fondos

Las gestoras internacionales se afianzan en España

Las gestoras internacionales avanzan en el mercado nacional. La distribución de su producto en redes de banca privada, en fondos de fondos y a través de la denominada arquitectura abierta ha aumentado su tamaño en España en el último lustro. Así, la cifra estimada de patrimonio de las gestoras extranjeras en nuestro país alcanza los 176.000 millones de euros.

29 DE junio DE 2020. 08:00H Rocío Arviza

82afc31e0d129ed006c40b78285f33f0.jpg

Esta estimación con la que trabaja Inverco, esos 176.000 millones de euros a cierre del primer trimestre del ejercicio, hay que ponerla en relación con los 272.000 millones de patrimonio total de las gestoras nacionales en la misma fecha. Aún tienen un amplio margen para igualar el dato del pastel con el que cuentan las gestoras españolas pero la progresión de las firmas internacionales de gestión de fondos en nuestro país es clara y crece de manera contundente. No en vano, hace cinco años, en 2015, las cifras estaban en 108.000 millones de euros para las extranjeras y en 250.000 para las nacionales. 

Factores de crecimiento

Hay varias razones que explican esta evolución y una de ellas hay que buscarla en la legislación. “En los últimos años, la normativa MiFID ha obligado al mercado español a evolucionar. Más concretamente, MiFID II ha exigido que algunas redes financieras españolas incluyan en su oferta, dependiendo de si son independientes o no, fondos de terceros”, destaca Carmen Alonso, responsable de Tikehau Capital para Iberia. Y en la misma línea profundiza Fernando Luque, de Morningstar. “Lo cierto es que los bancos se están abriendo a la competencia extranjera un poco forzados por la regulación y ya puedes comprar en ellos fondos extranjeros, algo que hace tres o cuatro años era imposible”, señala. Eso sí, recuerda varios aspectos. Primero, que todavía hay muchos partícipes que no lo saben y “aún trabajan en ventanilla”, aunque “para los que operan vía web sí que se ha notado el cambio, en algunas entidades más que en otras”. Y segundo: que la banca nacional distribuye solo unos cuantos fondos extranjeros. “Por ejemplo, hay pocos fondos índice en su oferta, aunque va mejorando poco a poco porque comienza a haber mucha competencia a nivel de distribuidores y algunas casas están abriendo esa batalla”. Además, subraya también que muchas entidades cobran lo que denominan comisión de custodia, “que es como un coste para acceder a esos fondos de gestoras internacionales”. Depende, por tanto, del cliente hacer números para comprobar el coste total de contratar qué fondo y dónde.

En este sentido, desde EBN Banco, Jorge Rodríguez Poza, su responsable de productos y servicios de inversión, asegura que cobran “una comisión explícita de custodia y administración de Fondos del 0,30% + IVA anual sobre el patrimonio medio en fondos del cliente. De esta manera, podemos asegurar que somos completamente independientes a la hora de elegir los mejores productos para ellos puesto que el conflicto de interés se reduce a 0”. Rodríguez Poza detalla que “sólo ofrecemos clases limpias de fondos, es decir, sin retrocesiones o incentivos a la comercialización” y constata el interés de sus clientes por los productos de las gestoras extranjeras. Tal es así que, de las 65 gestoras con producto en esta plataforma, 53 son internacionales, es decir, un 81,5%, al igual que 432 de los 455 fondos que se pueden contratar (95%). De hecho, desde EBN aseguran que pagan a su proveedor de fondos por tener producto para distribuir de firmas como Vanguard, que no abonan retrocesiones. “Esa es la razón por la que muchos no los distribuyen en España: o cobras directamente del cliente o no te es posible ponerlos en tu cesta”, afirma Rodríguez Poza.

El cambio perceptible en la demanda de los inversores nacionales es otro de los factores que están detrás del aumento de cuota de mercado de las gestoras extranjeras en España. “La pasada crisis financiera supuso un cambio en la actitud de los inversores españoles”, apunta Paula Mercado, directora de análisis de VDOS. Aunque queda mucha educación financiera por aprender, se ha notado una evolución entre el inversor “depositante” que confiaba plenamente en su oficina bancaria de toda la visa, hacia un inversor más consciente de qué significa invertir y sus riesgos. Esto les ha llevado a demandar alternativas . “De alguna manera, el inversor se ha sofisticado porque antes, el tema de fijarse en las gestoras internacionales era algo más propio de clientes de banca privada o de más patrimonio”, señala Diego González, asesor de inversiones de Cobalto Inversiones EAF, quien asegura que “pese a que hay talento en las casas independientes españolas”, utilizan más fondos de gestoras internacionales al asesorar a sus clientes, por un tema principalmente de acceso a mayor categoría de activo y especialización. 

