fondos

“Los bonos en Europa y EEUU ligados a la inflación están bastante baratos”

Jean Charles Bertrand, Head of Multi Assets de HSBC, responde a las preguntas sobre el entorno actual y por qué apostar por fondos de multiactivos.

13 DE julio DE 2018. 11:05H Héctor Chamizo

bertrand_61621_20180725082533.jpg

En este momento, nos encontramos en un entorno con diferentes incertidumbres abiertas y, como gestor alternativo de fondos de inversión, ¿hay que estar preparado para una mayor volatilidad a fin de proteger las carteras?

Sí, sí, eso es cierto. Existen diferentes posibilidades: la solución clásica es comprar opciones tipo put , aunque es bastante costosa. La segunda posibilidad es usar estrategias de seguimiento de tendencias: se intenta por ejemplo detectar las tendencias bajistas del mercado para reducir posiciones largas o tomar posiciones cortas; cuesta menos que las opciones de venta tradicionales, pero sólo funciona bien si se puede detectar la tendencia del mercado. Entonces, ¿qué más se puede hacer? Para nosotros, crear carteras que estén mejor diversificadas. Usted habló de una mayor volatilidad, que es verdad que la hay, pero más allá de eso pensamos que este año será de transición.

¿Una transición de qué a qué exactamente?

Desde 2012 hasta 2017 la vida de los gestores de fondos fue bastante fácil. Esto se debió a que los activos de riesgo se comportaron muy bien durante todo el período y cuando estos estuvieron bajo presión, los bonos gubernamentales funcionaron muy bien. Entonces fue bastante fácil ganar dinero. En este sentido, creemos que lo que vamos a ver en el futuro entre los próximos cinco y diez años va a ser un entorno muy diferente, tendremos que vivir en un mundo con rendimientos mucho más bajos para los activos tradicionales.

¿Por qué?

Este año no será necesariamente dramático en cuanto a rendimientos, pero hay que olvidarse de retornos de dobles dígitos, por lo que para la mayoría de las clases de activos veremos rentabilidades de un solo dígito al igual que la renta fija: bonos gubernamentales, bonos corporativos, tendrán que luchar para batir al efectivo. Entonces, esta es la imagen que habrá los próximos cinco años. Este año no es tan dramático, pero va a ser una transición a este nuevo escenario. Para resumir, lo que diría es que, una manera fácil de proteger la cartera es comprar opciones. Sí, es una solución inmediata, pero que en general puede ser muy costosa. La segunda alternativa es intentar detectar tendencias, pero lo más importante es diversificar mejor la cartera en dos direcciones: la primera, una vez más, es cambiar de perspectiva de clase de activos a perspectivas de factores. La segunda, es exponerse no solo a estrategias tradicionales sino también a estrategias alternativas, posiciones largas y cortas.

Con esta diversificación, ¿para qué tipo de inversor está dirigida la estrategia de multiactivos? ¿Cuál es el perfil del inversor?

Teniendo en cuenta lo expuesto anteriormente esta estrategia es más natural que sea para inversores institucionales. Debido a que son inversores más sofisticados, y están más familiarizados con el enfoque por factores, y a las estrategias long-short, , aunque eso no quiera decir que no tenga sentido para los inversores minoristas. La única diferencia es que probablemente necesiten recibir más formación y, en particular, explicarles que una vez más que, endeudarse, tomar posiciones cortas, o tomar posiciones en derivados no es necesariamente malo. Puede ser muy eficiente.

Hay muchos inversores que tienen miedo de invertir en este tipo de productos debido a los derivados, como acaba de mencionar, y otros instrumentos de inversión, pero, si tiene que elegir uno o dos, o los que considere, ¿cuáles son los principales riesgos de invertir en este tipo de fondos?

Voy a responder a la pregunta, pero al mismo tiempo, consideremos una perspectiva ligeramente diferente. ¿Qué alternativas hay? ¿Cree que la inversión en un producto tradicional mixto es más seguro para un inversor minorista? Lo habitual hoy es una cartera de 50% en bonos y 50% de acciones, el equilibrio tradicional. Entonces, primer comentario, que un 50/50 sea estar bien diversificado no es verdad. Una cartera de 50% de bonos, un 50% de acciones, está dominada por las acciones. ¿Por qué? Porque las acciones tienen mayor volatilidad que los bonos. 50/50 en terminos de peso equivale a decir que el 80-85% del riesgo proviene de las en acciones. Entonces yo diría que este no es un producto diversificado en absoluto: tiene una posición masiva a las acciones. Ahora, si vuelves a estrategias alternativas, obviamente no están exentas de riesgo:el primer riesgo es que los factores de rendimiento serán más complicados de entender para la mayoría de los inversores minoristas . También hay otros riesgos como el nivel de apalancamiento, del que hay que ser consciente al igual que la forma en que se toma ese apalancamiento. Si se aprovecha el apalancamiento aportado por los derivados, está bien, pero si para obtener apalancamiento se necesita pedir prestadas cantidades significativas de efectivo, el riesgo poder desenbocar en graves problemas en caso de crisis de liquidez.

Entonces, ¿crees que este tipo de miedo del que estamos hablando es una especie de falta de información financiera?

Sí, por supuesto. Y una vez más, es un proceso largo. Pero sí, es falta de información, y falta de formación financiera para la mayoría de los inversores minoristas.

De modo que la industria de fondos, ¿qué tienen que hacer para cambiar esto?

Por nuestra parte, lo que más recomendamos son estrategias de retorno absoluto que pueden ser muy diferentes de los fondos tradicionales: más transparentes, relativamente fáciles de entender, y con un uso limitado del apalancamiento. Es cierto que los gestores de fondos alternativos probablemente deberían intentar. dar más educación y convencer a inversores y reguladores.

En el escenario actual, ¿dónde ve las grandes oportunidades?

Diría que hay dos diferencias quizás en términos de horizonte de inversión. Si el inversor es relativamente paciente, por lo cual no sería para los próximos tres meses, sino para los próximos dos o tres años, creemos que sigue existiendo valor en los mercados emergentes, tanto en renta variable como en renta fijaDicho esto, estos países tienen vulnerabilidades, por lo que hay que ser selectivo cuando uno se expone a mercados emergentes, pero a medio plazo hay valor. A corto plazo, existen oportunidades pero creemos que las clases de activos serían diferentes, así que, por ejemplo, vemos cierto valor en los bonos vinculados a la inflación. En renta fija, posicionamos los fondos para invertir en activos relativamente defensivos. Creemos que los bonos ligados a la inflación de Europa y de Estados Unidos están bastante baratos.

¿Solo en los mercados emergentes, o en qué más países ve potencial alcista?

Depende de la clase de activos que se analice. Dicho lo cual, consideramos que puede ser peligroso en emergentes estar demasiado concentrado. Si solo te enfocas en uno o dos países, existe un gran riesgo específico y eso puede ser peligroso. Por lo tanto, lo que recomendamos es estar relativamente bien diversificados, pero más que elegir los buenos, lo importante es evitar los malos, lo cual es menos ambicioso, pero quizás más sólido. Somos más cautelosos con los mercados que tienen algunas vulnerabilidades externas significativas, y allí encontramos los sospechosos habituales. En este abanico nos encontramos a Turquía, obviamente, Argentina, y también Sudáfrica, que es bastante vulnerable. Por lo tanto, somos bastante cuidadosos con respecto a esos tres países.

Evers: "Tenemos un peso del 10% en oro en las carteras moderadas"