fondos

Los 20 años de activismo accionarial de BMO

La gestora, referente en inversión sostenible, cumple 20 años de compromiso activo con las compañías en las que invierte. La adopción generalizada de este activismo accionarial se llevaba a cabo entre 2000 y 2010.

22 DE octubre DE 2020. 13:39H Funds & Markets

07b706169d54e546c7b6e12f9ebde464.jpg

En el año 2000, Friends, Ivory & Sime –una de las empresas predecesoras de la actual BMO Global Asset Management– lanzaba reo®, el servicio insignia de activismo accionarial de la gestora canadiense, que se creó con el objetivo de animar a las empresas a identificar y reducir sistemáticamente su impacto negativo en la sociedad y el medioambiente y que inicialmente se centró en:

• Cambio climático

• Gestión medioambiental

• Derechos humanos

• Explotación forestal

• Informes sobre cuestiones medioambientales y sociales

Todas estas cuestiones siguen siendo relevantes en la actualidad, aunque el interés inicial por la elaboración de informes refleja el estado relativamente inmaduro de la transparencia sobre sostenibilidad corporativa en aquel momento.

Tras establecer marcos de sostenibilidad para gobiernos y empresas, las Naciones Unidas empezaron a centrar su atención en los inversores. En 2004, se anunció la creación de un conjunto de principios que culminó con el lanzamiento de los Principios para la Inversión Responsable (PRI) de las Naciones Unidas en 2006. F&C Investments, que ahora forma parte de BMO Global Asset Management, fue uno de los primeros signatarios.

Los principios ofrecían un marco general útil para la administración responsable de las inversiones. Sin embargo, era necesario que los inversores comprendieran mejor las cuestiones ligadas específicamente a los factores ASG y su impacto en la rentabilidad de las empresas para que pudieran cumplir sus compromisos como signatarios de los PRI. Conscientes de esta necesidad, a lo largo de la década lideramos y participamos en diversas iniciativas de colaboración entre inversores y múltiples grupos de interés, destinadas a ayudar a los inversores a avanzar en su curva de aprendizaje ASG y a establecer las mejores prácticas.

Entrevista Luis Martín, BMO Sur de Europa y Latam, sobre activismo accionarial

2010-2020: Alcanzando la madurez

Las pruebas, cada vez más numerosas, de la relación entre los factores ASG y la rentabilidad financiera, así como la creciente amenaza para la prosperidad mundial que plantean los retos ambientales y sociales, fomentaron el rápido crecimiento de los enfoques de inversión responsable, incluido el activismo accionarial.

Partiendo de la idea de que los inversores habían incumplido sus obligaciones durante el periodo previo a la crisis financiera, el informe titulado 2012 Kay Review of UK EquityMarkets and Long-Term Decision-Making supuso un hito histórico que llevó a los inversores a reexaminar su propósito y el valor que aportan al ecosistema financiero. La «Revisión Kay» abogaba por abandonar el énfasis en los beneficios a corto plazo para centrarse en la creación de valor a largo plazo. Al final, contribuyó de forma decisiva a la adopción generalizada de las prácticas de participación activa que emergieron de las cenizas de la crisis financiera. 

Además de un mayor énfasis en la creación de valor sostenible a largo plazo, los siguientes factores contribuyeron a que el activismo ASG evolucionara a lo largo de la década de 2010:

Presión regulatoria. Los códigos de administración responsable por parte de los inversores surgieron y se consolidaron en todo el mundo. A finales de 2019, 21 países habían desarrollado e implementado códigos de este tipo, entre ellos Brasil, Canadá, Reino Unido, Países Bajos, Alemania, Sudáfrica, India, Singapur, Hong Kong, Corea del Sur, Japón y Australia.

Evolución del consenso sobre las mejores prácticas del sector, con una base de signatarios que pasó de 734 instituciones en 2010 a 2.372 a finales de 2019, los PRI se han consolidado como un actor global clave en el establecimiento de estándares de inversión responsable, incluida la participación activa.

Creciente evidencia académica y práctica. Los estudios demuestran que un buen comportamiento en materia de ASG por parte de las empresas puede favorecer las rentabilidades ajustadas al riesgo a largo plazo.

Según BMO, la evolución del activismo accionarial a lo largo de la última década se ha caracterizado por cambios en cuatro áreas: ambición, colaboración, alcance y materialidad.


La fuerza de la colaboración

El activismo colaborativo alcanzó la madurez en la década de 2010, cuando los inversores reconocieron y experimentaron sus beneficios. De las 20 coaliciones de inversores de mayor impacto, cada una de las cuales representa más de 1 billón de dólares en activos colectivos, 19 se han creado desde 2011.

Según un estudio reciente, el total de activos gestionados (AUM) de inversores que apoyan las colaboraciones en materia de ASG aumentó un 74% entre 2018 y 2020.

Al hablar con las empresas con una única voz, los inversores pueden comunicar de forma más eficaz sus preocupaciones y ganar poder y legitimidad a ojos de los equipos directivos.

Además, las colaboraciones pueden ayudar a desarrollar conocimientos y habilidades y a mejorar la eficiencia de las acciones de activismo.

• Climate Action 100+

• Farm Animal Investment Risk and Return (FAIRR)

• Investor Alliance for Human Rights

• Investors for Opioid Accountability

• Investor Initiative for Sustainable Forests

• Investor Mining and Tailings Safety Initiative

• The 30% Club Investor Group

• Workforce Disclosure Initiative (WDI)

BMO ha también liderado colaboraciones de inversores para dialogar con varias empresas sobre un mismo tema. Entre 2014 y 2017, por ejemplo, la gestora ha codirigido un grupo de 20 inversores globales para animar a 33 de las empresas líderes de Japón, incluidas Toyota Motor, Sony Corporation y Mitsubishi UFJ Financial Group, a que aumentasen el número de consejeros independientes en sus consejos de administración.

Sigue leyendo la próxima etapa del activismo accionarial de BMO: Años 2010-2020

RentaMarkets: "Es interesante apostar por compañías que se van a beneficiar de la reapertura"