Y es que, como comenta Paula Mercado, “las gestoras internacionales que tienen registrados sus fondos en España son, en su mayoría, pertenecientes a grandes grupos, con presencia geográfica en casi todo el mundo y con expertos en sectores especializados”, algo que supone una ventaja frente a las gestoras españolas, en su mayoría, con equipos más generalistas.

España, mercado clave

Según Inverco, el crecimiento de la inversión en Instituciones de Inversión Colectiva (IIC) extranjeras en los últimos años ha venido parejo al de los fondos nacionales. No obstante, sí que reconocen que “en términos porcentuales ha sido superior en el caso de las IIC extranjeras, favorecido quizás por el desarrollo de los fondos perfilados y fondos de fondos nacionales, que para ajustar su nivel de riesgo a las características exigidas por el partícipe, invierten a su vez en otras IIC con vocación inversora determinada”, explica José Luis Manrique, director de estudios del Observatorio Inverco. De hecho, “el porcentaje de IIC en cartera de los fondos nacionales se ha incrementado en más de quince puntos porcentuales en los últimos 5 años”.

Incluso en términos de captaciones, las gestoras internacionales han logrado mantener un flujo positivo en el convulso primer trimestre (2.000 millones de euros de suscripciones netas). En todo caso, según comenta Diego González, en España, “de la tarta de las gestoras internacionales, las 10 mayores aglutinan el 80% de lo que se invierte en ellas en nuestro país”, lo mismo que “el 80/90% de la distribución de esos fondos de gestoras extranjeras lo hacen las 5 grandes entidades nacionales”.

En nuestro país, gigantes como BlackRock, Amundi, JP Morgan o DWS son líderes en cuanto a producto distribuido. Tanto éstas como el resto ven en España un mercado interesante, por varios motivos. Sèbastien Senegas, Country Manager Edmond de Rothschild AM España, señala, por ejemplo, que es un mercado grande. Además, recuerda que “el uso de los fondos puede crecer bastante todavía ya que sigue habiendo mucho dinero en depósitos” y destaca que el asesoramiento independiente va en aumento, por lo que la clave para crecer está en tener un buen producto. Un punto que subraya también Nicolas Chaput, CEO y CO-CIO de ODDO BHF. “Todos sabemos que España es un mercado muy competitivo en el que los bancos locales dominan (...) Con esto en mente, es necesario tener una visión muy clara de cuáles son tus fortalezas y qué tipo de valor puedes aportar a estas entidades y a sus clientes”, asegura.

“España es un mercado clave dentro de esta región y además desde aquí podemos dar servicio a Portugal o Andorra”, afirma Carla Bergareche, directora general de Schroders para España y Portugal. La firma abría su oficina en aquí en 1998, siendo pionera en la comercialización de fondos internacionales en nuestro país. Un aspecto, el de contar con oficina y equipo local que ven irrenunciable desde la gestora francesa La Française, de cara a “interactuar con los clientes de forma directa y transparente” o desde Aberdeen Standard Investments. El responsable en Iberia de ésta última, Álvaro Antón Luna, destaca que “en 2013 ya abrimos la oficina como sucursal en España bajo la supervisión de la CNMV y Banco de España, no como oficina de representación”. Además, subraya que “en estos 7 anos hemos pasado de 2 a 11 empleados, tenemos mas de 100 fondos registrados que se distribuyen en España y Portugal e invertimos más de 800 millones a largo plazo en Infraestructura y Real State Europeo”. 

La asociación e interacción con los distribuidores de cara a entender los requisitos de sus redes y la cercanía a los clientes para tener claro con qué necesidades cuentan son aspectos en los que insisten todas las gestoras internacionales presentes en el país. “Creemos que la estrategia que debemos seguir es la de colaborar con los bancos, las bancas privadas y los asesores financieros independientes, intentando que todos ellos nos vean como sus socios o partners de largo plazo”, asegura Antón Luna. 

“En la actualidad ya trabajamos con más de 55 distribuidores en España. En Banca Privada, si coges las 15/20 primeras, trabajamos con todas. Esa ha sido una de las claves”, comentan Mario González y Álvaro Fernández Arrieta, co-responsables de desarrollo de negocio en Iberia de Capital Group, al explicar lo conseguido por la firma en sus primeros 5 años en nuestro país.

La demanda de producto especializado es otra de las grandes bazas de las gestoras extranjeras aquí, como la que detectan en Tikehau Capital entre los institucionales por los activos ilíquidos o la que menciona Luis Berruga, CEO de Global X, por los ETFs de la firma centrados en robótica o computación en la nube, “que han tenido mucha aceptación en el mercado español”. 










Spainsif: "Los planes de pensiones han sido la punta de lanza de la Inversión Sostenible en España"