fondos

Seis formas de contribuir con tu inversión al desarrollo sostenible

Invertir en fondos que siguen criterios ASG o en los que implementan una estrategia de exclusión, hacerlo en fondos de impacto, en fondos temáticos, solidarios o en aquellos que invierten en bonos verdes son algunas de las opciones.

16 DE septiembre DE 2020. 13:12H Funds & Markets

0a4818500d7860f4f38c80639f156148.jpg

En un momento en el que la inversión responsable gana adeptos y cobra fuerza unir este objetivo al de rentabilidad que se persigue al invertir, el Observatorio Inverco enumera las distintas opciones que existen para contribuir con la inversión a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. En total, 17 objetivos a los que un ahorrador puede contribuir si destina su capital a la inversión en diferentes productos.

Fondos bajo criterios ESG

Uno de ellos son los fondos en cuya política de inversión se usan criterios ESG ( sociales, medioambientales y de gobierno corporativo) para seleccionar los componentes de su cartera. Se trata de criterios no financieros que permiten observar a largo plazo el impacto cualitativo y cuantitativo que las acciones de esas empresas tendrán sobre los ODS.

Fondos que excluyen

A través de la inversión en fondos de inversión que vetan en su cartera determinadas temáticas también se puede contribuir al desarrollo sostenible. Se trata de cerrar la puerta a las compañías con comportamientos poco éticos o que no cuiden el medioambiente ni la sociedad.

Fondos de Impacto 

Se trata de invertir en fondos que van un paso más allá de la inversión con arreglo a criterios responsables, en el sentido de que se fijan solo en compañías que impulsen un impacto positivo y cuyas acciones sostenibles sean tangibles y medibles. Desde Inverco destacan en este grupo ejemplos como los fondos que se enfocan “en compañías que trabajan para impulsar el acceso a la educación en todas partes, poner fin a la pobreza, favorecer el acceso a una vivienda digna o llevar energía y agua potable a zonas en situación de vulnerabilidad económica”.

Fondos temáticos

Son otra de las opciones que tiene un inversor para contribuir al desarrollo sostenible y que han incrementado su oferta de forma clara en los últimos años. Apuestan por lo que se denomina “megatendencias” y suelen ser principalmente fondos de renta variable global. Este tipo de fondos invierten en temáticas como la eficiencia energética, la salud, el medioambiente o la innovación y se suelen desarrollar de forma paralela a los mencionados ODS.

Fondos solidarios

Este tipo de fondos, aclaran desde el Observatorio Inverco, no se invierte necesariamente siguiendo los criterios ESG, pero se cede “parte de los beneficios o de las comisiones obtenidas a organizaciones o entidades con fines sociales”. Las gestoras suelen ser quienes seleccionan los proyectos a los que será destinado ese capital y hemos visto varios productos nuevos de este tipo que se han puesto en marcha a raíz de la explosión del Covid-19 en el mes de marzo.

Fondos de bonos verdes

Quienes quieran aportar su grano de arena al desarrollo sostenible también tiene la opción de optar por invertir en fondos que invierten en bonos verdes, un tipo de deuda que también muestra un claro auge en los últimos tiempos. Son bonos que emiten empresas, entidades y administraciones públicas que financian proyectos que contribuyan al desarrollo sostenible. En esta última crisis también han surgido propuestas similares como los bonos sociales o los bonos bonos específicamente ligados a los ODS.

Desde Inverco aclaran que la mayoría de fondos de inversión que siguen los ODS suelen indicarlo en su nomenclatura. Así, recomienda no perder de vista siglas como ODS, SDG ISR o ESG ni palabras como “medioambiente, inclusión responsable, compromiso sanitario, futuro sostenible”.

Luna: "Tanto la volatilidad como la gestión activa serán muy importantes en lo que queda de año"