fondos

"Los clientes nos eligen por varios motivos, además de las clases limpias"

Entrevista con Ruth Martín Sánchez, €FA Directora Comercial y Gestor de Patrimonios Senior y Daniel Olea Sandonís, CFA Director de Inversiones y Gestor de Patrimonios Senior.

12 DE mayo DE 2021. 08:51H Patricia Malagón

ad207f2948e20eaf028ea28837acd113.jpg

Las clases limpias son una de las categorías más buscadas por los inversores ya que aportan transparencia y menos gastos en comisiones. De ello hemos hablado con Ruth Martín Sánchez, €FA Directora Comercial y Gestor de Patrimonios Senior y Daniel Olea Sandonís, CFA Director de Inversiones y Gestor de Patrimonios Senior en EBN Banco.

¿En qué se diferencia el modelo de negocio de Gestión Patrimonial de EBN Banco respecto al que ofrecen otras entidades financieras tradicionales?

La principal diferencia es que nosotros sí somos independientes, declarados ante CNMV y Banco de España. Bajo este formato, hay una diferencia notable a la hora de gestionar el patrimonio de nuestros clientes, ya que no podemos introducir ningún producto propio en las carteras de inversión (principalmente son fondos de inversión de gestoras internacionales) y, por otro lado, accedemos a lo que se denomina clases limpias de los fondos de inversión (la clase más barata del fondo). 

La industria siempre ha trabajado bajo el modelo de retrocesiones, es decir, parte de la comisión del fondo de inversión lo cobra la gestora y la otra parte el comercializador o intermediario financiero. No todos los fondos dejan la misma retrocesión y es por ello por lo que puede existir cierto conflicto a la hora de asesorar.

En EBN el cliente nos paga a través de una comisión explícita y no cada una de las gestoras de los fondos que comercializamos, por lo que dicho conflicto de interés se elimina. 

¿Qué tipo de servicios ofrece?

En el departamento de Gestión Patrimonial tenemos dos servicios de inversión: asesoramiento financiero independiente y gestión discrecional de carteras.

La diferencia es que en Asesoramiento Financiero es el cliente el último decisor de los cambios que propongamos en su cartera de inversión y, en Gestión Discrecional, el cliente delega la gestión en el equipo de inversión de EBN Banco según su perfil de riesgo. 

El mínimo de inversión en Asesoramiento son 300.000€ y en Gestión Discrecional 100.000€. 

¿Son las clases limpias uno de los motivos principales por los que los inversores os eligen?

Los clientes nos eligen por varios motivos, además de las clases limpias, que es uno de los puntos clave.

Nuestros clientes buscan principalmente transparencia, ya que en todo momento saben lo que les cuesta su cartera de inversión; independencia, ya que en ningún momento les vamos a recomendar el producto que esté en campaña ni el producto que más retrocesión nos deje, puesto que no tiene cabida en nuestro modelo de negocio; rentabilidad, que viene motivado tanto por la selección del producto de manera independiente como por la competencia en costes. 

Cabe mencionar que podemos acceder a todos los fondos de inversión comercializables en España y que sean UCITS. 

¿Qué resultados habéis obtenido en vuestras carteras de inversión en el año 2020 y principios de 2021? ¿cómo habéis conseguido superar a la media de la categoría?

Tenemos cuatro carteras gestionadas con diferentes perfiles de riesgo para satisfacer las necesidades de los diferentes clientes que delegan la gestión en nosotros: conservador, moderado, dinámico y agresivo.

Los resultados en 2020 han sido 4,8%, 5,3%, 5,43% y 6,71%, respectivamente; en este año 2021 a cierre de 30 de abril son las siguientes: 1,62%, 3,67%, 6,54% y 10,44%. 

Estos resultados, que baten con claridad a la media de la categoría, tienen mucho que ver con no tener ningún tipo de conflicto de interés a la hora de seleccionar productos y a la alta especialización de EBN en la inversión.

¿Cómo seleccionáis los activos que añadís en las cuatro carteras tipo que ofrecéis?

Mensualmente tenemos un comité de inversiones donde hacemos, en primer lugar, un análisis a nivel macroeconómico, poniendo gran énfasis en indicadores adelantados del ciclo económico; después estudiamos las valoraciones de cada clase de activo tanto a nivel relativo como absoluto, y todo ello nos da un mapa de distribución de inversiones.

El mapa de distribución de inversiones pasa al equipo de selección de fondos, que no tiene ningún tipo de limitación a la hora de seleccionar productos.

¿Apostáis por la gestión activa o pasiva de las carteras y por qué?

Actualmente tenemos un mix de ambos estilos de gestión, pensamos que para ciertas áreas geográficas y ciertos activos los fondos de gestión pasiva tienen sentido. No creemos que sea blanco o negro, lo importante es identificar qué características hace que merezca la pena uno u otro; aspectos como qué índice se replica, cuantos analistas hay analizando las compañías de dicho índice, etc. son de vital importancia.

¿Qué cambios estáis realizando en las carteras de inversión en este año?

En primera instancia, en enero redujimos tecnología en favor de pequeñas compañías europeas. Más tarde, sesgamos las carteras hacia sectores más cíclicos: materiales básicos, consumo cíclico, industriales.

En el perfil más conservador, además, sustituimos un fondo de renta fija de crédito europeo por uno de renta fija corto plazo flexible.

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"