fondos

La moda de los fondos temáticos: una manera alternativa de generar rentabilidad

Olvidarse del corto plazo puede ser una tarea difícil, pero es vital si se busca una estabilidad en el retorno de las carteras. Un buen método de apostar por algo que proporcione valor de cara a un horizonte temporal más amplio es la inversión en nuevas tendencias. De ahí al auge que está habiendo cada vez más por los fondos temáticos. Los expertos ofrecen su análisis al respecto.

25 DE marzo DE 2019. 17:17H Funds & Markets

shutterstock-571024795_41-139784_20190327082548.jpg

Las megatendencias son cambios seculares que conformarán el mundo las próximas décadas y proporcionan la base de estrategias temáticas, siendo catalizador de rentabilidad a largo plazo. Este tipo de inversión, en temáticas, no es un fenómeno temporal ni una tendencia emergente. Y es que ha estado vigente durante los últimos 30 años, pero está aumentando su interés a medida que se perciben mayores dificultades para encontrar rendimientos a corto plazo.

¿Puede ayudar la apuesta por fondos temáticos a sortear la volatilidad? Desde el punto de vista de Jacques-Aurélien Marcireau, Gestor de fondos de Edmond de Rothschild AM, esta apuesta a la hora de invertir va a dar forma al mundo en el futuro, por lo que confía firmemente “en el interés de este enfoque”, como medida para evitar los vaivenes.

Al desviarse de un índice de referencia que impone unas restricciones, los fondos temáticos, analizan desde Amundi AM, “están ganando terreno como inversión de base dentro de una cartera al aportar una fuente de alfa adicional”.

La inversión temática supera barreras de la asignación tradicional, al carecer, precisamente, de esas restricciones por capitalización, y también geográficas o sectoriales. Es más diversificado y enfocado mediante especialistas en identificar compañías ganadoras del futuro, lo que conjunto puede mejorar el perfil de riesgo/rentabilidad.

Es más, Marcireau cree que la inversión temática tiene dos ventajas clave: en primer lugar, permite a los inversores centrarse en lo que realmente importa, que es el largo plazo, la creación de valor.

Aunque la realidad pone de manifiesto que realizar estas estrategias también arrastra algo de volatilidad, puesto que no son ajenas al mercado, para Andreas Fruschki, Head of Thematic Investing de Allianz GI es la combinación de oportunidades la que hace que “las estrategias temáticas sean tan interesantes” y que, en un ciclo de mercado, “puedan proporcionar una cierta protección contra el mal tipo de volatilidad”.

Los fondos temáticos están vinculados a desarrollos impulsados por megatendencias como el cambio demográfico, como un ejemplo de referencia. Estos son cambios estructurales a largo plazo implican nuevas oportunidades de negocio. Como tal, la inversión temática puede “mostrar una cierta robustez contra los reveses cíclicos del mercado en la parte posterior del ciclo macroeconómico general”, analiza Fruschki.

En esta línea hay que tener en cuenta que las empresas de estos universos temáticos experimentan crecimiento de ventas y menos volátil que el mercado general por el índice MSCI AC World y que, paradójicamente, “las mejores a menudo cotizan con descuento, evidenciando una mentalidad frecuentemente cortoplacista”, según sostiene Gertjan van der Geer, gestor de Pictet Global Thematic Opportunities.

Horizonte temporal para invertir

Las megatendencias facilitan trascender los eventos a corto plazo. Hablamos de grandes cambios sociales, económicos, políticos y medioambientales, que afectan a los modelos de negocios, la demanda y el diseño de productos y servicios. Facilitan disponer de un conocimiento más certero de cómo será el mundo, las ciudades y vehículos que emplearemos, como accederemos a productos de consumo, cómo compraremos e incluso qué comeremos.

Normalmente tienen un horizonte de efectos a largo plazo, que oscilaría, según la media de los expertos, entre los cinco y los quince años, afectando a un porcentaje amplio de población. Henk Grootveld responsable del equipo de Inversión en Tendencias Globales de Robeco, explica que el ciclo puede durar entre “cinco y diez años”.

Eso sí, con horizontes más cortos, agrega, también hay que tener en cuenta “dónde estamos en el ciclo económico global y tratar de ajustar el mejor punto de entrada en las tendencias más orientadas a la producción, como por ejemplo la robótica o los coches auto conducidos”.

Asimismo, tal y como considera Brice Prunas, gestor de fondosde ODDO BHF AM SAS, este enfoque de inversión consistiría en exponerse a las tendencias de crecimiento secular; por lo tanto, “la respuesta teórica sería de unos cinco años”.Dicho lo cual, recomienda un“proceso de inversión ágil y dinámico” con el objetivo de “vencer a los mercados globales de renta variable cada año”.

Temáticas actuales para fondos

El siguiente paso es cuáles, a día de hoy, pueden considerarse las temáticas de mayor atractivo para una inversión con ese horizonte temporal. Según Marcireau el lujo y el entretenimiento tienen muy buenas perspectivas en el largo plazo, “serán tendencia en las próximas décadas”. Algunas de las tendencias están profundamente arraigadas en el presente, “como la inversión en big data y la forma como influirán en la experiencia de las empresas y los consumidores durante la próxima década”.

De igual manera, Prunas apunta en esa misma dirección al afirmar que puede ser de interés apostar por tecnologías como el avance en “la Inteligencia Artificial, Cloud Computing, Internet de las cosas”. Otros temas, añade, están más relacionados con “los retos a los que tenemos que enfrentarnos colectivamente, como la salud o la transición energética”.

Las apuestas de Grootveld serían en gran medida el “gaming” y los “eSports”, puesto que están despegando y en un par de años “los deportes electrónicos entrarán en los Juegos Olímpicos, atrayendo audiencias récord”.

El experto hace énfasis en que la digitalización de nuestro sistema financiero acaba de comenzar con los pagos digitales. En 10 años, lo que hoy llamamos banca, analiza,“será totalmente diferente y “se expandirá a muchos más servicios y muchos más lugares en el planeta”.

Otro verdadero cambio será la digitalización de nuestro sistema de salud. Los tratamientos personales basados en el ADN combinados con la recopilación de nuestros cuantificados, destaca Grootveld,“tienen el potencial de aumentar nuestra salud y reducir los costes”.

¿Cómo se detecta el fin de una temática?

La mayoría de las tendencias y temáticas muestran un crecimiento exponencial, algo que a los humanos nos resulta difícil gestionar. Nuestros cerebros piensan y pronostican de manera lineal, mientras que, por ejemplo, el crecimiento de los teléfonos inteligentes o los automóviles eléctricos muestra un crecimiento exponencial.

En la primera fase de este crecimiento, las personas subestiman el efecto y la penetración, mientras que una vez que se ha alcanzado un cierto nivel de saturación, la sobreestimación es claramente posible. A este respecto Grootvelddice que para encontrar este nivel de saturación de una temática siempre contiene, “el crecimiento año tras año de la tasa de penetración, la deflación de los precios (los grandes aumentos no son una buena señal) y el hecho de que las empresas que una vez negaron la tendencia,finalmente están cambiando”.

Un tema solo es interesante para invertir mientras se realicen inversiones y haya demanda, concreta Fruschki. Por tanto, en función de los comentarios que se obtengan del mercado, “podríamos abandonar ciertas áreas, ya sea temporalmente o para siempre”.

Así las cosas, es importante realizar, tal y como describe Prunas, “un análisis exhaustivo de los beneficios de las empresas relacionadas, conferencias telefónicas para detectar los cambios en las tendencias”.

Campello: “Hemos comprado muchos ETFs de mercados en los que estábamos infraponderados”