martes, 18 junio 2019
ZONA PREMIUM
Fondos

Los fondos españoles cierran 2018 como su peor año

El 94% de los fondos nacionales han terminado 2018 con rentabilidades negativas, solo el 6% han conseguido beneficios

11 de enero de 2019. 00:01h Irene del Campo
  • Image

2018 empezó siendo un buen año para los inversores, de hecho, las bolsas americanas han superado máximos históricos, por no hablar que Apple, en primera instancia, y Amazon después, que superaron el billón de dólares en capitalización bursátil. Pero aquellos hitos quedaron atrás después del verano, las bolsas comenzaron a caer, el Brexit se recrudeció, Italia presentó unos presupuestos que no gustaron en nada a la Unión Europea y todo ello fue haciendo mella.

Tanto es así que 2018 será recordado como el peor año para los fondos de inversión españoles. La cara positiva de la moneda es que se han captado suscripciones por 10.000 millones de euros. Pero, las rentabilidades han sido bastante malas.

Según informa Morningstar, el 94% de los fondos nacionales han perdido dinero este año, lo que supone que 2018 sea ya, oficialmente el peor año para la industria en la última década. Es más, para el inversor 2018 ha sido peor año que 2008, y eso que en septiembre de 2008 se produjo la quiebra de Lehman Brothers y el posterior tambaleo de todo el sistema. Hace ya una década el 25% de los fondos españoles despidieron el año con ganancias, frente al 6% que lo han logrado este ejercicio.

Aunque, eso sí, España no es ni mucho menos la excepción. Todo el sector de los fondos a nivel global no ha registrado buenos datos durante el curso. El principal motivo ha sido que ha resultado casi imposible diversificar las carteras ante la volatilidad y ante la falta de descorrelaciones.

El problema principal que presenta este nuevo año es que la volatilidad ha venido para instaurarse y los inversores tendrán que convivir con ella. Aunque eso sí, se espera que las correlaciones entre los activos ya no sean tan altas como el pasado. Lo que genera una oportunidad para la gestión activa y flexible.

En la parte positiva de 2019, según destacan diversos inversores, se encuentra que el sector de la renta fija, especialmente en los bonos soberanos, comenzará a dar mejores muestras de rentabilidad tanto en Europa como en Estados Unidos. Además, muchos analistas coinciden en que la bolsa europea está especialmente barata y que puede ser una buena oportunidad.