice en el periodo de recuperación. Por eso estamos viendo cada vez más interés.

¿Cómo le afecta al fondo la regulación que está preparando la Unión Europea entorno a la inversión sostenible?

Cuanta más calidad haya en la regulación sobre qué es un fondo sostenible y qué no lo es, mejor para nosotros. Estamos muy tranquilos en que este fondo va a estar en la cabecera de lo que se le puede pedir a un fondo sostenible. Entonces, cuanta más calidad y transparencia haya, mucho mejor. Esto va a hacer que haya más flujos de entrada a este tipo de fondos. Pero no solo por la regulación que llegará, sino también porque están demostrando que son más rentables.

¿Qué diversificación hace este fondo?

Hoy en día a nivel geográfico, el fondo tiene un 63% de exposición a Norteamérica, incluido Canadá. El índice tiene un 70%, por tanto, estamos infra ponderamos con respecto al benchmark. Estamos sobre ponderando mercados emergentes, ya que tenemos un 5% frente al 0% del MSCI World. En Europa también tenemos menos peso que el selectivo.

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"